Empresarios, contrapeso necesario de AMLO

Mario Maldonado

Los empresarios mexicanos lo tienen claro: tienen que ser un contrapreso del gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO). El miércoles pasado, algunos de ellos se reunieron en el club de banqueros de la Ciudad de México para reconocer a Juan Francisco Beckmann Vidal, presidente del Consejo de Administración de Cuervo, quien recibió el premio que otorga el Woodrow Wilson International Center por su trayectoria.

El dueño de la productora de tequila más grande del mundo dijo en su discurso frente a empresarios y políticos, entre ellos Julio Scherer Ibarra, quien será el consejero jurídico del próximo gobierno, que los empresarios van a ser muy importantes para enfrentar los cambios propuestos por la nueva administración federal. “La filosofía de país de muchos empresarios es con la que vamos a sacar adelante esta nueva época”, dijo Beckmann Vidal.

“Me siento un regio adoptado”, añadió. “El grupo Monterrey tiene una cultura empresarial extremadamente diferente”, dijo refiriéndose a hombres como Armando Garza Sada, de Alfa; José Antonio Fernández, de FEMSA; Rogelio Zambrano, de Cemex; Tomás González Sada, de Cydsa, y Adrián Sada González, de Vitro.

Alfonso Romo, el futuro jefe de la Oficina de la Presidencia no se lleva bien con el Grupo de los 10 (de Monterrey), aunque tampoco están peleados. Los empresarios regiomontanos consideran que serán los menos afectados por los cambios en las políticas de la nueva administración, debido a que la mayoría de ellos no depende de los contratos con el gobierno.

Esta es la razón por la que ellos (el Grupo Monterrey) son quienes planean hacerle frente al nuevo gobierno. En julio pasado, AMLO y Romo se reunieron con los empresarios de la poderosa agrupación. El próximo presidente de México habló en los mismos términos que Beckmann Vidal el miércoles. “Platicamos de lo que se requiere para sacar adelante al país, que haya crecimiento económico, trabajo, bienestar”, aseguró AMLO al salir de la reunión.

Según Romo, los empresarios también se comprometieron a respaldar el proyecto de jóvenes como aprendices en las empresas y se les invitó a contribuir en la evaluación de proyectos de infraestructura.

Lo cierto es que los empresarios están preocupados por algunos de los proyectos y políticas de la nueva administración. Esos temas son los que dominan las reuniones empresariales como la que se llevó a cabo el miércoles en el club de banqueros, a la cual acudieron empresarios como José Antonio Fernández, presidente del Consejo de FEMSA; Alejandro Ramírez, de Cinépolis; Valentín Diez Morodo, del Comce; Alonso Ancira, de AHMSA, y Pablo Escandón, de Nadro.

También se encontraron el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, y el ex secretario de Comercio de México, Jaime Serra Puche, quien el próximo 30 de septiembre asumirá la presidencia de BBVA Bancomer.

Guajardo fue ovacionado por su rol clave en las negociaciones del TLCAN. Luis Téllez, ex presidente de la Bolsa Mexicana de Valores, se encargó de vitorearlo durante su mensaje. “Trabajamos juntos en la primera negociación, hace 24 años, y ahora fue más compleja, pero Ildefonso ha mantenido siempre los intereses del país como prioridad”, expuso.

Téllez también se refirió al secretario de Economía como un buen diplomático. “Ha mantenido lo que es realmente la relación de un buen diplomático que es defender los intereses de los mexicanos”, comentó quizá en alusión a los roces que ha habido entre el canciller Luis Videgaray e Ildefonso Guajardo.

TLCAN y el cuarto de junto. Hablando del TLCAN, un dato interesante es que durante el largo proceso de renegociación se mantuvo la metodología de trabajo entre el sector público y privado que se estableció en el primer TLC con Jaime Serra Puche, Juan Gallardo y Herminio Blanco. Fue entonces que nació el famoso cuarto de junto en donde se construyen los consensos sector por sector.
AMLO y el Banxico. Una prueba de la preocupación que sienten los empresarios por las declaraciones del futuro presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se dio este fin de semana durante una gira del presidente electo por Tepic, Nayarit.

El tabasqueño dijo que si se presentan desequilibrios económicos no será por su gobierno sino por el mal manejo de la política financiera del Banco de México (Banxico) o por “circunstancias externas”.

“Hicimos el compromiso y lo vamos a cumplir, de que vamos a respetar la autonomía del Banco de México, para que haya equilibrios macroeconómicos, que no haya inflación, y que si se dan esos fenómenos no es por culpa del presidente de la República, sino por circunstancias externas o por mal manejo de la política financiera que haga el Banco de México”, dijo AMLO.

Apenas el jueves López Obrador se reunió con el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, en su casa de transición. ¿De qué hablaron como para que, días después, el fundador de Morena salga con declaraciones tan delicadas y preocupantes como la del domingo?

Twitter: @MarioMal Correo: [email protected]
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios