Dueño de Ferrari se ampara para no ser detenido

La procuraduría capitalina inició la búsqueda de Sergio Rodríguez Ibarra, ex escolta del empresario Alberto Senties; lo acusan de robo y lesiones

Metrópoli 17/03/2016 01:48 Juan Omar Fierro, David Fuentes y Arturo Ortiz Actualizada 01:49

[email protected]

Un juez federal otorgó al empresario Alberto Senties Palacio una suspensión provisional para el efecto de que no sea detenido mientras se investiga su responsabilidad o corresponsabilidad en la agresión que uno de sus escoltas propinó al automovilista Jair en calzada de Tlalpan el 11 de marzo.

La suspensión fue otorgada por el Juzgado Primero de Distrito de Amparo en Materia Penal del Distrito Federal desde el martes pasado, por lo que pudo hacer uso de la misma al momento de comparecer ante la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México que investiga las lesiones sufridas por la víctima.

Tras la declaración, en donde también participó el chofer de Senties, la procuraduría capitalina inició una búsqueda para encontrar a Sergio Rodríguez Ibarra, actualmente prófugo de las autoridades pues, según el propietario del Ferrari, al llegar a su domicilio y darse cuenta que el video de la agresión era viral en redes sociales, ese mismo día lo despidió y supuestamente desconoce su paradero.

De igual manera, elementos de la Policía de Investigación indagan dos de los domicilios que se registraron como referencia al momento en que se contrataron los servicios de Rodríguez Ibarra, sin que hasta el momento se tengan datos de su localización.

En el expediente del caso FTLP /TLP-3/T1/291/16-03 quedó asentado que el guardaespaldas nunca perteneció a alguna corporación policiaca local, ni era policía en funciones, pero trabajó para la empresa de seguridad "Ayax Protection" y fue contratado por recomendación de un hombre al que identificó como Alfonso Zamorano. En total, asignaron siete escoltas para cuidar a Senties y a su esposa.

Entre ese grupo de guaruras estaba Sergio Rodríguez Ibarra, quien supuestamente fue despedido tras el incidente del viernes de la semana pasada.

El empresario de 47 años, dijo ante el Ministerio Público de la coordinación Tlalpan 3, que él no dio la orden de atacar a Jair, quien conducía la camioneta Renault Duster de color blanca.

"El automóvil que a mí me está escoltando le cierra el paso a una camioneta blanca y eso a mí me impide ver lo que está pasando. Jamás di una orden, ni estuve de acuerdo, ni permití que sucediera esto”, aseguró.

A Rodríguez Ibarra se le busca por los delitos de lesiones y robo.

Temas Relacionados
Agresión de escolta de Ferrari

Comentarios