Cuau acepta Mando Único

Estados 08/01/2016 02:50 Justino Miranda / Corresponsal Actualizada 11:43
Guardando favorito...

Nueve soldados acompañarán al edil con apoyo de unidades artilladas; el alcalde de Cuernavaca niega que haya recibido algún tipo de amenaza

[email protected]

Al final, Cuauhtémoc Blanco “cedió su cancha” a la policía de Mando Único y horas después de que el gobierno federal le asignó escolta militar, el alcalde de Cuernavaca acordó mantener la coordinación con los gobiernos estatal y federal en materia de seguridad pública, por lo que esta responsabilidad quedó bajo el control de la administración morelense.

Un comunicado da cuenta de un Blanco Bravo conciliador y satisfecho con los logros obtenidos en el diálogo con los tres órdenes de gobierno, cuyos acuerdos, dijo, son “relevantes” para los habitantes del municipio.

El ex futbolista sepultó así la confrontación verbal que mantuvo con el gobernador Graco Ramírez desde el primer minuto del lunes cuando el Mando Único ocupó la Secretaría de Seguridad Ciudadana de Cuernavaca, así como otros 14 municipios del estado, por decreto gubernamental.

La ocupación de la sede capitalina fue considerada el lunes pasado por Blanco como un “golpe de Estado al ayuntamiento”, y adelantó en ese momento que impugnaría el decreto.

Luego vinieron señalamientos del gobernador en el sentido de que los colaboradores del alcalde estaban vinculados con el crimen organizado y aludió una supuesta relación con el empresario ganadero Federico Figueroa, lo que provocó una andanada de réplicas y aclaraciones de parte de los aludidos.

El miércoles, Blanco envió mensajes de paz y propuso una policía mixta coordinada entre el Mando Único y la policía municipal, pero no fructiferó.

El clima bajó totalmente de nivel cuando ayer por la mañana recibió la visita de una comitiva de la 24 Zona Militar para informarle que por instrucción presidencial, un grupo de fuerzas castrenses asumirían su custodia por tiempo indefinido.

Los militares acompañarán al edil las 24 horas del día con apoyo de dos unidades artilladas, informó el secretario del ayuntamiento de Cuernavaca, Roberto Yáñez Moreno.

Explicó que la presencia de las fuerzas castrenses es resultado del encuentro entre el gobernador Graco Ramírez Garrido Abreu y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, la tarde del miércoles en el DF.

“En ese acuerdo hablaron de la 24 Zona Militar porque es una instrucción del presidente [Enrique Peña] dar seguridad al alcalde Cuauhtémoc Blanco. Los recibí y los puse en contacto con el presidente municipal”, dijo.

En tono sereno, Blanco Bravo dijo que el envío de los soldados es parte del protocolo de seguridad que se dispuso para su persona, y rechazó que haya recibido cualquier amenaza contra su persona.

“Nueve soldados y dos unidades artilladas seguirán a Blanco para cuidar su integridad física”, dijo Yáñez.

El dispositivo militar tiene el carácter de indefinido y conforme con Yáñez, los vehículos y elementos castrenses cuidarán la casa, el ayuntamiento, y los sitios que visite el edil capitalino.

Desde el miércoles otros 14 ediles, considerados en el decreto para la llegada del Mando Único a sus municipios, cuentan con escoltas estatales como parte del protocolo de seguridad.

Los berrinches del edil. Sobre la custodia militar, integrantes del gobierno del estado consideraron que Cuauhtémoc Blanco no ha entendido la dimensión de sus declaraciones como alcalde de Cuernavaca, al mantener un clima de confrontación, lo cual vulnera su integridad física y provoca la desestabilización institucional.

Ante ello, confiaron a EL UNIVERSAL, es necesario brindarle protección, pues indicaron que hay un flanco abierto por parte de la delincuencia y “la maña, llaménse Los Rojos o Guerreros Unidos, quieren soltar sus reales con la novatez de los alcaldes”.

Menos aún, dijeron, cuando “se comporta como si fuera un niño chiquito”, pero en alguien debe caber la prudencia, de ahí la decisión presidencial de asignarle una escolta militar.

Revelaron que el edil de Cuernavaca no respondió a la llamada para poner en marcha el protocolo de seguridad que reinstauró el gobierno estatal el pasado 2 de enero tras el asesinato de la alcaldesa de Temixco, Gisela Mota, pero constataron que cuenta con una escolta con elementos municipales.

Las fuentes consultadas dijeron que Blanco se ha guiado por motivos políticos; incluso la gente cercana al edil le da trato de gobernador, lo que lo ha llevado a tener una actitud de confrontación hasta con los regidores.

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes

Al registrarme acepto los términos y condiciones