23 | ABR | 2019
Trump, “casi” decidido a declarar emergencia
Donald Trump saluda a Reggie Singh, cuyo hermano, un policía, murió en la línea del deber. El presidente visitó ayer una estación de la Patrulla Fronteriza en McAllen, Texas (LEAH MILLIS. REUTERS)

Trump, “casi” decidido a declarar emergencia

11/01/2019
04:10
Víctor Sancho / Corresponsal
-A +A
En visita a frontera sur, defiende la necesidad de construir muro debido al crimen; rechaza haber dicho que México pagaría por la barrera “con un cheque”

Washington.— Ante la imposibilidad e incapacidad de llegar a un acuerdo para conseguir fondos para su prometido muro, el presidente estadounidense Donald Trump parece estar decidido a declarar una “emergencia nacional” en la frontera con México para poder construirlo saltándose al Congreso.

El mandatario viajó ayer a la frontera para ver de primera mano la situación de la “crisis humanitaria” que, en su opinión, sólo puede resolverse erigiendo una barrera física.

“O ganamos y llegamos a un acuerdo, porque creo que un acuerdo es una victoria para todos, o declararé emergencia nacional”, dijo Trump al salir de la Casa Blanca rumbo a Mc Allen, Texas. “Si no llegamos a un acuerdo, sería muy sorprendente que no declare emergencia nacional y fondee a través de varios mecanismos. Es casi seguro que lo haré”, añadió.

Una vez en McAllen, donde se reunió con agentes fronterizos, dijo: “Es un tema de sentido común. Ellos necesitan una barrera. Necesitan un muro, si no lo tienen lo que va a haber es mucho trabajo... Y muerte, mucha muerte”.

Cuestionado sobre si será México el que pague por el muro, Trump afirmó que nunca dijo que México iba a pagar “con un cheque” por el muro en la frontera, a pesar de que fue un leimotiv de su campaña electoral. “Cuando dije que México pagaría por el muro frente a miles de personas… obviamente no quise decir que nos darían un cheque”, explicó, pese a que en 2016 expresó textualmente que recibiría “un pago de entre 5 mil millones y 10 mil millones de dólares”. Ayer defendió que México pagará a través del acuerdo comercial T-MEC, que sustituye al TLCAN.

Trump está cada vez más arrinconado ante la presión de mantener el cierre de gobierno como rehén para conseguir su deseado muro en la frontera con México. “Estamos atorados. No veo salida adelante”, confesó el senador Lindsey Graham, uno de los más leales a Trump y conocido por sus tejemanejes capaces de sacar adelante acuerdos y pactos rocambolescos.

“No sé con quién más hablar, no sé qué hacer. Nunca me he sentido más deprimido como ahora”, expuso. El Congreso inició un receso que durará hasta la próxima semana, con lo que el gobierno superará el récord histórico de más días sin fondos.

La Casa Blanca no está dispuesta a dar su brazo a torcer. “Si no hay muro no hay acuerdo”, sentenció el vicepresidente, Mike Pence, en el Congreso, advirtiendo que Trump “conseguirá [el muro] de una forma u otra”, y que tiene “el derecho absoluto” de declarar la emergencia nacional”.

“No sé siquiera si el presidente quiere el muro”, señaló la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi. “Creo que sólo quiere el debate sobre el muro, y le está costando”, añadió, insinuando que el enroque presidencial solo tiene carácter electoral. “No creo que quiera una solución; creo que ama la distracción que esto supone sobre otros problemas”, sentenció Pelosi.

Trump pasó el día de ayer en Texas rodeado de su equipo de seguridad nacional y visitando puestos fronterizos, alabando el trabajo de los cuerpos de seguridad e insistiendo en los peligros que representa el cruce ilegal de personas y la criminalidad en la frontera. Insistió en que va a construir “una poderosa barrera de acero” (ya ha defenestrado la palabra “muro”). El poder infranqueable de su propuesta quedó en entredicho por unas imágenes publicadas por NBC, donde se ve cómo la barrera que debía ser supuestamente impenetrable, con bolardas de acero de 9 metros de alto, se puede romper con una sierra.

Mientras tanto, el país se resigna ya a vivir el cierre de gobierno más largo de su historia. Hoy se cumplen 21 días en los que 25% de la administración federal no funciona con normalidad, un tiempo récord. Los funcionarios públicos afectados, más de 800 mil, ya han visto como no recibían los cheques correspondientes.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, advirtió que si el cierre se alarga mucho tendrá un “efecto considerable” para la economía de la Unión Americana.

En paralelo, y como consecuencia del paro parcial del gobierno, Trump canceló su viaje a Europa, donde tenía que participar en el Foro Económico de Davos, en Suiza.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios