Colombia confisca dos toneladas de cocaína que “Guacho” pretendía enviar a México

La policía colombiana confirmó que la droga perteneció a una organización criminal encabezada por un disidente de las FARC que está dedicado al contrabando de estupefacientes con cárteles mexicanos del narcotráfico internacional

Colombia confisca dos toneladas de cocaína que “Guacho” pretendía enviar a México
El cargamento de cocaína que iba a ser enviado a México por una organización criminal desde Colombia fue localizado en una bodega o “caleta” oculta en una espesa vegetación en la zona suroccidental colombiana. (Foto: Policía Nacional de Colombia)
Mundo 28/06/2018 19:52 José Meléndez / corresponsal San José Actualizada 22:29

Un cargamento de dos toneladas de cocaína que iba a ser enviado a México por una organización criminal encabezada por el ecuatoriano Wálter Artízala Vernaza, alias “Guacho”, acusado de asesinar en abril pasado a un equipo periodístico del diario El Comercio, de Ecuador, y disidente de una guerrilla comunista colombiana, fue confiscado anoche por Colombia cuando estaba listo para ser transportado por mar hacia Centroamérica.

La información fue suministrada este jueves a EL UNIVERSAL por la Dirección Antinarcóticos de la Policía Nacional de Colombia, al reconfirmar a este diario que la droga sería transportada vía marítima por aguas internacionales primero a Guatemala y luego a México. La sustancia fue incautada por la Dirección en una tarea conjunta con la Armada Nacional, informó.

La mercancía pertenecía a una organización comandada por “Guacho”, disidente de la ex guerrilla comunista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que en 2017 se negó a desmovilizarse, desarmarse y plegarse al proceso colombiano de paz en desarrollo.

Los gobiernos de Bogotá y Quito acusaron reiteradamente en los últimos meses a “Guacho” de estar involucrado en el contrabando de drogas, en intensas operaciones con cárteles mexicanos del narcotráfico internacional en el suroccidente de Colombia y el norte y noroccidente de Ecuador y de ser responsable del secuestro, el 26 de marzo pasado, del equipo del periódico El Comercio.

Los dos gobiernos ratificaron que el periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra fueron asesinados por el Frente Oliver Sinisterra, grupo armado organizado residual dirigido por “Guacho”.

LANCHAS
La Dirección Antinarcóticos reportó hoy que los dos mil kilos de cocaína estaban listos para ser transportados en lanchas rápidas a Centroamérica desde un estero cercano a Tumaco, estratégico puerto en el litoral del Océano Pacífico y municipio colombiano del suroccidental departamento (estado) de Nariño, pieza clave de las mafias de la narcoactividad.

Según el informe, el comando Jungla de la Dirección y tropas de la Armada encontraron “una sofisticada caleta (bodega) para el almacenamiento de alcaloides” escondida dentro de la vegetación y en el estero cerca del mar, en un sitio conocido como “El Chontal” y en un operativo en el que hubo un tiroteo.

En un primer intento por ingresar al estero, las embarcaciones militares y policiales “fueron recibidas con disparos que provenían desde el manglar”, por lo que el comando Jungla desembarcó desde aeronaves en la zona donde ocurrió el ataque armado, ´precisó el relato oficial. En la huida, agregó, los delincuentes que custodiaron la caleta abandonaron nueve pistolas y 35 radios de comunicaciones.

De acuerdo con el parte policial, más de 20 personas dirigidas por dos hombres, a los que solo identificó como “El grande” y “El profe”, se enfrentaron a las fuerzas de seguridad.

“Estos sujetos al servicio de ‘Guacho’ estarían alistando el alcaloide para embarcar en las lanchas rápidas que provenían del vecino país (Ecuador) bordeando las costas del litoral Pacífico en la noche para no ser detectadas”, describió.

Tras controlar el ataque armado, las autoridades inspeccionaron el lugar y accedieron hasta la caleta “oculta en la espesa vegetación y cubierta con madera”. En su interior fueron hallados 99 bultos con el alcaloide y con unas marcas “particulares” con logotipos de equipos de fútbol, precisó.

Con la incautación “se afectó significativamente las finanzas” de los grupos armados organizados residuales de la zona, ya que el costo del total de la droga “supera los 40 millones de dólares”, puntualizó.

Por la “presión de las autoridades”, los narcotraficantes quedaron obligados a trasladar la carga de los centros de producción, donde están los laboratorios clandestinos, hacia la caleta “muy cerca del mar”, destacó.

“Seguiremos atacando el sistema de drogas ilícitas, cerrando el paso a las organizaciones criminales en el territorio nacional, incautando su principal fuente de financiación”, afirmó el director de Antinarcóticos, brigadier general Fabián Laurence Cárdenas Leonel.

Solo la Policía Nacional decomisó más de 124 toneladas de cocaína de enero al 28 de junio de 2018, según datos oficiales. Como principal productor mundial de cocaína, Colombia confiscó 435 en 2017, 326,4 en 2016 y 253,6 en 2015, de acuerdo con el Ministerio de Defensa Nacional de ese país.

Los gobiernos de Colombia y Ecuador alertaron a inicios de este año que los cárteles mexicanos acrecentaron su presencia en puntos marítimos y terrestres de las zonas fronterizas entre las dos naciones, para el contrabando de gran cantidad de cocaína por los corredores del Océano Pacífico desde esos países hacia Centroamérica y México, rumbo a Estados Unidos.

La DEA, agencia antidroga de EU, reconfirmó que cerca del 85% de la cocaína que ingresó en los últimos años al mercado estadounidense pasó por vías o trillos marítimos del sur al norte de América.

ae

Comentarios