Lo que veremos en 2019

José Xavier Návar

Mientras tiembla en la cuerda floja del Oscar ROMA, que ha dividido al público entre el gusto por el “cine de arte” y los calmantes para dormir, el otro cine, el de la necesidad visceral del thriller, el fantástico, el de terror y el independiente que veremos en 2019, se asomará en los formatos digitales y se verá en las pantallas de HD con opción a 4K en los primeros meses del año. Aquí algunos títulos que, salvo un milagro, llegarán a las pantallas de cine que aún tratan de exprimir muertos como El regreso de Mary Popins, en lugar de enfrentarla a Venom.

Con un preestreno en el festival Telluride 2018 y dos nominaciones de Nicole Kidman a Actriz, llegará Destroyer, donde el pasado de una mujer policía encubierta que investiga a la mafia infiltrada en una peligrosa banda regresa inusitadamente. Un thriller criminal intenso, oscuro y de mala leche que asusta. Dirige Karyn Kusama.

El veterano y querido actor, Clint Eastwood, vuelve actuando y dirigiendo The Mule. La historia es la de un octogenario quebrado y preocupado por la hipoteca de su negocio, al que le ofrecen un trabajo de chofer. Así, sin deberla ni temerla, acaba trabajando para un cártel de drogas mexicano y padece el doble marcaje de un agente de la DEA, en una divertida comedia de factura negra, que engatusa a quien la mira.

Cual si fueran grupo de rock en gira, los popularísimos Stan Laurel y Olver Hardy, El Gordo y El Flaco (Steve Cogan y John. C Reilly), se embarcan en la cinta Stan & Ollie en su gira de despedida. Con sus respectivas mujeres conquistan al público londinense, en este magistral biopic que los convirtió en leyendas de sus propias rutinas tragicómicas, que nunca cayeron en la caricatura complaciente.

Ron Perlman actor fetiche de Guillermo del Toro en la saga de Hellboy, regresa como Asher, en un drama sobre un antiguo miembro del Mossad, que ejerce de manera austera el asesinato. Vive en Brooklyn pero siempre en constante transformación, hasta que conoce a una mujer (Famke Janssen) que le ofrece otra posibilidad aparte la consabida plata o plomo. Volver a ver a la Famke vale toda la película.

Ahora una mentira piadosa o verdad a medias: Gregorio Cárdenas Hernández, el matarife de Tacuba, el primer —formalmente hablando— asesino serial mexicano que ejerció la profesión en la calle de Mar del Norte, barrio de Tacuba. Luego de la película Los crímenes de Mar del Norte, de Pepe Buil, que marca su despegue como figura mediática antes de que se inventara el término, parece que tendrá su serie, si es que en Netflix o Amazon muestran algo más que sentido común, con un personaje del que ahora en tiempos de cuartas y quintas transformaciones, parece que culturalmente está mal visto que se hable de él. Pero, ¿qué tal cuando Goyo fue aclamado en la Cámara de Diputados en tiempos de Echeverría y Moya Palencia?

Elton John retorna en su biopic Rocketman que incluye personificaciones y celebraciones hasta como huevo estrellado, beisbolista glitter y otras excentricidades del poseedor de la mayor colección de lentes en el mundo. El propio músico produce con dinero de su bolsa de trabajo este musical piradísimo.

Por último El hijo, trata sobre la posibilidad de un niño de otro mundo que aterriza en la Tierra y se vuelve algo más siniestro que Alex y Chela Lora, lo que ya es decir.

 

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios