Alec Monopoly: "Mi obra celebra ahora el éxito del dinero"

El artista estadounidense ha pasado de la crítica acérrima al colapso económico y al capitalismo a la celebración del éxito del dinero y los negocios. Así es el muevo art provocateur de TAG Heuer. Lo entrevistamos en Miami.
01/12/2016
09:38
Carlos Alonso
Miami
-A +A

Voy con frecuencia a México porque tengo muchos fans. Me parece un sitio muy divertido. Ir allí es todo un viaje. Tu puedes pintar donde quieras y la gente no está tan estresada con los grafitis como en Estados (Unidos), dice Alec Monopoly en la presentación de su alianza con TAG Heuer en Miami. Es el inicio de una charla que nos hace cómplice de este artista fuera de lo común, tan excéntrico y provocador como el propio Jean-Claude Biver, CEO de la firma relojera.

–En tu arte incluyes a marcas símbolos del lujo pero nunca a TAG Heuer hasta ahora. ¿Por qué?

Me gustan los relojes desde pequeño, pero nunca tuve dinero suficiente hasta ahora para comprarlos. Es curioso cómo los grafitis te ponen en las situaciones de las que tú alguna vez has estado enamorado. Si amas algo, siempre ocurre. Me gustan los grafitis y los relojes, pero nunca pensé que fuera a tener una colaboración con una marca de relojes. Conocí a Mr. Biver, me explicó cómo hacen los relojes, hablamos de hacer una colaboración y ahora estoy poniendo mucho amor en hacer esto.

th5.jpg

–¿Cuál ha sido tu primer TAG?

Un Carrera de oro rosa Heuer-01 (hoy lleva un Aquaracer intervenido con pinturas en un brazo y en el otro un Carrera Heuer-01 full pavé de diamantes).

–En todas las creaciones hechas para el debut de tu aventura con la marca no incluyes a Mr. Monopoly. ¿Algo va a cambiar con esta colaboración?

Hay gente dice que Mr. Monopoly no tiene habilidades artísticas… El caso es que estas pinturas preferí hacerlas con los colores y el estilo de arte normal y no como un grafiti.

–¿Qué rol juegan los productos de lujo en tu obra?

Me gusta el estilo y Monopoly vive en situaciones opulentas, detrás de un escritorio, hacienda inversiones de manera exitosa. Traje a Monopoly cuando vino la crisis financiera del 2008 y lo transformé en un modo de vida. A mí me gusta el lujo. Me gustan los relojes finos como TAG Heuer. A la gente le puede gustar o no lo que hago, pero yo sigo haciendo muchos grafitis, sigo siendo un grafitero.

th2.jpg

–¿Te sientes mejor como estrella de galería de arte o en la calle?

Estar en la calle es mi pasión. Sigo yendo a la calle, solo, a pintar. Pero a veces pintas en un edificio y el edificio lo vuelven a pintar y si tú quieres permanecer como artista tienes que ir a los lienzos. Los lienzos van a las galerías y a los museos.

–Eres de una generación joven pero llevas un Carrera con muchos diamantes. ¿Prefieres la vieja opulencia a un Connected?

Yo amo el bling-bling. Me encantan los diamantes. Uso diamantes en pinturas reales, pero el reloj Connected es realmente el futuro. Las compañías de lujo deberían hacer relojes conectados. Es importante colaborar con firmas que miran adelante. Por eso han buscado una colaboración conmigo, con los grafitis. Los relojes conectados también son arte, puedes hacer arte con las carátulas, diseños con las correas… Es interesante para una artista de grafitis. Puedo pintar muros, objetos, carros… No tengo límites.

–¿Va a hacer una edición de relojes con TAG Heuer?

Es una colaboración a largo plazo. Mi posición es la de ser el primer Art Provocateur de la marca y eso incluye un 360. Puedo hacer campañas, o fotos con mi imagen, o eventos en los que pinto espectaculares, transformar una boutique en galería de arte… Hemos transformado la boutique de TAG Heuer en el Design Distrit en una galeria de arte de Alec Monopoly.

th1_0.jpg

–El dinero, la opulencia de los banqueros, la exhibición de la riqueza ya no son tan provocadores. Son arte realista, ¿no cree?

El hombre Monopoly se transforma con mi alma. Cuando pinto, expreso cómo se siente, cómo se vive hoy en día. Al principio expresaba una frustración por lo que pasaba con la economía. Ahora he cambiado de una connotación negativa a una connotación positiva. Mi arte en las paredes de algunas empresas celebra el éxito, es un símbolo de triunfo y prosperidad. La gente compra mis obras para celebrar el éxito. Por eso los hombres de negocio y los CFOs coleccionan mi trabajo. Mr. Monopoly ahora es una motivación para hacer dinero.

–¿Vendrá algo más allá del hombre Monopoly? ¿Podrás romper con tu personaje?

Sí, yo soy un artista versátil. Pinto cosas como esto porque es un icono pero no estoy cerrado a Monopoly. Uso otros caracteres para expresar cómo soy. Estoy abierto a aprender y la creación siempre es un proceso.

–¿Cómo es tu relación con México?

Tal vez venga por la comida mexicana. No lo sé. Cuando aterricé en México por primera vez me sentí muy feliz. La Ciudad de México es uno de los cuatro bastidores del arte. Yo he estado en México desde hace cinco años y siento que es un sitio donde puedo crecer, hacer colaboraciones con el gobierno. Estuve en ZsONA MACO el año pasado. Es muy cool. Alguna de las colecciones privadas de arte en México son increíbles, casi irreales. Es una cultura que está creciendo y eso es lo más importante porque el arte siempre consiste en cambiar, en hacer cosas que no se han hecho antes. México será un marco serio para el futuro del arte.

th6.jpg

–Tu influencia es totalmente de Estados Unidos

Porque yo estoy en Estados Unidos y mi mayor inspiración viene de aquí, pero viajo alrededor del mundo. Hice una serie de piezas en el verano en el sur de Francia. Mr. Biver compró una con Mr. Monopoly sobre un yate. A mí me gusta este mundo de felicidad y de buena vibra en mi arte.

Mantente al día con el boletín de El Universal

COMENTARIOS