"Tosca", bien recibida en Bellas Artes

Pese a la polémica suscitada en relación con los cambios en el elenco, el montaje de la ópera de Puccini cumplió

"Tosca" es una de las óperas que más veces se ha montado en Bellas Artes (YADIN XOLALPA. EL UNIVERSAL)
Cultura 27/11/2015 06:40 Pablo Espíndola y Alida Piñón Actualizada 10:19

Tosca de Puccini, ópera integrada por tres actos con una duración de más de dos horas, basada en el drama La Tosca de Victorien Sardou, tuvo una recepción positiva de parte del público durante su primera función, realizada la noche de este jueves.

El escenario se llenó de magia. La combinación de luces le dio movimiento a las escenas. En una noche se logró recrear días enteros llenos de persecuciones, llanto, sufrimiento, incertidumbre y momentos románticos que arrancaron suspiros de los presentes. La trama cautivó al público.

La historia de dos personas que se aman y que no pueden estar juntos por circunstancias ajenas a ellos, puede sonar repetitiva y muy conocida, de hecho lo es. Tosca es una de las óperas que más veces se ha montado en Bellas Artes.

Antonio Díaz, asistente a la obra, comentó: “quien quiere acercar a la ópera debe pasar por los textos de Giacomo Puccini. El problema radica en el elenco que se elige y no tanto en las veces que se monte. He notado que no todos los artistas alcanzan los tonos, o bien, tienen la coloratura para hacer una buena interpretación. Y lo notas con la interpretación de la aria Vissi d´arte que está hecha para una soprano”.

En este montaje, la soprano Svetla Vassileba interpretó a Floria Tosca. Su voz fue ovacionada en múltiples ocasiones. Los aplausos la coronaron la noche de ayer logrando poner de pie a todos los presentes que se encontraban en la Sala Principal del recinto de mármol.

Vassileba nació en Bulgaria y se ha presentado en los principales escenarios operísticos del mundo bajo la batuta de directores como Bartoletti, Chailly, Gatti, Jurowski, Luisotti, Maazel, Mehta, Muti, Nagano, Noseda, Oren, Pretre, Sado, Tate, y Temirkanov.

Mario Cavaradossi fue interpretado por el tenor mexicano Héctor Sandoval. Su participación en el montaje estuvo rodeada de un escándalo al relevar en el rol al tenor Dante Alcalá, quien fue retirado de la producción porque la dirección artística de la Ópera de Bellas Artes y el concertador Srba Dinic consideraron, tras contratarlo, que su voz no era la indicada para el personaje.

“Me enamoré, simplemente me enamoré. La voz de Mario (Cavaradossi) fue increíble, su forma de interpretar, de cantar, y de amar me hicieron enloquecer. Es una ópera muy bella, un clásico que conocemos muy bien. Donde los matices y las nuevas reinterpretaciones están a cargo de los actores”, expresó Mariol Galindo. Por su parte Antonio Martínez, otro asistente, afirmó que “las voces me parecieron bien colocadas sobre todo la del protagonista, Héctor Sandoval”.

Además dijo que “el trabajo de todo el escenario logró crear toda la atmósfera y toda la dimensión de los sentimientos de Tosca, pero además recreó las cuestiones religiosas, de la magia, incluso, cada escena parecía de ensueño.

Cuando iniciaba el segundo acto y el telón era elevado, se cayó un candelabro y se rompió, lo cual provocó que tres actores entraran en escena a limpiar el desastre sin que el barítono Gerardo Sulvarán interrumpiera su actuación del Barón Scarpia.

La dirección escénica estuvo a cargo de Luis Miguel Lombada y el director concertador fue Srba Dinic. Además contó con la Orquesta y el Coro del Teatro de Bellas Artes y el Coro Ensamble México.

Tosca se presentará el domingo 29 de noviembre a las 17 horas, el 1 y 3 de diciembre a las 20 horas, y el 6 de diciembre a las 17 horas.

Un elenco controvertido

A 9 días del estreno, la directora artística de la Ópera de Bellas Artes, Lourdes Ambriz, se puso en contacto con el cantante Dante Alcalá, quien intepretaría el rol protogónico masculino, Mario Cavaradossi, para informarle que su voz no era la correcta para el papel. En su lugar, fue invitado el tenor Héctor Sandoval.

