Suscríbete

¿Quién cuidará al presidente?

Raúl Rodríguez Cortés

Lo que se ha convertido en un verdadero misterio es la identidad y trayectoria de Daniel Asaf Manjarrez, el hombre nombrado por AMLO para coordinar la ayudantía que se ocupará de su seguridad al prescindir del Estado Mayor Presidencial.

Muy poco se dijo de él cuando el presidente electo informó que crearía un grupo de veinte ciudadanos, diez hombres y diez mujeres, que se ocuparían, desarmados, de tareas básicas de seguridad como dar curso y fluidez a sus desplazamientos, así como evitar empujones y aglomeraciones, coordinados con policías federales y locales que se asignen en los lugares a los que concurra el jefe del Ejecutivo.

El grupo de ayudantía que recibe un adiestramiento especial y al que ya se conoce como “Los 20 Magníficos” deberá estar listo dentro de 23 días, pues sus tareas formales iniciarán el 16 de septiembre próximo cuando López Obrador inicie un nuevo recorrido por todo el país.

Cuando se informó que Asaf Manjarrez sería el jefe de la seguridad de AMLO, sólo se dijo que era un joven empresario restaurantero de origen libanés que había sido candidato de Morena a la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México con el lema de campaña #YaNoTeDejes. Nada más.

Solamente una vez se le ha visto públicamente cerca del presidente electo. Fue el pasado miércoles 8 de agosto, cuando López Obrador salía del salón de plenos del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y se detuvo en la explanada para mostrarle a sus seguidores la constancia de mayoría que lo acredita como presidente electo.

Dos colegas reporteros aseguran haberlo visto el día de las elecciones. Llegó a comer a la casa de AMLO. Acompañaba a Andrés Manuel López Beltrán, segundo hijo del presidente electo y principal operador político de Morena en la capital del país.

Eso aproxima una primera pista corroborada por otras fuentes consultadas: es buen amigo de Andy, compañero de lides políticas, aunque éste es egresado de la UNAM y aquel de la Ibero.

Otro dato permite hacer más conjeturas: Asaf Manjarrez fue asesor de Miguel Torruco Marqués cuando éste encabezó la Secretaría de Turismo de la Ciudad de México en el gobierno de Miguel Ángel Mancera (2012-2017), hasta que decidió sumarse al proyecto de AMLO.

Torruco Marqués, propuesto como secretario de Turismo del nuevo gobierno, es consuegro de otro empresario de origen libanés, nada más y nada menos que Carlos Slim. A través de ese vínculo, Asaf Manjarrez se habría relacionado con el magnate y presumiblemente colaborado con el almirante en retiro Wilfrido Robledo Madrid cuando éste se ocupó de la seguridad de Telmex (2004-2005).

Robledo fue uno de los organizadores del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), director de la Policía Federal durante los últimos años del gobierno de Ernesto Zedillo y director de la Agencia de Seguridad del Estado de México en el gobierno de Peña Nieto.

Miembro relevante de su grupo es Genaro García Luna, el poderoso secretario de Seguridad Pública del gobierno de Felipe Calderón.

Robledo Madrid es primo del convicto ex gobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva Madrid y del ex gobernador de Chiapas, Eduardo Robledo, cuyo hijo Zoé Robledo está propuesto como subsecretario de Gobernación de AMLO. Este último es otro vínculo por analizar respecto a la trayectoria de Daniel Asaf Manjarrez, el hombre que tendrá la tarea de cuidar al presidente. A ver.

INSTANTÁNEAS: 1. SEÑAL. Una, y muy clara, de que es irreversible la decisión de AMLO de prescindir del Estado Mayor Presidencial para integrarlo a la estructura de la Sedena, se vio en el Cuerpo de Guardias Presidenciales. El blog de información militar y de seguridad nacional EstadoMayor.mx publica un documento fechado el pasado 13 de agosto en el que el alto mando instruye que con sus integrantes se conformen dos brigadas de Policía Militar.

2.TREN MAYA. El gobernador de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas, se reunió con Rogelio Jiménez Pons, propuesto como director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur). Hablaron del proyecto del Tren Maya, uno de los 25 proyectos prioritarios de López Obrador. Moreno Cárdenas respaldó el proyecto al considerar que generará una mayor integración regional y detonará la actividad económica y la generación de empleos.

3. EL AVIÓN. Por cierto, otro Jiménez Pons, Gustavo, sobrino del próximo director del Fonatur, visitó en la casa de transición al presidente electo. Le hizo una oferta por el avión presidencial: mil 900 millones de pesos y un plan de arrendamiento financiero. La compra se realizaría a través de la empresa de su propiedad GBS Air Enterprises, para ofrecerlo como taxi aéreo de lujo (VIP) a presidentes de otros países que no tienen aeronaves privadas o de grandes bandas de rock.

Comentarios