Suscríbete

Familia de presunta 'Degolladora' acusa anomalías en su detención

La mamá de Nayeli asegura que entraron a su casa sin una orden de cateo

La madre de Itzel Nayeli asegura que fue intimidada por agentes ministeriales para firmar unos documentos que ellos llevaban (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
Metrópoli 21/10/2015 01:11 Emilio Fernández Actualizada 01:12

[email protected]

Nezahualcóyotl, Méx.— La madre de Itzel Nayeli, la joven de 20 años que es acusada de ser la responsable de varios ataques con arma punzocortante en Chimalhuacán, denunció durante la audiencia efectuada en un Juzgado de Control y Juicios Orales de Nezahualcóyotl, que policías ministeriales se metieron sin orden de cateo a su domicilio en septiembre y se llevaron ropa de su otra hija para inculpar a la presunta Degolladora de las agresiones.

Ante la jueza, María del Rocío González Ferreira, Mónica Montaño, progenitora de Itzel Nayeli, expuso que el 25 de septiembre cinco agentes de la Procuraduría mexiquense acudieron a su domicilio ubicado en el barrio Cesteros de Chimalhuacán en búsqueda de su hija, a quien se le acusa de ser la responsable de cometer varios ataques con un arma blanca entre el 13 y 18 de ese mismo mes.

Sin el consentimiento de la familia y sin exhibir una orden judicial se introdujeron al inmueble y le dijeron a Mónica Montaño que abriera el ropero de donde sacaron varias prendas, entre ellas dos chalecos de Rocío Guadalupe, su otra hija y unos tenis de color rosa, que guardaron en una bolsa de plástico, sin usar guantes para no dejar huellas dactilares.

También, contó que a Rocío Guadalupe uno de los policías ministeriales le quitó su teléfono móvil donde tenía algunas fotografías de Itzel Nayeli y sin su autorización se las envió a través de whatsapp a su propio celular. Esas imágenes fueron difundidas después en las redes sociales.

Los ministeriales, afirmó la madre de Itzel Nayeli, se llevaron de su cocina dos cuchillos. “Me dijeron que tenía que cooperar. Si no encontraban a Nayeli se iban a llevar a Rocío Guadalupe”, dijo.

Para que firmara unas hojas que llevaban, uno de los agentes sacó su pistola para intimidarla porque Mónica se negó a hacerlo, pues dijo que no sabe leer y casi no sabe escribir.

El abogado de la imputada, David Salgado, sostuvo durante la diligencia que las pruebas del Ministerio Público carecían de validez por la forma en las que fueron obtenidas.

El representante de la PGJEM sostuvo que las pruebas que se han recabado han sido apegadas a la ley.

Los familiares y el representante legal de Itzel Nayeli aseguraron que entre el 14 y 18 de septiembre, cuando se registraron las agresiones en Chimalhuacán, ella se encontraba en un domicilio de Nezahualcóyotl.

Comentarios