El paraíso de la 4T

Arlequín

Por: Arlequín

No hay semana en que usted no intente ver mal algo que el presidente Andrés Manuel López Obrador está haciendo para el bien del país. Que si canceló el aeropuerto de Texcoco, que si quitó el dinero a las estancias infantiles, que si cerró los comedores comunitarios, que si construirá en su tierra un tren que nadie necesita, que si esto, que si lo otro. Pues esta semana no es la excepción, hizo algo bueno que su neoliberal y sucia mente, la de usted estimado fifí, lo considera como malo.

Al pobre mandatario le han llovido las críticas porque pese a que el Senado le rechazó dos veces a sus candidatos a comisionados de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), él decidió ignorar el veto del Legislativo e imponer en la Comisión a sus cuatro designados, que se integrarán al órgano de gobierno de la CRE, que en total está conformado por 7 comisionados.

Pues mucho me temo, mi querido fifí, que se tendrá usted que comer, eso sí con cubiertos de plata como comen los conservadores, sus palabras cuando comience a ver que los precios de la gasolina y el gas comiencen a bajar en todo el país y que como ya estará creciendo al ritmo del 4% anual, -pese al pesimismo de la Secretaría de Hacienda y el Banco de México, que a decir del Presidente se quedan cortos- usted ya no sabrá qué hacer con el dinero que antes gastaba pagando energéticos caros.

Será el paraíso: gasolina barata producida en nuestras refinerías y con una economía creciendo por arriba de la media mundial, mucho empleo, muchísimo dinero para viejitos y jovenazos, buena relación con todos los pueblos del mundo, amor, paz, menos pobres y menos magnates, poca violencia y crimen, abrazos en lugar de balazos, becarios en vez de sicarios, pura felicidad.

Entonces sí, usted querrá pertenecer a esa Cuarta Transformación que tanto critica ahora, y este régimen, que todo lo perdona, hasta a los líderes sindicales corruptos y exmiembros de la mafia del poder, seguramente le abrirá de manera generosa y sin resentimiento alguno las puertas pese a que ahora es un conservador que se queja y no es capaz de otorgar un voto de confianza a su Presidente.

Pero regresando al caso de la CRE, ahí le va la explicación de que lo bueno usted lo está equivocadamente viendo como malo:

Primero que nada, la ley le permite al Presidente que si en dos ocasiones el Senado le rechaza a sus candidatos, él tiene la facultad de designarlos de manera directa. Así es que no se brincó la ley, que por cierto, no prohíbe, ni en la letra chiquita, que mande a los mismos que fueron reprobados por los senadores, y en como en la política, la guerra, el amor y las cuartas transformaciones, todo se vale, no hay ilegalidad alguna.

Y no vaya a salir que es legal, pero es inmoral, porque ese argumento es de uso exclusivo del Presidente y de la 4T.

Y ahora, usted, que seguro añora los días de la mafia del poder, dice que al tener cuatro de siete consejeros el Presidente tendrá mayoría en el órgano regulador y, por lo tanto, hará su voluntad, pues que injusticia la suya, usted es tan perverso que cree que estos cuatro nuevos comisionados, dos hombres y dos mujeres, estarán al servicio del Presidente, que lo único que hizo fue ponerlos en el cargo -con un sueldo y poder nada despreciables-, y no en representación de la sociedad, pues ¿por quiénes lo toma?

No mienta, no diga que serán los siervos del Presidente, si usted, y todo el país, ni los conoce. Acaso usted había oído hablar de Luis Linares Zapata, Guadalupe Escalante, Norma Leticia Campos o José Alberto Celestinos Isaacs. ¿Sabe usted de dónde vienen? ¿Qué jabón los patrocina? ¿Si son buenos abuelos, padres o hijos? ¿Verdad que no? Entonces no diga que serán malos consejeros y que no tendrán independencia, hasta ahora, lo único que conoce de ellos es que no son muy buenos que digamos en temas de energía, pero eso como quiera se aprende.

Y como buen neoliberal, que todo lo quiere someter a evaluación, basa la descalificación de estas mujeres y hombres buenos que durante sus comparecencias en el Senado demostraron que solo saben que no saben nada y fueron reprobados. Por un momento deje su conservadurismo a un lado y piense si en verdad es necesario que para integrar la Comisión Reguladora de Energía se necesita saber de energía. Ellos quizá no saben algunas o muchas cosas del sector, pero son, a decir del Presidente, honestos. Qué más se les podría pedir.

Ahora seguramente usted dirá: “si fueran tan honestos como se dice, habrían aceptado honestamente que no saben de energía y que deberían de ocupar el cargo algunos comisionados con más experiencia que ellos”. Pues ahí volvemos al punto de inicio: para qué queremos unos expertos en energía si no son honestos.

Usted replicará: “¿No hay en todo el país cuatro expertos en energía, que además sean honestos?” Pues quizá sí, pero esto ya urgía, y ante tantas trabas que puso el Senado, es lo mejor que se pudo encontrar en el mercado ya a la CRE le urgía estar completa.

En estos momentos quizá usted esté obnubilado por las críticas conservadoras y del fifísmo nacional que aseguran que el Presidente, por sus pistolas, puso a sus cuatro consejeros en la CRE, porque él es un autoritario al que le incomodan los organismos autónomos y los órganos regulatorios y que quiere que todo, absolutamente todo, esté bajo su control.

Pero eso no es así. Él en su infinita sabiduría tiene un plan, una estrategia milimétricamente planeada y sabe cómo llegar a ese paraíso de gasolinas baratas, bienestar, paz e igualdad que prometió a todos los mexicanos, así que si no ayuda, al menos no estorbe, y deje que maneje la CRE como quiera, que construya los trenes que guste, que haga las guardias nacionales que le acomoden, que se levante a la hora de la madrugada que quiera, que viaje en los aviones en los que se sienta cómodo, usted tranquilo, él nos llevará al edén, al paraíso de la 4T que prometió, me canso ganso que así será. ¿O usted no lo CRE?

ME CANSO GANSO: Y cómo no hay Edén sin sus respectivos animalitos aquí las palabras del creador de todo lo visible y los invisible de la Cuarta Transformación:
“Los neoliberales, ellos quisieran que todo se pagara, no les gusta la gratuidad…Claro que hay que enseñar a pescar, pero también la justicia es atender a la gente humilde, a la gente pobre. Esa es la función del gobierno. Hasta los animalitos -que tienen sentimientos, ya está demostrado- ni modo que se le diga a una mascota: ‘A ver, vete a buscar tu alimento’. Se les tiene que dar su alimento, sí, pero en la concepción neoliberal todo eso es populismo, paternalismo”.

***Andrés Manuel López Obrador en Fortín de las Flores, Veracruz. (Fotografía: Tomada del video de su cuenta de Twiiter: @lopezobrador_)

Comentarios