La noticia sobre la separación de cantante trascendió en redes sociales, en las que se comenzó a especular sobre los motivos. La versión oficial la ofreció el director de escena, Luis Miguel Lombana, quien durante la promoción del estreno de esta producción informó a la prensa que de acuerdo con las autoridades de la OBA, Dante Alcalá "no estaba listo" para el papel y su desempeño en los ensayos musicales no cumplió con las expectativas.

A los pocos días, otro cantante, el bajo-barítono Guillermo Ruiz, también fue separado del elenco porque, le informaron, "no tenía aprendido el rol"; versión que rechazó en redes sociales.

"Lo triste es que el director musical, quien no asistió a 7 de los ensayos musicales programados (una de las razones fue dirgir el concierto con Diana Damrau), no se dirigió a mí en ningún momento para indicar las supuestas fallas", escribió el cantante en Facebook. El papel de Barón Scarpia sería interpretado, para el total de las funciones, por Genaro Sulvarán.

Las separaciones de los cantantes han generado un debate en redes sociales sobre las políticas de elección de los cantantes para las producciones de la compañía y se ha visto como fenómeno porque, por primera vez, los artistas hacen público las diferencias que pueden suceder con las direcciones artísticas.

Para el crítico de ópera José Noé Mercado, esta situación revela una serie de mecanismos "obsoletos" y "cuestionables" en la forma de operar de la compañía, como la  ausencia de un departamento de casting que busque con certificación de calidad a los artistas más adecuados para integrar elencos con criterios artísticos transparentes.

"Las acciones de la debutante directora artística le hicieron estallar una pequeña bomba en las manos, de manera incluso ingenua, al desconocer el modus operandi de la compañía. Ahora, al ser blanco de críticas, su gestión se volvió muy vulnerable desde su inicio y condicionará su permanencia hacia un proyecto viable, atractivo y que logre apaciguar las críticas, pero ha optado por el silencio. Hay un vacío comunicativo que siempre será ocupado por la opinión pública, la seria y la mezquina por igual", dijo.

En entrevista Dante Alcalá informó que desde el primer ensayo musical, de los 3 que tuvo, Srba Dinic, el concertador, le comentó que no lo veía seguro y que pensaba que no le quedaba el papel. "Después del tercer ensayo, por la noche, me llama Lourdes Ambriz para decirme que, con pena, me informaba que debía separarme de la producción porque no tenía las características vocales y que había un desbalance de voces, que no me escuchaba y por eso la orquesta no podía seguirme. No tengo ningún asunto personal con Srba Dinic. Desde que se enteró que yo tenía ese papel me dijo que no estaba de acuerdo, sin escucharme; cuando lo hizo, protestó. Tengo el criterio y los arrestos para aceptar que no podía con el papel, yo mismo me hubiera retirado, pero no fue así".

De acuerdo con algunos cantantes que presenciaron los ensayos en los que partició Dante Alcalá, el tenor sí se escuchaba. "Todo este asunto está en un terreno muy subjetivo y determinar si un cantante está en condiciones o no requiere de cuestiones muy relativas. Si el argumento es que no se escuchaba, es un error porque sí se escuchaba, el cómo  es otro asunto. Lo que sí es verdad es que hemos escuchado muchos solistas que no tenían las características que requería su papel y aún así se mantuvieron en las funciones".

Según otros cantantes que han participado en producciones de la OBA, los despidos no son frecuentes pero sí han ocurrido en el pasado. El último del que se tiene memoria fue un bajo que fue retirado de La flauta mágica que se presentó en 2014. "No dio el ancho y tuvo que ser reemplazado, no es la primera vez que esto ocurre", explicaron a este diario.

En redes sociales se ha asegurado que la situación es frecuente en cualquier teatro del mundo. Para José Noé Mercado llevar a lo público estas controversias es saludable. "No es que antes no existieran conflictos, sino que en los artistas se imponía un miedo de hablar de lo que ocurría con las autoridades y con el medio operístico de manera general. Creo que ese es el camino, el de la exposición de la problemática, para lograr fortalecer la estructura y el sistema operativo de una institución".

jlc

Temas Relacionados
Tosca ópera Palacio de Bellas Artes

Comentarios