Murió la última musa de Agustín Lara

Yolanda Santacruz Gasca aseguraba que no hubo un compositor de la talla del "Flaco de Oro", pero sí reconoció a artistas de gran renombre que difundieron sus composiciones

Foto: Archivo EL UNIVERSAL
Espectáculos 27/02/2017 17:09 Edgar Ávila / Corresponsal México Actualizada 17:44

El Instituto Veracruzano de la Cultura (IVEC)  confirmó la muerte de Yolanda Santacruz Gasca “Yiyi Gasca”, una de las últimas musas del compositor Agustín Lara.

La penúltima esposa del llamado "Flaco de Oro" falleció a los 83 años de edad por complicaciones de salud.

Es velada en la Ciudad de México y sus cenizas serán llevadas a Tlacotalpan,  donde contaba con una vivienda que habitaba regularmente.

El IVEC lamentó profundamente el fallecimiento de la señora Yolanda Santacruz, quien –dijo- será recordada por su gran amor por la cultura veracruzana, en especial, por el pueblo tlacotalpeño.

“Yiyi” Gasca, como era llamada cariñosamente, compartió muchos años de vida, giras artísticas, canciones y sueños al lado del compositor veracruzano.

Organizó numerosas actividades y festivales para reconocer y mantener viva en la memoria de las nuevas generaciones el legado del “Flaco de Oro”.

En un comunicado de prensa, se recordó que para la realización del Festival Agustín Lara que organiza cada año el IVEC, se contaba con la presencia y apoyo de “Yiyi” Gasca, quien también asistió a charlas donde se hablaba de la producción musical y hasta de la polémica por el lugar de nacimiento del “Flaco de Oro”.

Cabe recordar que por muchos años se ha dicho que nació en la Ciudad de México y no en Tlacotalpan.

En numerosas entrevistas, Yolanda Santacruz aseguró que no hubo un compositor de la talla de Agustín Lara, pero sí reconoció a artistas de gran renombre que se encargaron de difundir y llevar orgullosamente las canciones del compositor tlacotalpeño por todo el mundo; el último en recibir este reconocimiento fue el cantautor Juan Gabriel.

En vida, Yolanda Santacruz siempre trabajó por crear instancias para difundir de forma permanente la música de Agustín Lara; de igual forma, quería rendir un homenaje a las ciudades que el compositor amó, como Madrid, Granada, La Habana y Caracas. 

nrv

Comentarios