22 | AGO | 2019
Visibilizan muxes tradición y porte zapoteco
En la marcha del orgullo gay las muxes tocaron música tradicional del Itsmo. ROSELA CHACA. EL UNIVERSAL

Visibilizan muxes tradición y porte zapoteco

30/06/2019
04:56
Roselia Chaca / Corresponsal
-A +A

[email protected]

El orgullo no sólo se les notaba en la forma de pararse, de portar el traje, de caminar, de dejarse fotografiar,   de sonreír y saludar a los que desde toda la avenida Reforma les gritaban: “¡Vivan los muxes! ¡Viva Oaxaca!”. El orgullo, para las muxes, fue  representar a la cultura zapoteca, de ser consideradas también hijas de San Vicente Ferrer, el santo patrono de Juchitán.

Colorida cultura

La comunidad muxe viajó 720 kilómetros desde Juchitán, Oaxaca, para participar por segunda ocasión   como  uno de los contingentes indígenas más vistosos de la 41 Marcha del Orgullo Gay que se realizó en la Ciudad de México. Más de 50 integrantes de la comunidad muxe, tanto del Istmo de Tehuantepec como de los radicados en la Ciudad de México, participaron en  dos carros adornados con motivos de la cultura istmeña.

Jany, Lina y Francis  no vistieron   de traje regional como el resto de sus compañeras, ellas son las otras muxes que  en las fiestas  del Istmo lucen    guayaberas blancas  tapizadas de flores y las tradicionales cadenillas, además de colgarse sus más vistosas joyas: “Mientras más grandes mejor, el jardín de flores no luce sin el dorado de los centenarios”, aseguran.

“Es la primera vez que venimos y estamos contentas por el recibimiento que nos hicieron los muxes radicados en la Ciuda de México. Es una fiesta de hermandad donde mostramos nuestra cultura zapoteca”, comentó  Lina que no dejaba de saludar a sus  paisanos que la reconocían;  es un conocido taquero de Juchitán.

Caminando entre el contingente, una  banda tradicional rompía con el ritmo de la música moderna de los carros que iban cerca  de la comunidad muxe. La música istmeña no sólo hacía  bailar a  los asistentes a lo largo de la avenida Reforma, también a las muxes que desde los carros repartían regalos, panes, mezcal y juguetes.

Este año, la comunidad muxe formó de la campaña publicitaria #ConMuxeOrgullo del Grupo Modelo. La primera vez que la comunidad participó en la marcha fue en 2014, cuando el ayuntamiento de Juchitán creó la Dirección de Políticas Públicas y Diversidad Sexual;  con esto hizo historia en Oaxaca.

Exigen justicia

En uno de los camiones iba María del Carmen Jiménez Cazorla y Sonia Jiménez, familiares de uno de los fundadores de las Auténticas Intrépidas Buscadoras del Peligro —asesinado hace cuatro meses en su casa—, quienes acompañaron al contingente como una forma de honrar la memoria del activista muxe y exigir justicia.

“A mi tío le hubiera conmovido este homenaje que le realizan sus hermanas muxes, era considerada una madre para ellos,  luchó por hacer visible a las muxes dentro y fuera del istmo, aquí está parte de su trabajo. Además, este espacio es también especial para exigir justicia y  que su muerte no quede impune”, manifestó María del Carmen.
“La participación de las muxes no es ir de ‘pachanga’, sino  exigir justicia  y honrar la memoria de nuestra madre muxe Oscar Cazorla”, es lo primero que responde Kika,  cuando se le pregunta por la presencia de la comunidad en la marcha más importante de la comunidad LBGTTTQ en el país.

Medidas cautelares  no funcionan

Después del asesinato de Oscar Cazorla, 12 de ellas solicitaron al Estado Mexicano medidas cautelares —sobre todo las activistas y defensoras de los derechos humanos de los integrantes de la comunidad—, las cuales se les otorgó por considerar que corrían peligro ante la ola de violencia que sacude a Juchitán.

Pero las medidas cautelares no son eficaces, según Enrique Godínez, una de las beneficiadas, ya que los elementos policiacos estatales sólo se presentan para la firma, pero no cumplen adecuadamente con su función de brindar la seguridad a las que están en riesgo.

“La policía llega a vernos sólo cuando tienen que cumplir con las firmas, luego pierden el tiempo y no nos dan realmente la protección que requerimos. Lo peor es que no hay una respuesta de la justicia para dar con los responsables del asesinato, ya son casi cuatro meses y nada, queremos justicia, por eso vamos alzar la voz para que nos escuchen”, aseveró Enrique Godínez.

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios