La cultura de la legalidad: herramienta para disminuir la cifra negra y fortalecer el Estado de Derecho en México.

La cultura de la legalidad, en este sentido puede servir como criterio para evaluar el grado de respeto y apego a las normas vigentes por parte de sus aplicadores y destinatarios
OTRAS
15/04/2016
00:00
-A +A
Observatorio Nacional Ciudadano
El Observatorio Nacional Ciudadano es una organización de la sociedad civil que vincula a las organizaciones civiles para potenciar su incidencia en las políticas y acciones de las autoridades.
OTRAS

En los últimos treinta años, México ha registrado un aumento de delitos graves y de sus índices de corrupción, lo cual ha afectado la confianza que tenemos en las instituciones y nuestra percepción de seguridad en el territorio. A pesar que la problemática se ha hecho cada vez más compleja, nos hemos quedado cortos en las propuestas de políticas públicas eficaces para prevenir, combatir y controlar los ilícitos.

La cultura de la legalidad, en este sentido puede servir como criterio para evaluar el grado de respeto y apego a las normas vigentes por parte de sus aplicadores y destinatarios. Además, de ser una herramienta valiosa para revertir problemas relacionados con violencia, incidencia delictiva, crímenes y problemas de convivencia en comunidades.

La cultura de la legalidad, es el insumo que se construye cuando los miembros de una sociedad encuentran útiles y necesarios los marcos normativos para la convivencia con los otros, a partir de darles un significado en sus prácticas cotidianas que se materializan en derechos, obligaciones y libertades, asumidas por convicción propia y no por una ciega observancia o temor a los castigos de la ley; secundariamente el Estado de Derecho es beneficiado.

Actualmente en el Observatorio Nacional Ciudadano, estamos trabajando con Observatorios Locales y Procuradurías Generales de Justicia de los Estados, para sociabilizar la cultura de la legalidad como una herramienta de prevención, que eventualmente redunde en una baja en los índices de delitos de alto impacto.

En México una forma de medir la incidencia delictiva, de forma mínima, es mediante el conteo de denuncias presentadas ante un Ministerio Público y, también, por el número de consignaciones judiciales y de sentencias ejecutadas. Usualmente, el fenómeno delictivo en México se mide, a partir del número de delitos denunciados, entre el número de habitantes de un país, región, entidad, comunidad, etc., regularmente esa división es por cada 100 mil habitantes. “El resultado de esta operación representa el índice de criminalidad de una ciudad o un país determinado”.[1]

Nuestra propuesta es poder enraizar en las entidades la idea de que cambiar las condiciones de seguridad en México es posible y facilitar que las partes involucradas entiendan su papel (sociedad civil y autoridades) en el registro de delitos y la disminución de ellos, a partir de lo que hacen en su vida cotidiana y la importancia de llevar a cabo procesos apegados a la ley en busca de fortalecer nuestro debilitado Estado de Derecho.

La confianza en las instituciones y en la sociedad se germinará con la facilitación de procesos exitosos con base en la perspectiva de cada uno de los actores,   trabajando en el entendimiento de la necesidad de una cultura de la legalidad y vivir en un Estado de Derecho; las personas tendrán confianza en las instituciones, entendiendo la necesidad también de denunciar si es que ocurre un ilícito, por lo que la autoridad encontrará necesario y útil registrar el evento, atender a las víctimas correspondientes con la finalidad de abatir paulatinamente la cifra negra.

De esta manera la baja de la cifra negra estará acompañada del desarrollo de investigaciones que cuenten con elementos de análisis estadístico de delitos, que abonen al conocimiento sobre la violencia social y la importancia de adoptar una cultura de la legalidad y de la denuncia, que fortalecerá la convivencia entre ciudadanía e instituciones. Lo que inversamente también bajará la cifra negra, es decir, los resultados serán bidireccionales. 

La relevancia es comprender y aplicar en nuestra vida cotidiana el siguiente ciclo: Generación de cultura de la legalidad → genera confianza en instituciones → Fortalece el Estado de Derecho → Mejora el registro de denuncias → Redunda en una mejor atención a víctimas→ Lo cual disminuye la cifra negra. El ciclo vuelve a empezar.

 

 

 

Vania Pérez Morales

Investigadora del Observatorio Nacional Ciudadano

@vaniadelbien @ObsNalCiudadano

 

 

 

 

[1] René A. Jiménez Ornelas La Cifra Negra de la delincuencia En México: Sistema de Encuestas Sobre Victimización, en url= http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/1/479/17.pdf.

Comentarios

MÁS EN BLOGS

NOTICIAS DEL DÍA

Publicidad

¿México en paz?

You are here