Atrasados en banda ancha

Octavio Islas

#LaVozDeLosExpertos

Esta semana fue dado a conocer el estudio The State of Broadband 2018: Broadband Catalyyzing Sustainable Development, en español: El estado de la banda ancha 2018: Banda ancha catalizando el desarrollo sostenible, reporte anual es realizado por la Comisión de Banda Ancha de las Naciones Unidas.

La infraestructura de banda ancha, se afirma en el mencionado documento, “ahora es una infraestructura vital, tan esencial como las redes de agua y electricidad, por lo que también se está volviendo más invisible e integrada en las redes de servicios en una infraestructura inteligente".

Según la UIT, para fines del año 2018 se esperan casi cuatro mil 400 millones de suscripciones activas de banda ancha móvil, lo que fortalecerá la potencia de la economía digital móvil.

De acuerdo con el reporte ¿Qué tan importantes son las redes de banda ancha móvil para el desarrollo económico global?, llevado a cabo por Ericsson y el Imperial College Business School de Londres: “un aumento de 10% en la tasa de adopción de banda ancha móvil en un país genera un incremento de 0.8% en el producto interno bruto (PIB)”.

Según el reporte de la Comisión de Banda Ancha de las Naciones Unidas, creada en 2010, 159 naciones cuentan con algún plan nacional de banda ancha; dos naciones se encuentran planeando introducir un plan nacional de banda ancha y 35 más no disponen de uno.

En la figura dos, “Velocidad promedio de conexión global, por país, 2018”, publicada en la página 10 del estudio, podemos advertir que las velocidades promedio en el mapamundi fueron diferenciadas con base en cuatro colores (rojo, naranja, amarillo y verde). El rojo corresponde a las velocidades más lentas. El verde a las más altas.

Pese a las reformas en materia de telecomunicaciones y de los “logros” alcanzados por la Coordinación de la Agenda Digital Nacional que el presidente Enrique Peña Nieto destacó en su sexto Informe de Gobierno, a México le fue asignado el color naranja, es decir, el segundo más lento.

Los datos duros que se incluyen en el estudio son los siguientes: con respecto a las suscripciones de banda ancha fija, por cada 100 habitantes, en 2017, en México fueron estimados 13.3 conexiones.

Chile, el país que deberíamos haber dejado atrás a partir de los objetivos que justificaron la creación de la Coordinación de la Agenda Digital, sigue adelante de nosotros con 16.9 suscripciones. Y no solo Chile, también estamos atrás de Argentina (17.8), Brasil (13.7), Costa Rica (15.2) y Uruguay (27.5).

En materia de suscripciones a banda ancha móvil por cada 100 habitantes, en 2017, en México fueron estimados 63.6. Chile registró 88.2, Argentina 78.1, Brasil 90.2, Costa Rica 116.6 y Uruguay 112.1.

El porcentaje de usuarios de Internet en México fue estimado en 63.9%. Esa cifra nos ubica atrás de otros países de la región como Argentina (71%), Chile (82.3%), Costa Rica (71.6%) y Uruguay (66.4%).

Si bien en el reporte los datos no precisamente resultan satisfactorios para México, el documento destaca la implementación de la salud digital como política pública en el país. Tal mérito es atribuido a la Fundación Carlos Slim, que desde el año 2007 “ha dedicado su trabajo a estructurar modelos de salud que fortalecen la atención primaria y apoyan un proceso de reingeniería en prevención y manejo de enfermedades en dos dimensiones: habilitación de salud pública personalizada con perfiles de precisión y su implementación a lo largo del cuidado continuo”.

La Fundación Carlos Slim ha apoyado al sector salud en las iniciativas CASALUD Y AMANECE. Ambas iniciativas, destacadas como ejemplares en el reporte de Naciones Unidas, ni siquiera fueron mencionadas en el Sexto Informe de Gobierno.

Comentarios