"Mi papá escapó de los nazis y su misión era salvar polacos"

31/08/2019
|
03:51
|
Alexis Ortiz
Andrzej Rattinger. Fotos: IVÁN STEPHENS. EL UNIVERSAL

"Mi papá escapó de los nazis y su misión era salvar polacos"

31/08/2019
03:51
Alexis Ortiz
-A +A
Recuerda que su padre logró escapar de los nazis al inicio del conflicto; toda la familia se acabó; las matanzas de esa época eran increíbles, dice

El eco del conflicto se hizo presente en Polonia meses antes de iniciar la Segunda Guerra Mundial. El ruido lejano de los aviones, las armas disparadas y los cañonazos al aire advertían que se aproximaba una época de sangre y desolación para millones de personas.

El 28 de agosto de 1939, Wladyslaw Rattinger Wysocki trabajaba en la Oficina Central de Comunicaciones de Varsovia cuando recibió una carta donde le informaban que debía integrarse a las filas del ejército polaco. El primer encargo para el joven fue tomar un automóvil con equipo avanzado de telefonía y telegrafía para comunicar a las tropas.

Sin perder tiempo, Wladyslaw abandonó Varsovia y con otros cinco soldados se dirigieron a Cracovia. Su sorpresa fue mayor cuando escucharon las aeronaves alemanas sobre sus cabezas y cómo éstas disparaban a quemarropa. Posteriormente, el ejército nazi marchó hacia ellos, los capturó y envió a un convento acondicionado como cárcel.

Así pasó los primeros días de la guerra como un prisionero; sin embargo, pudo escapar gracias a la desorganización de los alemanes en el inicio del conflicto.

Al conseguir su libertad, el joven regresó a Lwow, su ciudad natal, sin saber que la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) ya preparaba una invasión a esa comunidad.

Andrzej Rattinger Aranda es el hijo mayor hijo de Wladyslaw y vive en México. En entrevista con EL UNIVERSAL describe la experiencia de su padre en uno de los mayores conflictos armados de la historia: pasó de ser un prisionero de los alemanes y los soviéticos a salvar la vida de 800 civiles, a quienes logró trasladar por mar y tierra a León, Guanajuato.

“Cuando mi padre llegó a Lwow buscó trabajo, pero pronto los comunistas rusos atacaron todo y sacaron a las personas de sus casas. Mi papá se integró a La Resistencia, una organización opositora a los invasores, pero lo capturaron, lo encerraron en la cárcel de la ciudad y después lo enviaron a Siberia”, relata.Wladyslaw fue transferido a tres campos distintos bajo el régimen soviético y aunque en esos lugares la gente trabajaba hasta morir, él salvó su vida porque tenía conocimientos básicos de dentista; eso le permitió dedicarse a atender a quienes estaban en el campamento y huir de los trabajos forzosos.

Según Andrzej Rattinger, su padre pudo escapar de la URSS en 1941 por la Operación Barbarroja, con la cual Adolfo Hitler ordenó a sus tropas invadir Rusia. En ese momento muchos de los polacos que estaban bajo el yugo de los soviéticos lograron huir, mientras Joseph Stalin, el líder de la URSS, preparaba una alianza con ingleses y estadounidenses para hacerle frente a los nazis.
“A mi papá lo liberaron del campamento y salió caminando del círculo polar ártico, bajó hasta Asia Central y ahí se incorporó al ejército polaco en el exilio, encabezado por el general Anders.
“Su labor era primordialmente salvar a los polacos que se encontraban en los campos para juntarlos a todos”, explica Andrzej Rattinger.
Los civiles que eran rescatados por el ejército del general Anders eran enviados a distintos puntos de África por orden de la tropa inglesa, que en ese momento también se dedicaba a sacar de la zona de conflicto a la mayor cantidad de gente posible. No obstante, los espacios que había disponibles se fueron llenando y se buscaron más opciones.

m51-entrevista3_103650604.jpg
Según Andrzej Rattinger, su padre pudo escapar de la URSS en 1941 por la Operación Barbarroja.
 

“El ejército polaco empieza a negociar en India y en Estados Unidos, ellos les dicen que no, pero que ahí está México. Entonces este país acepta entregar 30 mil visas, aunque sólo se necesitaron mil 800”, señala Andrzej Rattinger.

Una vez hecha la negociación, Wladyslaw fue elegido para guiar un grupo de 800 personas hacia León, Guanajuato, donde se establecieron en la Hacienda de Santa Rosa.

Según la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), entre 1943 y 1947 en ese espacio se albergaron mil 453 refugiados polacos, 280 eran niños.

Aunque en Santa Rosa los refugiados estaban lejos de la guerra, no estuvieron exentos de complicaciones. En ese lugar, del que no podían salir a menos que tuvieran permiso, enfrentaron la enfermedad de la malaria, así como carencias médicas y alimenticias.

Para Wladyslaw, llegar a México significó el inicio de una nueva vida. Nunca más vio a su familia, sólo recibía telegramas de su madre y se enteró de que un primo seguía con vida tras la guerra.

“Toda la familia se acabó, las matazones de aquella época eran increíbles; las personas desaparecieron en Siberia o en la Unión Soviética.

“Como Stalin tenía miedo de que Hitler invadiera la Unión Soviética mandó todas sus fábricas y agricultores a Asia Central, ahí toda la gente se perdía”, asegura Andrzej Rattinger.

En nuestro país, el joven Wladyslaw trabajó en muchas cosas: organizó un grupo de teatro que duró 15 años, se dedicó a la carpintería, hacía juguetes, se empleó en tiendas de pintura y utensilios de comida.

Sin embargo, antes ayudó a construir la Hacienda de Santa Rosa, la cual pasó de ser un lugar deshabitado a un espacio donde los niños podían estudiar, dormir y tener acceso a un servicio de salud, además de que todos podían trabajar en la ganadería y en la agricultura.

Al concluir la guerra, Wladyslaw vivió en León y posteriormente en Guadalajara, Jalisco, donde laboró en una empresa gasera en la cual se pensionó.

Y aunque nunca se planteó volver a su país por los riesgos que eso implicaba, su esposa Ana María Aranda Guedea, con quien vivió hasta su muerte, lo ayudó a superar su pasado, empezar de cero y construir la familia que hoy lucha porque su historia no sea olvidada.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios