14 | NOV | 2019
Juan Ramón de la Fuente con Elena Poniatowska y Adriana Malvido (ADRIÁN HERNÁNDEZ. EL UNIVERSAL)

Juan Ramón de la Fuente alerta sobre víctimas de violencia

29/02/2016
00:22
Yanet Aguilar Sosa
-A +A
El nuevo proyecto del ex rector será un llamado a atender el duelo de las familias

[email protected]

Luego de escribir A quién le importa el futuro de México. Las disyuntivas de México, el doctor Juan Ramón de la Fuente ya trabaja en un nuevo libro con el Seminario de Estudios sobre la Globalidad en la UNAM del que también surgió Marihuana y salud.

Esta vez aborda las familias de las víctimas de la violencia en Guerrero y a partir de allí escribirá una historia sobre la falta de un programa de atención a la salud mental producto de la violencia.

“Resulta que en México no tenemos un solo programa para atender la salud mental de los familiares de todas las víctimas, y si existen 180 mil mexicanos, entre muertos y desaparecidos, pues entonces hay 180 mil familias en duelo. ¿O qué el estrés postraumático sólo ocurre en Irak y en los veteranos de guerra norteamericanos? ¿y que nuestras poblaciones indígenas no sufren de estrés postraumático? ¿por qué no se está atendiendo? y ¿por qué no se está haciendo nada?”, cuestionó el ex rector.

Durante la presentación de su libro A quién le importa el futuro de México, donde el doctor Juan Ramón de la Fuente estuvo acompañado de la escritora Elena Poniatowska y la periodista Adriana Malvido, en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, el ex rector contó que este nuevo proyecto surgió al ver las filas de madres indígenas que esperaban que les tomaran muestras de sangre para ver si podían ser hallados sus
desaparecidos.

“Nos hemos ido a meter a Guerrero con un grupo de estudiantes de mi Seminario; estamos trabajando con víctimas, sobre todo con madres, que se han quedado viudas o han perdido a sus hijos como parte de esta guerra absurda”, señaló el ex rector y explicó que la idea de este nuevo proyecto colectivo surgió con Ayotzinapa.

“Cuando en la búsqueda de los cuerpos de los estudiantes empezaron a aparecer cementerios clandestinos, osamentas y fosas, una cosa horrorosa, terrible, y llegaron los forenses argentinos a tomar muestras para tratar de identificar esas osamentas, y entonces por la televisión vi largas filas de mujeres indígenas, muy pobres, que estaban haciendo fila para que les tomaran sangre para ver si alguna de las osamentas que estaban encontrando, literalmente donde excavaban, eran de sus familiares, a mí eso me dejó sin dormir”, relató De la Fuente.

Dijo que a los pocos días, durante las sesiones en el Seminario, Deni Álvarez Icaza le propuso a él y a todo el grupo del Seminario, irse a algunas de esas comunidades de Guerrero para comenzar sus estudios con víctimas de las violencia.

“Pronto vamos a poder alzar la voz y decir aquí hay mucha gente que está muy necesitada de los programas del gobierno, de la ofensiva social del gobierno, en lugar de la absurda ofensiva militar; la ofensiva social con brigadas de salud que vayan a atender sus necesidades de depresión, de duelo no resueltas; sobre todo quienes tienen a sus familiares en calidad de desaparecidos. El duelo se atora, el duelo se atasca, se queda a medias porque no encuentran la certidumbre total”, dijo el psiquiatra.

De la Fuente reconoció que abordar ese tema de los desaparecidos y los trastornos postraumáticos de sus familias también es pensar en el futuro de México, al que se abocó en este libro publicado por Planeta, sobre el que Poniatowska dijo que se trata de una obra fundamental para entender al país, pues está escrito desde una mirada muy amplia.

“En México es común vivir ‘en el día a día’. De ahí la pregunta que el médico y rector dispara a nuestra conciencia en su libro A quién le importa el futuro, y que respondemos al unísono: mientras existan intelectuales de la talla de Juan Ramón de la Fuente, México no será un país de poderosos mediocres”, sostuvo la escritora y periodista.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios