05 | DIC | 2019
SOS. La crisis del agua que amenaza la vida
Imagen satelital de Chennai, India. La ciudad registra una crisis hídrica, luego de que los cuatro embalses que tradicionalmente abastecen a la urbe se quedaran prácticamente vacíos por la falta de lluvias. Foto/AP

SOS, la crisis del agua que amenaza la vida

21/07/2019
02:14
Luis Méndez / Corresponsal
-A +A
El cambio climático, la sobrepoblación, explotación de los acuíferos y la mala gestión de los recursos agravan la escasez, afirman expertos

Madrid

En varias ciudades del planeta la escasez de agua está llegando a niveles críticos, lo que podría desencadenar revueltas sociales y emergencias sanitarias que se volverían extremadamente graves si colapsan los sistemas de suministro.

Entre las causas del desabasto en las grandes ciudades destaca el cambio climático, que reduce el agua de lluvia disponible y aumenta las temperaturas; la sobrepoblación, la desmedida explotación de los acuíferos y la mala gestión de los recursos también contribuyen a acentuar la escasez del líquido, según los expertos.

Con sus más de 7 millones de habitantes, la ciudad de Chennai registra una de las crisis hídricas más acusadas en la historia de India, luego de que los cuatro embalses que tradicionalmente abastecen a la urbe se quedaran prácticamente vacíos por la falta de lluvias. Chennai es la víctima más reciente de las olas de calor que afectan a India y que se han recrudecido en los últimos años. Cerca de 600 millones de personas, casi la mitad de la población del país, podrían estar expuestas a las restricciones de agua, según reportes del grupo de estudios NITI Aayog, que advierte que India se enfrenta a uno de sus mayores aprietos ecológicos.

mdossier-agua5_102020770.jpg
Un proyecto en Jerusalén con jardines verticales que busca aprovechar el agua
 

“Si el sistema de abastecimiento de  agua colapsa, hay que evacuar la ciudad, porque en cuestión de días comenzarán a aparecer las enfermedades. Aguanta más una ciudad sin electricidad que una ciudad sin agua  corriente, porque lo que se interrumpe es algo tan esencial como el saneamiento”, señala a EL UNIVERSAL Santiago Martín Barajas, ingeniero agrónomo y experto en la problemática del agua.

“En los conflictos bélicos lo que negocia siempre Naciones Unidas es el restablecimiento del suministro de  agua potable. En una ciudad en la que se corta el suministro de agua, si la población sigue ahí, tiene garantizado el surgimiento de epidemias a corto o mediano plazo. Más allá de la cantidad de agua embotellada que se tenga para beber, el colapso de la red de abastecimiento es la antesala de una catástrofe sanitaria”, agrega el coordinador del área Agua de Ecologistas en Acción.

Durante la crisis hídrica, en las zonas más deprimidas de Chennai se formaron largas filas en las que se agolpaban decenas de miles de vecinos que, cada tres o cuatro días, esperaban a las pipas para llenar de agua  cualquier recipiente, como latas y bidones de plástico, en cantidades que apenas alcanzaban para satisfacer sus necesidades más elementales.

Son escenas de precariedad que se repiten en otras ciudades afectadas por la carencia de agua, al igual que las tensiones sociales que llegan a provocar el secuestro de los camiones cisterna por parte de la población más urgida, además de enfrentamientos entre las comunidades.

mdossier-agua4_102020674.jpg
En Milton Keynes, Reino Unido, buscan reducir el riego de jardines privados.
 

En los próximos cinco años, las autoridades de Chennai planean abrir dos nuevas plantas para desalinizar el agua  de mar, lo que no basta para cubrir las necesidades de la ciudad que ha pasado a depender casi exclusivamente de las cada vez más infrecuentes lluvias.

Junto a Chennai, ciudades indias como Bangalore, Hyderabad y Nueva Delhi también sufren una significativa falta de agua que en un futuro próximo podría derivar en un problema acuciante. En 2020, más de 20 ciudades del país asiático podrían quedarse sin acuíferos.

Otras urbes como Ciudad del Cabo, en África, también arrastran graves problemas, aunque hasta ahora las medidas de choque para restringir el consumo y las lluvias fortuitas hayan contribuido a evitar el desastre que implicaría la desconexión del abastecimiento de agua, tal como estuvo a punto de suceder en 2018 en esa urbe africana tras sufrir varios episodios de sequía.

“Los comunicados de la alcaldía pintaban un cuadro apocalíptico: puntos de agua manejados por el ejército, enfermedades epidémicas y disturbios incontrolables. Mucha gente construyó sus propios tanques de  agua, cavó pozos y acaparó el mayor número de botellas de agua potable de los supermercados. En los barrios marginados la crisis ya llevaba mucho tiempo, pero la situación en la que quedarían estos barrios si el agua se hubiera agotado en la ciudad era devastadora”, relata el politólogo sudafricano Dustin Kramer.

“Entendemos que lo que ocurrió es una advertencia seria del comienzo de la historia moderna del cambio climático”, agrega.

La drástica política de ahorro y las lluvias de invierno revirtieron en parte la crítica situación aumentando ligeramente el nivel de los embalses de Ciudad del Cabo y aplazando el temido Día Cero que entrañaba la cancelación del suministro de agua, aunque la situación sigue siendo muy delicada en esa zona del sur de África.

“Hay que modificar el esquema de abastecimiento urbano de agua tradicional y apostar por esquemas basados en la posibilidad de manejar fuentes de recursos hídricos múltiples, que permitan reducir el umbral de riesgo ante una situación prolongada de sequía”, advierte Jorge Olcina, catedrático de Análisis Geográfico de la Universidad de Alicante.

Otras grandes urbes como Barcelona o Ciudad de México comienzan a ofrecer también síntomas preocupantes de deshidratación que se podrían ver agravados por el cambio climático, aunque por ahora estas ciudades únicamente hayan registrado crisis puntuales.

***Fotos en el texto: tomadas de GARDEN MONITOR/MILTON KEYNES

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios