La Dinamita explotará de nuevo

Bernardo Guzmán

Los populares Hermanos Dinamita estarán de regreso el viernes 17 de noviembre en la catedral de la lucha libre en México. Carmelo Reyes (Cien Caras) y Jesús Reyes (Máscara Año 2000) estelarizarán la magna función de “Leyendas Mexicanas”, organizada por el Consejo Mundial de Lucha Libre. Lamentablemente Andrés (Universo 2000), el menor de los hermanos Reyes, está alejado de la lucha libre por problemas de salud.

Los rudos no regresan solos a la Arena México; serán acompañados por grandes estrellas de las décadas de los 80 y 90, como Fuerza Guerrera, Rayo de Jalisco Jr., Satánico, Canek, Octagón y el popular Trío Fantasía (Súper Muñeco, Súper Pinocho y Súper Ratón). Es un cartelazo el que se está confeccionando. Llenará de melancolía y grandes recuerdos el cuadrilátero más importante en el mundo de los costalazos.

Referirnos a los Hermanos Dinamita es recordar a tres de los rudos más emblemáticos del deporte espectáculo. Fueron los rudos más fuertes, más altos y más dominantes de quienes se tenga memoria en décadas plagadas de estrellas.

Entre los grandes trofeos de Cien Caras, líder y hermano mayor de la tercia, están dos máscaras y nueve cabelleras, el campeonato nacional y mundial de peso completo, además de haber estelarizado dos de los más grandes llenos en la historia de nuestra lucha. Primero, en septiembre de 1990, con la lucha de máscara contra máscara enfrentando al rival más importante de su carrera: el Rayo de Jalisco Jr. Esa noche, Carmelo reveló su identidad. La función dejó gente afuera de la México; ya no cabía nadie y debido al sobrecupo se cayó una barda de gradas. Nunca más tal cantidad de aficionados ha vuelto a entrar a la catedral de nuestra lucha. Dos años después se presentó en el polémico duelo estelar de Triplemanía I, en la Plaza de Toros México. Más de 50 mil almas atestiguaron la lucha de carrera contra carrera entre Cien Caras y Konnan. El resultado favoreció al de Lagos de Moreno.

Máscara Año 2000 y Universo 2000 también tienen fantásticos combates. Jesús Reyes ganó la máscara de Aníbal, una auténtica leyenda de la lucha libre. Años después, perdió la máscara en Triplemanía I ante el legendario Perro Aguayo. Esa noche el menor de la familia, Andres, juró vengar a su hermano y lo consiguió en la Arena México en marzo de 2001. No sólo lo rapó, también lo mandó al hospital y terminó con su carrera.

No son palabras menores hablar de los hermanos Reyes, quienes han heredado el prestigio a la Nueva Generación Dinamita. Tres jóvenes con un gran potencial, que han hecho retumbar los cuadriláteros del Consejo Mundial. Se han convertido en la pesadilla de los técnicos, como sus padres. Sansón, Cuatrero y Forastero son los responsables de hacer respetar la ley de la Familia Dinamita

El Universal

Newsletter Opinión

Elegimos las columnas y artículos indispensables para arrancar el día

Al registrarme acepto los términos y condiciones
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios