Reconoce gobernador que policías están infiltradas

Violencia deja tres elementos muertos; fueron agredidos por grupos armados entre el lunes y el martes, según reportes
01/12/2016
01:30
Raúl Torres / Corresponsal
Colima
-A +A

El gobernador del estado, Ignacio Peralta Sánchez, reconoció que los cuerpos policiacos de la entidad están infiltrados y que su nivel de confiabilidad no es de 100%, luego que entre el lunes y miércoles de esta semana tres policías estatales fueron asesinados y uno más se encuentra herido.

En este contexto, el primer caso ocurrió a las 8:30 horas del lunes en el municipio de Villa de Álvarez, donde dos policías —un hombre y una mujer— fueron atacados a tiros por un comando cuando llegaban a su domicilio después de su jornada laboral.

En ese hecho también fue herido un tercer agente, quien fue trasladado por el Ejército —la primera dependencia en atender la emergencia— a un hospital cercano.

Autoridades estatales informaron que los expedientes de los policías caídos, identificados como Jorge Antonio Carrizales Nuñez y Norma Gabriela Hernández Cernas, estaban limpios.

Ayer, en Tecomán, uno de los 10 municipios más violentos del país y donde la Secretaría de Gobernación ha intervenido con la implementación de las Bases de Operaciones Mixtas, otro policía fue atacado en la colonia Díaz Ordaz.

Según el reporte policiaco, el uniformado no logró repeler la agresión al verse sorprendido y superado en número por sus agresores, que le dispararon a quemarropa.

Tras lamentar los hechos y comprometerse a esclarecer el caso, el gobernador del estado, Ignacio Peralta Sánachez, reconoció que las corporaciones policiacas en el estado aún afrontan varios rezagos de equipamiento y capacitación que es necesario resolver para poder combatir de mejor manera la creciente delincuencia en la entidad.

Dijo, además, que las policías están infiltradas por el crimen organizado y se han detectado “grabaciones” que salen de las mismas corporaciones para alertar a los criminales sobre las estrategias y operativos implementados.

Este martes, unos 20 policías estatales acudieron al Congreso del estado para exigir a los diputados que legislen en favor de los uniformados y por ley se mejoren sus condiciones laborales, pues, por ejemplo, no cuentan con seguro de vida ni hay nada que garantice el sustento de sus familiares si ellos caen en cumplimiento de su deber.

El sueldo promedio de un policía estatal es de 10 mil pesos al mes y sus jornadas son de 24 horas de trabajo por 24 de descanso.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS