Se encuentra usted aquí

Empresarios darían golpe fulminante a CFE

28/06/2019
02:00
-A +A

En su afán de querer reactivar las subastas eléctricas que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) canceló, dos grupo privados podrían asestar un golpe fulminante a la empresa que dirige Manuel Bartlett.   

Las compañías Bravos Energía, de Jeff Pavlovic, y Aklara, de Pablo Heras, buscan reunir en un evento privado a vendedores y compradores de electricidad en lo que los empresarios han bautizado como Concurso Eléctrico de Largo Plazo.

Es la primera vez en la historia del país que la iniciativa privada organiza su propia puja de proyectos de energía, luego de que la CFE decidiera cancelarlos. Si Pavlovic y Heras logran su objetivo de absorber los 2 mil 300 millones de dólares ofertados por los inversionistas del sector, dejarían a la empresa eléctrica nacional sin acceso a recursos líquidos y por lo tanto al borde de la quiebra.

Los objetivos de los concursos son similares a los de las subastas impulsadas tras la reforma energética que se aprobó en el sexenio de Enrique Peña Nieto: fomentar la inversión en centrales eléctricas con tecnologías limpias, incentivar la oferta de suministro al menor costo posible e impulsar el desarrollo de recursos físicos y mecanismos financieros que agreguen flexibilidad y liquidez al Sistema Eléctrico Nacional.

El parecido no es una simple coincidencia, ya que Aklara es la misma firma a la que en tiempos de Pedro Joaquín Coldwell como secretario de Energía se le encargó el diseño de las subastas públicas, incluyendo la supervisión de los criterios de selección de proyectos y su algoritmo.

A la vez, el ahora empresario Jeff Pavlovic participó como funcionario activa y directamente en la organización de las primeras dos Subastas de Largo Plazo de carácter público.

Pavlovic fungió en la Sener como director general de Seguimiento y Coordinación de la Industria Eléctrica y como director general de Generación, Conducción y Transformación de Energía Eléctrica. Asimismo, se desempeñó como consejero del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace).

El problema –además de la posible quiebra en la que podrían dejar a la CFE– es que existe un conflicto de interés por parte de Pavlovic, toda vez que al dejar su cargo en la administración pública, y ya como participante privado del sector, está usufructuando información privilegiada a la que tuvo acceso, empezando por los criterios de selección y el algoritmo de las subastas cuyos proyectos adquirió el Suministrador de Servicios Básicos de la CFE.

Los expertos aseguran que en el modelo de Subastas de Largo Plazo, Bravos y Aklara encontrarían incluso las fórmulas precisas para evitar la participación como particular de la CFE y para beneficiar a alguno de los participantes bajo un velo infranqueable de “Piso Parejo”.  

Según fuentes de la Secretaría de Energía, Rocío Nahle y Manuel Bartlett ya habría girado instrucciones para investigar el presunto conflicto de interés y el uso de información privilegiada en perjuicio de la Empresa Productiva del Estado.

Lo anterior, al margen de que en un futuro se reconsidere el uso de estas herramientas por parte de la propia CFE, en cuyo caso se tendría que prescindir de los modelos y servicios de Aklara.

La investigación de este caso ya generó sus primeros resultados: ahuyentar a inversionistas que veían en esta subasta una nueva oportunidad para asegurar su presencia en el sector energético.
 
El tono del comunicado de Banxico

Luego de que el subgobernador de Banco de México (Banxico), Gerardo Esquivel, criticara el tono del comunicado que publicó el instituto central el 28 de marzo pasado, con motivo de su anuncio de política monetaria, se generó una discusión sobre si ello modificaba las expectativas de inflación y las primas de riesgo. Se lo pregunté al subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, y coincidió en lo general con Esquivel. Ayer se lo pregunté al gobernador de Banxico, Alejandro Díaz de León, y por sus palabras y tono me dio la impresión de que difiere de Esquivel.

Lo cierto es que de lo que se quejó Esquivel ya no estuvo presente en el comunicado del anuncio de política monetaria de ayer, en el que muy probablemente fue él quien votó en contra de mantener la tasa de referencia en 8.25% y por el contrario se pronunció a favor de recortarla 0.25%.  

Párrafo clave del comunicado: “Si bien se ha observado cierta moderación en la creación de empleo, las tasas de desempleo en las principales economías avanzadas se mantienen en niveles bajos y los salarios siguen mostrando una recuperación gradual. A su vez, la inflación general y subyacente se ha mantenido en niveles reducidos en dichas economías y han disminuido sus expectativas. El entorno anterior ha fortalecido la posibilidad de que los bancos centrales de las principales economías adoptarán posturas monetarias más acomodaticias.”
 
¿Y la competencia?

Sin competencia procede la contratación del servicio de limpieza que la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (Conaliteg) emprendió bajo el número de procedimiento IA-011L6J001-E67-2019. El organismo dirigido por Miguel Meza Estrada decidió convocar a las concursantes por invitación a “Cuando Menos Tres Personas”; llámelo casualidad, pero al Acto de Presentación y Apertura de proposiciones celebrado este miércoles 26 de junio, únicamente acudió la actual contratista: Gerlim S.A de C.V.

Esta empresa estima gastos superiores a un millón de pesos, por lo que algunas firmas del sector afirman que sus cotizaciones cuentan con sobreprecios de hasta 35%. Esto iría en contra de los estatutos de austeridad marcados por Andrés Manuel López Obrador, y de paso a la indicación de compras consolidadas de servicios básicos como la limpieza, dictada a principios de año por Hacienda, de Carlos Urzúa
 
@MarioMal
[email protected]

Mario Maldonado
Mario Maldonado es periodista de formación. Se graduó de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García y se ha especializado en asuntos de negocios, finanzas y economía en instituciones de México y...