Se encuentra usted aquí

Del puritanismo a la realidad

18/01/2018
02:12
-A +A

“La seducción insistente o torpe no es un delito”, publicó el grupo de artistas francesas que se opone al movimiento #MeToo, el cual cobró relevancia a partir de los escándalos sexuales suscitados en Hollywood. Por su parte, las activistas de #MeToo, en pocas horas rompieron récord en las redes sociales con mensajes de apoyo y denuncias sobre el acoso sexual, dando pie a otras iniciativas como el movimiento Time`s Up, que logró en la pasada gala de los Globo de Oro que todas las celebridades vistieran de color negro y tonos oscuros como símbolo de rechazo a lo sucedido en la industria del cine.

Las posiciones tanto de las francesas como de las estadounidenses, impactan más allá de sus fronteras, toda vez que son publicitadas por celebridades con un gran número de seguidores en todo el mundo, por lo que sus posiciones, ameritan diversas reflexiones al respecto.

La “seducción insistente”, fue defendida por el filósofo Ruwen Ogien, quien señaló que defender la libertad de importunar es indispensable para la libertad sexual. Sin embargo, hay que anotar que, en su postura deja a un lado la libertad sexual de la importunada, es decir, la libertad del importunador tiene como límite el derecho de la importunada a transitar y desarrollarse libremente sin ser molestada una y otra vez, cuando ella ya ha manifestado su rechazo.

De acuerdo con el diccionario, insistir es la acción de “repetir una o varias veces algo que se dice o se hace, para conseguir algo que se desea”. Justamente, esta repetición o reiteración es lo que invade y violenta a las mujeres, toda vez que se pasa por alto su negativa.

Pensar que no importa lo que la mujer quiera y que lo que importante es defender a ultranza lo que el hombre desea, es perpetuar y solapar una cultura machista en donde la desigualdad está presente y 50% de la población es invisibilizada y relegada.

En consecuencia, resulta pertinente que, si el seductor es torpe o insistente, de tal forma que el sentido común y el respeto hacia la mujer, no le alcance para darse cuenta que está siendo incómodo, invasivo, violento y amenazante, entonces la intervención de la ley y las autoridades se vuelve necesaria.

El matiz elegido entre seducida y acosada les corresponde a las mujeres, quienes tenemos el derecho de buscar protección de las autoridades o de la sociedad, haciendo uso de las redes sociales o de los medios que más nos convenga. El hombre que no quiera exponerse a tales denuncias, tiene que calmar sus “ansias de novillero” y sublimar sus galanterías desenfrenadas para saciar sus deseos.

Es verdad que no todos los hombres son acosadores, ni todas las conductas son acoso, ni todas las denuncias tienen fundamento. Sin embargo, la línea es muy delgada y la realidad se impone, basta ver las cifras de violencia sexual hacia las mujeres en el mundo.

No hablamos de hembras y machos, sino de mujeres y hombres, ambos seres humanos racionales sujetos de derechos y obligaciones, libres y autónomos. Por lo tanto, no es un “puritanismo” que las mujeres decidan libremente si quieren o no ser seducidas o conquistadas bajo las reglas del otro. El NO de una mujer vale tanto como el SÍ de un hombre.

Hay que tener claro que las experiencias de millones de mujeres en el mundo no son las de las intelectuales y cineastas francesas. Todas las opiniones son respetables, sin embargo, la solidaridad de género debe imponerse ante la realidad.

Diputada federal y activista social.
@LaraPaola1

Activista social y Diputada Federal electa por mayoría en el Distrito 17 de la Ciudad de México. Egresada de la Universidad Anáhuac.

Comentarios