Caín Velásquez demostró cómo ser un buen perdedor

El público de la UFC abucheó a Ngannou, pero Caín pidió un aplauso para el ganador de la noche

Caín Velásquez demostró cómo ser un buen perdedor
Velásquez no pudo triunfar durante su regreso a la UFC. Foto: @cainmma
Universal Deportes 18/02/2019 09:38 Universal Deportes Actualizada 09:38

Luego de la fugaz pelea entre Francis Ngannou y Caín Velásquez, misma que terminó por KO antes de que el cronómetro llegara a los 40 segundos, las tradicionales entrevistas sobre el octágono se realizaron con normalidad, pero al terminar sus palabras, el camerunés, quien después de la victoria es el principal prospecto al cinturón de peso completo de la UFC, recibió abucheos de las gradas.

El combate se realizó en Phoenix, Arizona, por lo que el cariño hacia Velásquez se hizo presente, pero el mexicoamericano no dejó pasar la oportunidad de demostrar su humildad: abrazó a su rival y pidió "un aplauso para Francis. Vino a realizar su trabajo. Yo me coloqué muy cerca de manera temprana”, dijo entre risas, antes de desearle “lo mejor” a Ngannou.
 

En su turno al micrófono, Velásquez rectificó que su principal problema fue acercarse demasiado en los primeros instantes, ya que “en las distancias cortas él es muy peligroso”.

Sobre una posible reaparición en una cartelera como la del domingo, Caín mencionó que se podría dar “en cuanto me recupere. Hoy me sentí muy bien, relajado y listo para todo. Por eso este deporte es tan maravilloso, nunca sabes qué podrá pasar”.

“Desearía haberles ofrecido más espectáculo a todos, ustedes saben que puedo hacerlo. Estoy apenado por cómo se dio la pelea, porque el público siempre ha sido grandioso conmigo"; finalizó el dos veces campeón de la UFC

Por su parte, Ngannou subrayó su admiración por Velásquez y pronosticó que este año irá por el cinturón del peso completo, perteneciente al estadounidense Daniel Cormier. 

“Estuve esperando esta pelea desde hace dos años. Siempre quise enfrentarme a un peleador como Velásquez. Estoy agradecido con él por aceptar el reto, es un honor para mí", confesó el africano después de noquear a Caín.