Suscríbete

Cabalga el “Caballito” en Reforma

Metrópoli 23/10/2016 00:10 Redacción Ciudad de México Actualizada 08:29

La Ciudad en el Tiempo nos lleva a un recorrido fotográfico por la llamada Plaza de la Reforma donde fue colocada la escultura ecuestre del Rey Carlos IV en 1852

La estatua ecuestre de Carlos IV, en una toma cercana a 1880, en el cruce de Reforma, Juárez y Bucareli. Del lado derecho se aprecia la plaza de toros del Paseo Nuevo, que pocos años después fue reemplazada por la residencia de Ignacio de la Torre; más tarde, ésta daría paso al edificio de la Lotería Nacional. Imagen: William Henry Jackson, Library of Congress

El Paseo de la Reforma, visto desde el cruce con Juárez y Bucareli en los primeros años del siglo pasado. En primer plano se encuentra la estatua ecuestre de Carlos IV, conocida como el "Caballito", que permaneció en este punto desde 1852 hasta 1979, cuando fue trasladado a la Plaza Tolsá. Imagen: Col. Villasana-Torres

Un hombre posa para la cámara al pie de la estatua ecuestre de Carlos IV, en las primeras décadas del siglo pasado. A la derecha se aprecia la casa de Ignacio de la Torre y Mier, que años después fue utilizada como sede de El Heraldo de México y de la Lotería Nacional; hoy en su lugar se encuentra el edificio El Moro, de la misma institución. Imagen: Col. Villasana-Torres

La estatua ecuestre de Carlos IV en una fotografía cercana a 1915, cuando se encontraba en el cruce del Paseo de la Reforma y las avenidas Juárez y Bucareli. Las construcciones que se aprecian al fondo desaparecieron con la ampliación del Paseo de la Reforma en 1964. Imagen: Col. Villasana-Torres

El cruce del Paseo de la Reforma y la avenida Juárez, alrededor del "Caballito", en la década de los cincuenta. Justo detrás se ve el Edificio Corcuera, demolido tras el sismo de 1957, con su anuncio de llantas Goodrich, y al fondo, el Monumento a la Revolución. Imagen: Col. Villasana-Torres

El 27 de mayo de 1979, la estatua ecuestre de Carlos IV fue trasladada a su morada actual. Esta escultura, realizada por Manuel Tolsá en 1795, había permanecido en dicho espacio desde 1852. Al frente se encuentra la escolta que la acompañó hasta la calle de Tacuba. Imagen cortesía: Museo Archivo de la Fotografía

Vista de la avenida Juárez alrededor de 1950, con la estatua de Carlos IV en primer plano. A la izquierda se aprecia parte de la casa que en una época estuvo ocupada por la embajada de los Estados Unidos y el hotel St. Francis; al centro de la imagen destaca un edificio que todavía existe, y más allá, el hotel Regis y la Alameda Central. Imagen: Col. Villasana-Torres

Una toma aérea del cruce del Paseo de la Reforma y las avenidas de la República, Bucareli y Juárez, en la que se aprecia la estatua conocida como "el Caballito", poco antes de su traslado a la actual Plaza Tolsá, en 1979. Siempre resulta interesante ver cómo han cambiado las esquinas donde hoy se levantan otros edificios. Imagen: Col. Villasana-Torres

Una fotografía del Paseo de la Reforma, poco después de haber concluido las obras para su prolongación hasta Peralvillo en 1964. Se alcanza a ver la Glorieta del Caballito en el cruce con Juárez y Bucareli. Crédito: El Universal

La escultura conocida como “El Caballito” fue trasladada a la llamada Plaza de la Reforma en 1852, en el cruce del Paseo de la Reforma y las avenidas, Juárez, Bucareli, Avenida de la República y la calle de Rosales

La escultura ecuestre del Rey Carlos IV, conocida popularmente como “El Caballito”, fue creada por Manuel Tolsá e inaugurada en 1803.

Originalmente estuvo en el centro del Zócalo capitalino y tras la Independencia, fue llevada al patio de la antigua Universidad a fin de protegerla y evitar su destrucción.

En 1852 fue trasladada a la llamada Plaza de la Reforma, en el cruce del Paseo de la Reforma y las avenidas, Juárez, Bucareli, Ejido, (actual Avenida de la República) y la calle de Rosales; fue en aquella época que adoptó el nombre de la Plaza del Caballito o Glorieta del Caballito.

La aristocracia porfiriana construyó varias residencias en las inmediaciones de la estatua, que dotó de vida y personalidad a la zona. Al paso del tiempo, las antiguas casonas fueron demolidas para levantar edificios y rascacielos, como el de la Lotería Nacional, que se conserva hasta hoy.

El célebre Caballito fue retirado de aquel emblemático sitio en 1979 y ahora engalana la Plaza Manuel Tolsá, en Tacuba.  En esta ocasión recordaremos al Caballito cuando se encontraba en este importante cruce, a unos pasos de EL UNIVERSAL.

Comentarios