La importancia de reciclar

Editorial EL UNIVERSAL

En la CDMX, 75% del agua contiene microfibras de plástico. No se trata de condenar una industria, sino de asegurarnos de que al final de su vida útil, el material tenga un tratamiento adecuado

La cifra es sorprendente: 83% del agua potable en el mundo contiene fibras de plástico microscópicas y no importa si es líquido del grifo de la Torre Trump, de ciudades africanas, asiáticas, latinoamericanas o europeas, todas están contaminadas. Otro dato preocupante: ni el agua embotellada ni los filtros de los hogares están exentos de contener dichas fibras.

El estudio de Orb Media que fue difundido este miércoles en EL UNIVERSAL, The Guardian, USA Today, La Repubblica, y varios diarios más de los cinco continentes, destaca que aún no hay estudios suficientes para determinar los efectos que el plástico puede representar para el bienestar humano.

Quienes beben dos litros de agua al día, además de café o té, pueden llegar a ingerir hasta 2 mil 900 fibras de plástico al año. Especialistas han advertido que este tipo de desechos, en primera instancia, se ha vuelto una alta fuente de contaminación para mares y ríos, a donde van a parar miles de envases de ese material. En el océano Pacífico existe actualmente una “isla” del tamaño de Chihuahua formada únicamente de desechos plásticos.

En la Ciudad de México, de acuerdo con un estudio que realizó la Universidad de Minnesota a muestras recabadas por esta casa editorial en bebederos públicos y de agua embotellada, se encontró que 75% contenía microfibras de plástico, por abajo del promedio mundial. No se encontraron rastros del material en muestras tomadas en Ciudad Universitaria y en Iztacalco, pero no significa que esas zonas estén libre de las partículas.

Por su tamaño, la capital del país es la principal generadora de basura en México, con 13 mil toneladas diarias, de las cuales sólo 15% es separada para reciclaje, de acuerdo con datos de la Agencia de Gestión Urbana. El plástico, junto con el unicel, es de los materiales que más generan basura desde los hogares.

Mientras científicos indagan más sobre los efectos del plástico en el organismo humano, cada quien desde casa puede contribuir a tener un mayor control sobre los plásticos si, al menos, se realiza la separación de la basura.

No se trata de condenar o desaparecer una industria como la del plástico, sino de que todos nos aseguremos de que al final de su vida útil tenga un tratamiento adecuado con el fin de que no se convierta en un problema ambiental. La sola división de los desechos domésticos es de alta importancia en la protección del planeta. Las acciones mínimas, realizadas por millones de personas, son las que pueden lograr grandes resultados. Comencemos.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios