En Latinoamérica, desigualdad y crisis
El exmandatario Evo Morales durante una conferencia de prensa en Argentina. Foto: ALEJANDRO PAGNI. AFP

En Latinoamérica, desigualdad y crisis

05/01/2020
04:11
José Meléndez, corresponsal
-A +A
Aunque Venezuela seguirá dominando el panorama, Bolivia tendrá elecciones presidenciales en fecha por definir

San José.- Aunque mermó su velocidad en la segunda quincena de diciembre de 2019 por la pausa o freno ante las festividades navideñas y de fin y principio de años, el tren político de América Latina y el Caribe acelerará hoy con una crucial decisión legislativa en Venezuela y avanzará en 2020 con escalas en consultas populares electorales y en ceremonias de cambios mando con nuevos presidentes.

La región arrastrará en 2020 los mismos traumas que acumuló desde el siglo XX, en un panorama de profunda desigualdad socioeconómica y de acuciante ingobernabilidad que se agravó en 2019 con los inesperados o sorpresivos estallidos en Chile, Colombia y Ecuador y con la agudización de las crisis políticas en Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Haití y Honduras.

La agenda interamericana estará ocupada por cuestiones como la guerra de casi 50 años y dudoso resultado contra el narcotráfico y la creciente migración irregular procedente de América Latina y el Caribe, Asia y África a México rumbo a Estados Unidos.

“La región sigue estancada”, dijo el costarricense Pablo Barahona, ex embajador de Costa Rica en la Organización de Estados Americanos. “Estancada e incapaz de ponerle una mano en el pecho al Departamento de Estado de EU sobre temas como la ya fracasadísima política antidrogas o el enorme problema de la desigualdad en el continente más desigual del mundo”, adujo, en entrevista con EL UNIVERSAL.

“Son problemas que jalonamos de décadas de subdesarrollo que seguirán marcando a la región, mientras no se dé un cambio de timón hacia liderazgos políticos de nuevo cuño”, afirmó.

El almanaque de 2020 llevará a traspasos en los poderes ejecutivos en Guatemala —14 de enero— y en Uruguay —1 de marzo— y a elecciones presidenciales indirectas en marzo en Guyana y directas en mayo en República Dominicana y en Bolivia, en fecha que aún está por definir.

El calendario anual marcó elecciones legislativas, municipales, departamentales (estatales) y regionales en Venezuela, Costa Rica, Uruguay, Perú y Chile. Los chilenos decidirán en abril en un plebiscito si aceptarán o rechazarán reformar la Constitución Política vigente desde 1980.

Pero al igual que en la década de 2010, el inicio del decenio de 2020 concentrará parte de la atención política continental en Venezuela.

Atrapada al menos desde 2014 en una profunda crisis política, socioeconómica e institucional, Venezuela prolongará una batalla entre dos bandos: en un lado está el oficialismo, instalado vía electoral en el poder desde 1999 con el “chavismo” defensor del socialismo, prorégimen comunista de Cuba y antigobierno de Estados Unidos, y en otro está la oposición con el antichavismo promotor de una democracia con alternancia del poder por la ruta de las urnas, proWashington y antiLa Habana.

En este andamiaje, hoy es día crucial en Venezuela. Dominada a partir de enero de 2016 por la oposición política, que ganó los comicios parlamentarios de diciembre de 2015, la Asamblea Nacional decidirá si reelige al opositor Juan Guaidó como su presidente y le encomienda otro año como mandatario interino del país, puesto al que juró en enero de 2019. Empeñado en bloquear la reelección de Guaidó, el cuestionado presidente venezolano, Nicolás Maduro, operó en las sombras, pese a que fue desconocido a partir del 10 de enero de 2019 como gobernante por más de medio centenar de naciones que acusaron que su reelección en 2018 para un segundo sexenio consecutivo fue ilegítima.

De los 167 diputados, la oposición requiere 84 para reconfirmar a Guaidó, pero las sorpresas tampoco se descartan en un escenario volátil y frágil.

El subsecretario interino para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Michael Kozak, alertó el jueves anterior en Twitter que los diputados “elegidos legítima y democráticamente deben estar habilitados para votar” hoy por el presidente de la Asamblea, “ya sea en persona, a través de un apoderado o de forma remota”. Por eso, el tren político americano hará en Venezuela su primera gran parada de 2020… con un signo de incertidumbre.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios