Voto de confianza

Héctor Serrano

Necesitamos confiar para generar el cambio que efectivamente requiere México y la propuesta del Ejecutivo ha manifestado voluntad para buscar la armonía social y evitar la confrontación

La Cámara de Diputados Federal aprobó el presupuesto de Egresos 2019 con amplia mayoría. Es importante destacar que esta propuesta presupuestal que envió el Ejecutivo Federal es sin duda, la que contiene una mayor cobertura en programas sociales que, de forma directa, habrán de trasladarse en beneficio de la población.

Las últimas sesiones de este órgano legislativo se llevaron con rispidez, no sólo por las protestas, generadas en el exterior, de grupos sociales y de campesinos que buscaban ser incluidos, de forma efectiva, en el cuestionado presupuesto.

También al interior se vivió un clima de confrontación entre los diferentes grupos parlamentarios que, además de la imposibilidad de llegar a acuerdos, obligó en repetidas ocasiones a que el presidente de la Mesa Directiva, Porfirio Muñoz Ledo, decretara recesos o modificara el arranque de las diferentes sesiones. Todo eso parecía interminable.

El cabildeo era permanente entre los diferentes grupos parlamentarios, tratando de buscar un acuerdo para transitar con el mayor número de diputados que participaron en la aprobación del presupuesto en mención.

Por los recursos que se asignaron a programas sociales como los son adultos mayores, apoyo a estudiantes y para generar empleos provisionales con capacitación a grupos vulnerables de la población, son sin duda los programas que tendrán mayor impacto en la percepción de las clases más desposeídas.

Se observó la presencia de presidentes municipales, quienes procuraban a cada momento buscar acuerdos para allegar recursos a sus diferentes municipios, en muchos de los casos fueron atendidos ante la justificada necesidad de asignar éstos a esas zonas del país.

Y es que efectivamente no hay recurso que alcance, por lo que es elemental suponer que, si en una familia los hijos requieren mochila y zapatos, lo primero que habría que comprar son zapatos; esta reflexión elemental trata de aproximarnos a lo que sucedió en días pasado en la Cámara Federal.

El presidente López Obrador ha sido insistente en manifestar que los programas sociales no tendrán utilidad electoral y que sólo se busca con éstos el beneficio de la sociedad en su conjunto.

Es importante que como oposición, se dé un voto de confianza a lo reiterado por el ejecutivo federal y no exista oposición a rajatabla a las propuestas que por sus características sociales, es evidente habrán de favorecer a los más desprotegidos y necesitados del país.

Hay funcionarios en la nueva administración federal que conocen sin duda de operación política, pero también es claro que muchos de ellos habrán de actuar de forma efectiva y leal a los principios que hoy les marca el presidente de México, es decir, muchos de ellos actuarán con honestidad y con estricto apego a la legalidad.

Corresponderá entonces a la oposición observar y verificar que la aplicación de los recursos se dé en concordancia con la propuesta que ha emanado del discurso reiterado y del compromiso adquirido por López Obrador a favor de la clase más necesitada de nuestro país.

Insisto, debemos creer en lo que el Primer Mandatario dice, no puede existir una negativa cuando aún no se ha puesto a prueba la veracidad de lo dicho.

Necesitamos confiar para generar el cambio que efectivamente requiere México y la propuesta del Ejecutivo Federal ha manifestado voluntad para buscar la armonía social y evitar la confrontación, que fue mucho más álgida en el proceso electoral pasado.

Hay que dejar atrás las luchas estériles y trabajar sin mezquindad, sin anteponer intereses personales o de grupos a lo que puede resultar una transformación real, que mejore el bienestar del pueblo de México.

Diputado federal

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios