Se encuentra usted aquí

Actores contra la violencia en Tepito

Diana es actriz en Tepito Arte-Acá. Su novio intentó matarla con un cuchillo oxidado, pero gracias al teatro ahora enseña cómo salir de la violencia con el arte
La compañía de teatro Tepito Arte-Acá emplea actualmente a más de 30 personas
02/06/2018
00:00
-A +A
Texto: Iván Cruz
Fotos: Inrvin Olivares

 

La actriz Diana Reséndiz se encuentra acorralada por el hombre con quien lleva una relación de varios años y la amenaza con un cuchillo oxidado porque ella no quiso dejar su vida y su carrera para dedicarse a él. Esta vez no hay un telón que marque el final de la escena o un apuntador que le indique qué debe decir. Es la vida real. A la joven no le queda más que intentar escapar de la situación como le sea posible.
 

“Vi tanto odio y tanto horror en su mirada. Él estaba seguro de que me iba a matar. Me dio miedo, terror. Yo sólo pensaba en mi madre, ¿qué iba a sentir al ver a su hija toda destazada?  Creo que nadie se merece una muerte así y menos por pretender querer a alguien, eso no es amor”.
 

tepito_arte-aca_el_universal_01.jpg
La actriz Diana Reséndiz se unió a Tepito Arte-Acá hace 28 años 

Afortunadamente Diana logró huir e iniciar una vida lejos de esa persona. En los años siguientes la actriz tomó terapia y se enfocó en su carrera profesional en la compañía de teatro Tepito Arte-Acá, donde aprendió a superar ese episodio con sus interpretaciones. A veces tenía que hacer personajes de mujeres, que como ella, habían sido violentadas.  

“Antes decía ¿Cómo una mujer se puede quedar de estúpida con un hombre que la maltrata? Pero es porque no lo has vivido, cuando te metes en una relación donde hay amor, pasión, dependencia, es muy difícil salir y como mujeres no lo sabemos a veces, si ya te abusaron una vez te van a abusar siempre”.

Hoy Diana se siente a ella misma como una persona diferente, hizo una familia y continúa actuando en la compañía de teatro de Arte-Acá, que desde hace 28 años acerca el teatro a las zonas más marginadas de la Ciudad de México para llevar un mensaje de que todos pueden salir adelante.

“El teatro que hacemos es esta combinación entre discurso, espectáculo, comedia y una historia cercana a la gente: que sea tu comadre, tu vecino, tu esquina, tu vecindad, con tus propias palabras. Por eso la gente muy facilito le entra, porque no tiene que encontrar el lenguaje o el simbolismo. Nada. La neta del planeta, nosotros no tenemos la pretensión de ser exquisitos o bien dichos, podemos decir netas bien crudas sacándote una carcajada, eso es lo bonito del Arte-Acá”. 
 

tepito_arte-aca_el_universal_02.jpg
Tepito Arte-Acá tiene casi cuatro décadas de existencia
 

Desde que la actriz se unió a esta compañía aprendió que el arte puede cambiar la vida de las personas, es por eso que ahora también participa como maestra en talleres que la compañía ofrece de manera gratuita a niños y jóvenes de Tepito, el cual se caracteriza por los altos niveles de delincuencia.

De hecho este barrio, que forma parte de la colonia Morelos, está catalogado por la Secretaría de Gobernación desde 2013 como uno de los lugares más peligrosos del país. Además reportes de la Procuraduría General de Justicia de la CDMX indican que la zona está controlada por la “Unión Tepito”, una banda delictiva que maneja el comercio informal, el robo a transeúnte y la venta de droga en gran parte de la capital mexicana. 

Ante toda esa problemática, los integrantes de la compañía mantienen la convicción de acercar el arte con la gente de Tepito, pues muchos de ellos nacieron o viven en el barrio y son conscientes de que sus familiares o vecinos no siempre pueden pagar un boleto de teatro para verlos y mucho menos costear clases de actuación profesional. 

Debido a esas complicaciones Virgilio Carrillo, iniciador de la parte teatral de Tepito Arte-Acá, organizó hace cinco años los talleres de arte y creación, en los que da prioridad a los jóvenes y les muestra que hay otros caminos para salir adelante sin tener que recurrir a la delincuencia y el narcotráfico.

“No puede ser posible que se esté pagando con la vida de los jóvenes, que a los 13 o 14 años ya los estén matando, si no se les presta atención lo único que quieren es tener dinero, traer un camioneton, tener coca lavada, metanfetamina, fumar marihuana de 4 mil 500 la onza. El asunto aquí es que entre más conocimiento tengan, aspiren a estudiar para tener un mejor trabajo que les permita vivir bien”.

Los alumnos más talentosos de estos talleres ya forman parte de la compañía y actúan a la par de sus maestros en el escenario. Diana, que enseñó a muchos de ellos, asegura que la gente de Tepito está acostumbrada a esforzarse para sobrevivir:
 

tepito_arte-aca_el_universal_03.jpg
Mucho del trabajo de la compañía es en las calles y vecindades del barrio bravo

“El barrio se forjó básicamente con la fuerza de las mujeres, me contaba Virgilio que la primera persona que comenzó con la mercancía de fayuca fue una señora porque su marido era huevon, mantenido, que estaba ahí chupando y pues ella se puso a vender sus cositas. Este es un barrio de gente sencilla, noble y solidaria, se ha perdido mucho eso, se ha puesto muy complicado. Desde que entró la droga hay mucha violencia”, agregó la actriz.

A pesar de que Tepito Arte-Acá tiene cerca de 40 años trabajando entre esas calles, los integrantes también han sido víctimas de la violencia que impera en el barrio, incluso Diana comenta que uno de los asistentes de producción fue asesinado en una reunión de Nochebuena a las afueras de la casa de uno de los fundadores de la compañía. 

“Unos hombres nos estaban diciendo de cosas. Cuando nos fuimos a dormir uno de nuestros amigos, Jorge de Loza, que era asistente, salió con un cuchillo para espantarlos y al poco rato lo dejaron tirado en la puerta. Ya estaba muerto. Lo masacraron con el mismo cuchillo que llevaba. Esa noche sentimos la violencia del barrio en carne propia”, comentó Diana. 

Aunque presentarse en Tepito puede ser un riesgo para la seguridad de la compañía, ellos siguen utilizando los patios de vecindades y callejones como sus principales escenarios, la última obra que montaron al aire libre fue “El Pachuco y el Jaguar”, una adaptación de la novela “Así no era la era del Quinto Sol”  del escritor Everardo Lara, en la que se contó la historia de las andanzas de un grupo de amigos con activistas y políticos, todo con un toque del folklore tepiteño, acompañado con rumba, mambo y danza prehispánica.    
 

tepito_arte-aca_el_universal_04.jpg
Actores de Tepito Arte-Acá durante la presentación de "El Pachuco y el Jaguar"

 

El mundo visto desde el barrio

Durante la puesta en escena de “El Pachuco y el Jaguar” la actual directora de la compañía, Susana Meza, explicó que “Esta compañía es la rama teatral de un movimiento mucho más extenso que surgió en los años 70, el cual tenía muchas manifestaciones artísticas, entre ellas la pintura con Daniel Manrique, en la narrativa con Armando Ramírez, el teatro fue un poquito posterior, inició en 1980 por el tepiteño egresado de Bellas Artes, Virgilio Carrillo”.
 
Susana dijo que desde sus inicios el Arte-Acá se caracterizó por la manera en que artistas de distintas generaciones plasmaron en sus obras los problemas sociales con los que crecieron en el barrio:

“Creo que Tepito es la representación de lo que es la cultura popular en la CDMX, abordar las historias de Tepito te va a llevar necesariamente a abrirte al mundo con sus personajes en sus luchas cotidianas por la supervivencia y lo multicultural que es nuestra identidad, pues tenemos una raíz indígena que pervive y que se fue transformando, no es lo mismo el Tepito de la fayuca de principios de siglo a lo que es hoy con la entrada del narcotráfico”.
 

tepito_arte-aca_el_universal_05.jpg
La vida en el barrio es inspiración para algunas de las obras de la compañía
 

En su etapa más temprana Tepito Arte-Acá se consolidó como uno de los movimientos de la contracultura urbana más importantes de la Ciudad de México al distinguirse por la manera en que expresaba la realidad desde el punto de vista del tepiteño abrumado por la violencia y la marginación social.

Sin embargo este colectivo se fracturó con el transcurso de los años y aunque cada uno de los miembros fundadores siguió su propio camino siempre se mantuvieron las mismas ideas con las que surgió. 

La compañía teatral, con Virgilio  al frente, continúa su trabajo tanto  en el barrio como en escenarios de todo México  Estados Unidos y Colombia.

Actualmente el teatro del Tepito Arte-Acá se mantiene vivo y fuerte por el esfuerzo que los más de 30 integrantes que forman este grupo hacen todos los días por seguir compartiendo un poco de su trabajo y de su vida con la esperanza de que en cada presentación al menos un niño o joven prefiera subirse a un escenario en lugar de delinquir o drogarse en las calles del barrio bravo.

Comentarios