19 | NOV | 2019
Urge respuesta “a gran escala” de la  ONU a crisis humanitaria de Venezuela
Foto: Captura de pantalla

Urge respuesta “a gran escala” de la ONU a crisis humanitaria en Venezuela: informe

04/04/2019
19:14
José Meléndez / corresponsal
-A +A
La masiva migración de venezolanos “está desbordando los sistemas de salud de los países receptores”, aseguró un informe de Human Rights Watch y de la Universidad Johns Hopkins, de Estados Unidos, divulgado este jueves

San José.– Un informe de expertos y médicos de Human Rights Watch (HRW), una agrupación no estatal de Washington dedicada a la protección mundial de los derechos humanos, y de la Universidad Johns Hopkins, de Estados Unidos, revelado este jueves advirtió que la Organización de Naciones Unidas (ONU) debe gestar con urgencia una respuesta a “gran escala” para enfrentar la profunda crisis humanitaria de Venezuela.

La mezcla de factores como la prolongada escasez de medicamentos y alimentos en Venezuela y la proliferación de enfermedades a través de las fronteras exigen una “respuesta rotunda” de la Secretaría General de la ONU, alertó el estudio, elaborado por HRW y la Escuela Bloomberg de Salud Pública de la universidad, con sede en Maryland.

La investigación se denomina “La emergencia humanitaria en Venezuela: se requiere una respuesta a gran escala de la ONU para abordar la crisis de salud y alimentaria”.

“El éxodo masivo de venezolanos—más de 3.4 millones en los últimos años—está desbordando los sistemas de salud de los países receptores”, indicó.

“Los datos reunidos en Colombia y Brasil muestran un aumento abrupto en la cantidad de ciudadanos venezolanos que intentan obtener tratamiento médico en el extranjero, y diversos doctores indicaron que, en general, los venezolanos llegaban tras haber recibido un tratamiento limitado en su país, o directamente sin haber recibido ningún tratamiento”, agregó.

Entre otros datos, precisó que el hambre, la desnutrición y la severa escasez de alimentos “son fenómenos extendidos en todo el territorio” de Venezuela.

En 2018, la Organización para la Alimentación y la Agricultura de la ONU (FAO) indicó que, entre 2015 y 2017, casi el 12% de los venezolanos —3.7 millones— estaban subalimentados, comparado con menos del 5% entre 2008 y 2013, recordó.

La mayoría de los hogares venezolanos están en situación de inseguridad alimentaria y el nivel de niños y niñas de menos de 5 años con desnutrición aguda moderada y severa es alarmantemente alto, relató.

“El número de casos de tuberculosis registrados en Venezuela aumentó de 6 mil en 2014 a 7 mil 800 en 2016, y en informes preliminares se indica que hubo más de 13 mil casos en 2017. La tasa de incidencia de la tuberculosis ha aumentado en forma constante desde 2014, y en 2017 llegó a ser de 42 cada 100 mil personas. Se trata de la tasa más alta en Venezuela en 40 años”, destacó.

Más en riesgo

Shannon Doocy, profesora asociada de Salud Internacional de la Escuela, dijo que “el colapso absoluto del sistema de salud de Venezuela, combinado con la escasez generalizada de alimentos, está agudizando el calvario que viven los venezolanos y poniendo a más personas en riesgo”.

“Por más que lo intenten, las autoridades venezolanas no pueden ocultar la realidad del país”, adujo Doocy, encargada de investigaciones en la frontera de Venezuela con Colombia y Brasil y citada en un resumen que HRW emitió para divulgar el informe. “Necesitamos del liderazgo de la ONU para contribuir a terminar con esta grave crisis y salvar vidas”, sentenció.

La indagatoria concluyó en que el gobierno del cuestionado presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, carece de la capacidad para ponerle fin a la crisis y, por el contrario, la exacerba al negarla y “censurar información sobre la magnitud y la urgencia de los graves problemas que enfrenta el país”. Maduro alegó reiteradamente que la crisis de carencias en su país es por culpa de Estados Unidos, por la “guerra económica” y las sanciones financieras sobre Venezuela.

El secretario general de la ONU, el portugués António Guterres, debe “advertir” sobre la crisis humanitaria venezolana y desplegar “un plan de asistencia de gran escala para Venezuela que sea neutral, independiente e imparcial”, pidió Paul Spiegel, director del Centro por la Salud Humanitaria de la Universidad, citado en el resumen.

Si Guterres evita declarar oficialmente que en Venezuela hay una emergencia humanitaria, “la participación a gran escala de la ONU, que es imprescindible para abordarla, muy probablemente no se dé”, lamentó.

El estudio exhortó a Guterres a instruir a las instancias de la ONU de Socorro de Emergencias y Asuntos Humanitarios a que enfrenten el conflicto venezolano como “asunto prioritario” que requiere de una intensa movilización de “esfuerzos y recursos”.

También urgió a que el secretario general solicite a Maduro a revelar datos de enfermedades, epidemiología, seguridad alimentaria y nutrición, para que la ONU tenga elementos para evaluar “la magnitud real de la crisis en todo el país”.

“Si bien las autoridades venezolanas pueden rechazar ofrecimientos específicos de asistencia, tomar esa decisión impone la obligación de definir alternativas que permitan abordar de manera efectiva las necesidades urgentes de la población. Las autoridades del gobierno de Nicolás Maduro no han cumplido con su obligación”, indicó.

Por su parte, José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW, denunció que “las autoridades venezolanas públicamente minimizan la crisis, censura información, hostigan y toman represalias contra quienes recopilan datos o informan sobre lo que ocurre, y, además, hacen poco y nada para paliar el sufrimiento del pueblo”.

“Estas autoridades son responsables por la pérdida innecesaria de vidas que ha causado su negación de la crisis y sus políticas de obstrucción”, reafirmó.

La recopilación de datos se prolongó por más de un año con especialistas que entrevistaron a profesionales de la salud, ciudadanos venezolanos que habían llegado recientemente a Colombia y Brasil para solicitar atención médica o en busca de alimentos, representantes de organizaciones humanitarias internacionales y no gubernamentales, funcionarios de la ONU y autoridades de los gobiernos de Brasil y Colombia

El equipo también analizó datos de la situación interna de Venezuela aportados por fuentes oficiales, hospitales, organizaciones nacionales e internacionales e instituciones no gubernamentales.

El documento fue dado a conocer en momentos de permanente tensión política dentro y fuera de Venezuela, por el prolongado conflicto político, socioeconómico e institucional venezolano y su situación de incertidumbre.

En una serie de violentos incidentes fronterizos ocurridos el 23 de febrero pasado, una asistencia humanitaria internacional aportada mayoritariamente por EU quedó guardada desde ese día en bodegas de Colombia y Brasil fronterizas con Venezuela, tras una fallida expedición terrestre cuyo ingreso a suelo venezolano fue impedido a sangre y fuego por tropas de Maduro.

El gobierno venezolano anticipó reiteradamente que jamás permitiría el ingreso de la ayuda humanitaria de EU y sus aliados desde Colombia y Brasil y alegó que se trató de una asistencia con un objetivo político, porque pretendió intervenir en los asuntos internos de Venezuela.

Con aval de Maduro, la Federación Internacional de Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFCR por sus siglas en inglés) afina un plan de auxilio a los venezolanos más golpeados por la emergencia para enviar un paquete de soporte médico generalizado que, según el programa oficial, ingresaría el 15 de abril próximo a Venezuela para atender a unas 650 mil personas.

El texto completo del informe de HRW y la Universidad puede accederse en el siguiente enlace. 

agv

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios