Repositorio Digital de Patrimonio Cultural de México

Herles Velasco

Hace un par de días leía un artículo en donde hablaban del trabajo del filósofo e investigador español Javier Echeverría. En “Los señores del aire: telépolis y el tercer entorno”, el investigador describe tres importantes entornos que han definido la cotidianidad de los habitantes de un mundo cada vez más “tecnologizado” a partir de los objetos que forman parte de su contexto. De modo que el primer entorno está conformado por la naturaleza y ubica a nuestro cuerpo como frontera entre nuestro interior y el exterior; el segundo entorno es el cultural y social y surge en la relación de los habitantes de cualquier grupo humano que se aferre a la pertenencia del mismo; y finalmente el tercer entorno tiene que ver con todo el desarrollo tecnológico y digital que ha cambiado por completo las necesidades de las personas, haciéndolas mucho más perceptivas a información multimedia y generada desde el ciberespacio.

Este tema resulta ser la base más sólida para analizar la importancia de la iniciativa de la Secretaría de Cultura quien hace unos días presentó un nuevo Repositorio Digital de Patrimonio Cultural de México (RDPCM). Un interesante proyecto que cuenta con más de 700 mil objetos y documentos digitalizados que van registrando nuestra historia a través de piezas arqueológicas, pinturas, esculturas, fotografías, libros, música y cortos y largometrajes cuidadosamente agrupados y catalogados, con el único objetivo de enriquecer el acervo que servirá de material de estudio y consulta a las generaciones actuales, y también a todos aquellos nativos digitales cuya educación se adaptará por completo a lo que Echeverría describió como el tercer entorno.

Esta iniciativa fue presentada por María Cristina García Cepeda, titular de esta dependencia quien aseguró que el repositorio congrega la amplia riqueza cultural y patrimonial que se alberga en los múltiples museos de nuestro país, así como en los archivos arqueológicos, fílmicos, históricos y artísticos o incluso en los centros de investigación, centros culturales y bibliotecas. Ahora con el fin de adaptarse a la nueva capacidad perceptiva de las personas, estará disponible en el ciberespacio, para poder ser visitado, consultado y estudiado por todo aquel que así lo necesite.

Ernesto Miranda, coordinador de la agenda digital, y Vania Ramírez, responsable del repositorio, aseguraron que uno de los retos más importantes en esta etapa de catorce meses de arduo trabajo, y una inversión superior a los 3 millones de pesos, fue incrementar proveedores de datos institucionales y continuar aumentando los registros y la cuidadosa digitalización de todo el material que las distintas instituciones culturales que son coordinadas por la misma Secretaría de Cultura, como el INAH, INBA, IMCINE, INALI, CENART y Canal 22.

Javier Echeverría asegura en su texto que en la medida en la cual las tecnologías de la información sean cada vez más normales y comunes para nuestra naturaleza, la percepción y el aprendizaje de la información tendrá que adaptarse a la “tecnologización” y al estudio dentro, pero también afuera de la escuela y a través del aprovechamiento de la tecnología. De modo que este nuevo repositorio será una importante herramienta para el estudio y conocimiento de todo el acervo que conforma nuestra historia y las bases de nuestra cultura, así que es obligación de todos los que tenemos acceso al ciberespacio a través de internet, entrar a la liga: mexicana.cultura.gob.mx y aprovechar las nuevas tecnologías en pro de nuestro propio aprendizaje de la cultura.
 

@Lacevos

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios