Gobernador de NY ofrece ayuda legal a repartidor de pizza detenido en base militar

Detener a un hombre trabajador y separarlo de sus hijas no hace más grande a EU, dijo el gobernador Andrew Cuomo, al anunciar que brindará representación legal gratuita al ecuatoriano Pablo Villavicencio
Cuomo advirtió que una política de migración "basada en prejuicios y crueldad" no hace más grande a Estados Unidos
Pablo Villavicencio, ciudadano ecuatoriano arrestado la semana pasada en una base militar a la que acudió a entregar un pedido de pizzas y que está en riesgo de ser deportado (Foto: AP)
07/06/2018
13:57
EFE
Nueva York
-A +A

El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció hoy que su despacho está dispuesto a proveerle representación legal gratuita al ciudadano ecuatoriano arrestado la semana pasada en una base militar a la que acudió a entregar un pedido de pizzas y que está en riesgo de ser deportado.

La detención de Pablo Villavicencio cuando entregaba pizzas en la base militar de Fort Hamilton "va en contra de todo lo que creemos", señaló Cuomo en una declaración difundida por su despacho.

"Nueva York está dispuesta a proveerle a Villavicencio y su familia representación legal gratuita y servicios a través del Proyecto de Defensa de la Libertad", anunció el gobernador.

Destacó que ese proyecto, el primero estatal de ese tipo, busca "ayudar a los inmigrantes, independientemente de su estado, a obtener acceso a servicios legales".

Cuomo advirtió que una política de migración "basada en prejuicios y crueldad" no hace más grande a Estados Unidos, como tampoco detener a un hombre trabajador, separarlo de sus hijas y destrozar las comunidades.

"Frente al asalto del gobierno federal contra los inmigrantes, protegeremos nuestros valores y lucharemos por los derechos de todos los neoyorquinos", sentenció.

En declaraciones a la cadena Telemundo, Villavicencio, quien permanece en el centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en el condado Hudson, en Nueva Jersey, descartó haber autorizado al personal militar a que indagara sobre su estatus migratorio.

Además, pidió a quienes se han movilizado para solicitar su liberación y evitar que sea deportado que "no desmayen".

"No me dejen deportar, que no me dejen separar de mi familia, que yo necesito estar al lado de mis hijas", afirmó Villavicencio, de 32 años, quien llegó a Estados Unidos en 2008 y solicitó le otorgaran un asilo político que le fue negado en el 2010.

Posteriormente, conoció a su esposa, Sandra Chica, de origen colombiano y ciudadana estadounidense, con quien tiene dos pequeñas de 3 y 4 años, y en febrero pasado presentó su petición de residencia.

ae

Mantente al día con el boletín de El Universal