Buenavista, atrapada en 3 zonas delictivas

Las colonias Santa María la Ribera, Guerrero y Tlatelolco son lugares con alta incidencia delictiva
Metrópoli 03/07/2016 01:02 Salvador Corona Actualizada 01:02
Guardando favorito...

[email protected]

Robos a transeúntes, drogadicción y narcomenudeo son una constante en la colonia Buenavista, delegación Cuauhtémoc por ser intermedia con zonas más peligrosas.

Entre las colonias Santa María la Ribera, Guerrero y al norte Tlatelolco, está la zona de Buenavista que es transitada por cientos de personas todos los días para tomar el Tren Suburbano y así llegar al Estado de México; sin embargo, por estar en los límites de tres colonias con alta incidencia delictiva, la delincuencia en la zona está en promedio de 120 delitos al día, entre ellos robo a transeúnte y 52 denuncias por narcomenudeo.

La zona es conocida por tener conexión de Insurgentes a Paseo de la Reforma, que permiten una rápido traslado en la ciudad; sin embargo, también es reconocida por albergar el Tianguis Cultural El Chopo que cada sábado invade las calles de Juan Aldama y Luna, donde, según los vecinos, es un centro de “libertinaje y drogadicción”.

“Los sábados el olor a marihuana es insoportable, es por eso que prefiero no salir y cerrar mi departamento, pero también es una preocupación, ya que a las 6:30 de la tarde todos andan drogados y hasta se agarran a golpes” dice Marcelino vecino de la zona.

Las casas que se encuentra entre las calles Juan Aldama, Sol y Saturno, donde se coloca El Chopo, tienen las ventanas con herrería reforzada, perros de guardia, y letreros de advertencia a no invadir la propiedad, incluso los condominios que se encuentra detrás de la biblioteca Vasconcelos y la terminal del Tren Suburbano están protegidos por una reja metálica con picos.

Vecinos dieron testimonio que esta colonia es tranquila pero hay muchas personas que viene a hacer sus “fechorías” como robar y vender drogas, y señalaron a las colonias aledañas como culpables de la mala fama de la zona de Buenavista.

El problema del tianguis cultural se remonta desde 2003, cuando con construcción de la biblioteca Vasconcelos lo reubicarían, sin embargo, en una consulta con vecinos de la colonia Guerrero y Buenavista acordaron que se quedara, pero aun así muchos quedaron inconformes por la supuesta venta de drogas y alcohol en esos años.

Por su parte la delegación Cuauhtémoc argumentó que los policías de proximidad que resguardan el tianguis sólo pueden detener a los supuestos vendedores de droga en el acto de flagrancia o en faltas administrativas para remitir al juez cívico.

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios