Las cenizas del padre José Alfredo López llegaron en la madrugada a su casa parroquial y fueron veladas en esa iglesia, donde también se oficiará una misa hoy a las 15:00 horas y después trasladarán sus restos a Panindícuaro (CARLOS ARRIETA. EL UNIVERSAL)

Encuentran muerto al sacerdote michoacano

26/09/2016
02:17
Carlos Arrieta / Corresponsal
-A +A
Tenía heridas de bala y 5 días de haber sido ejecutado; estaba en el predio La Guayaba, en Janamuato, confirman

[email protected]

Morelia, Mich.— El cardenal Alberto Suárez Inda confirmó el asesinato del párroco de la iglesia de La Santísima Trinidad, José Alfredo López Guillén, desaparecido desde el pasado lunes, quién fue encontrado en un predio conocido como La Guayaba, en la comunidad de Janamuato, municipio de Puruándiro, Michoacán.

El también arzobispo de Morelia dio a conocer la noticia a sus fieles, al tiempo que a nombre de la Iglesia católica lamentó el homicidio del sacerdote michoacano.

A decir de la Procuraduría del Estado, el cadáver —en estado de descomposición— presentaba lesiones de bala y el sacerdote tenía al menos cinco días de haber sido ejecutado y abandonado a 30 metros de la carretera Puruándiro-Zináparo.

La PGJE señaló que ninguna persona cercana o familiares recibieron llamadas relacionadas con petición de dinero a cambio de la libertad del sacerdote.

Se informó que la persona que sale en el video del hotel Loma Linda, en Puruándiro, “no se trata del padre José Alfredo, sino de mi esposo y, el niño es mi hijo”, aclaró Lilia, quién presentó este domingo un recurso legal ante el agente del Ministerio Público, tras el daño que le ha generado la publicación de unas imágenes dadas a conocer.

La señora denunció que la integridad de su hijo quedó vulnerada, luego de que se aseguró “de forma irresponsable” que el menor que aparece en varias imágenes en un hotel ubicado a tan solo cuatro cuadras del centro de Puruándiro, se trataba de un niño que había ingresado con el sacerdote desaparecido.

EL UNIVERSAL informó el pasado sábado, que pese a la difusión de las fotografías y el video en el que supuestamente se ve al cura michoacano con un menor en un hotel, trabajadores del lugar aseguraron que no existe registro de hospedaje en los últimos días de una persona con el nombre del padre José Alfredo. Incluso, señalaron que podría no tratarse de la misma persona y que no tienen sólo servicio de hospedaje, sino también de restaurante y que la persona que aparece en la grabación de seguridad asistió la noche del lunes pasado y algunos minutos de la madrugada del martes, hora a la que aún funciona el servicio de comida.

El hotel Loma Linda está ubicado a cuatro cuadras del centro de la ciudad de Puruándiro, a menos de siete kilómetros de la parroquia de la Santísima Trinidad y es el lugar más concurrido por los habitantes y por los visitantes, “por lo que el padre no tendría necesidad de alquilar una habitación”, reiteraron.

Habitantes de Janamuato arribaron a la iglesia del pueblo y de inmediato llevaron veladoras al pie de la imagen del religioso que tienen exhibida debajo del púlpito en donde las oraciones y rezos no pararon toda la noche.

Vestidos de blanco en representación de paz, los habitantes de Janamuato se dijeron con miedo, incertidumbre, incrédulos y con tristeza, puesto que nunca la delincuencia se había metido con un cura y mucho menos llevarlo a la muerte.

Juan Ramón Cárdenas, encargado del orden de esa comunidad, reiteró que el párroco nunca manifestó que hubiera recibido amenazas o que tuviera problemas con alguna persona. Las cenizas del padre José Alfredo llegaron en la madrugada a su casa parroquial y fueron veladas en lo que fue su hogar por dos años.

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios