Aceleran rescate de niños en Tailandia ante más lluvias

Autoridades explican que deberán sacarlos lo antes posible, en los próximos días
El monje budista Kruba Boonchum (centro), una personalidad en Tailandia, acudió a rezar a la cueva donde están atrapados 12 niños y su entrenador (YE AUNG THU. AFP)
05/07/2018
03:24
Agencias
-A +A

Bangkok.— Las autoridades de Tailandia y el equipo internacional de rescate que los apoya para sacar a los 12 adolescentes y su entrenador atrapados en una cueva desde el pasado 23 de junio, han empezado a trabajar contra reloj ante el temor de nuevas lluvias en la región.

El ministro del Interior, Anupong Paojinda, señaló que la evacuación “debe acelerarse” antes de que lleguen más lluvias.

En entrevista con Sky News explicó que cada uno de los adolescentes estará acompañado por dos expertos buceadores en la ruta de 200 metros hacia la salida de la cueva, la cual no será fácil por las corrientes.

Un buzo tailandés dijo a Sky News: “Tiene que ser perfecto y [los niños] no deben entrar en pánico o de lo contrario no sobrevivirán”.

Los comentarios del ministro del Interior fueron repetidos por el general Chalong Chai, del ejército tailandés, quien dijo a la televisora que el rescate “será en los próximos días, pero lo antes posible porque va a llover”.

Y agregó: “Ellos usarán las mismas máscaras como los buceadores, pero necesitan más tiempo para llegar”.

Reiteró que los chicos están en buenas condiciones y “se sienten optimistas de que van a salir pronto”.

Horas antes, el gobernador de la provincia de Chiang Rai, Narongsak Osoththanakorn, quien encabeza la célula de rescate, dijo: “No vamos a apresurarnos para sacar a los muchachos de la cueva”.

Hasta ahora se ha entregado alimentos, agua y material sanitario a los chicos, que llevan 12 días atrapados.

Tham Luang Nang Non, la cueva más larga de Tailandia y un popular sitio turístico, es un laberinto de pasadizos de kilómetros de longitud y túneles angostos. Se ubica debajo de la jungla en la provincia de Chiang Rai, durante la temporada de lluvias la cueva puede inundarse y el agua alcanza hasta los seis metros de alto.

En tanto, los rescatistas se enfocan en el bombeo del agua, a través de un sistema especial que instalaron con ayuda de especialistas japoneses. La idea es bombear el máximo de agua de la cueva para facilitar la salida.

Gracias a ese sistema “el agua baja un centímetro por hora, lo que no está mal dado el tamaño de la gruta”, dijo el gobernador Osoththanakorn. “Debemos estar seguros a 100%” en el momento de decidir la evacuación, que podría hacerse en varios grupos”, agregó.

Se movilizaron decenas de buzos para esta operación, con equipos llegados desde Australia, Gran Bretaña, Japón, China y una treintena de soldados estadounidenses, que ayudan al unos mil socorristas tailandeses involucrados en el rescate.

En tanto, los familiares ya preparan la bienvenida. El tío de uno de los niños prometió comprarle una bicicleta nueva y la familia de Pheeraphat le tiene guardado un pastel porque cumplió 16 años el sábado.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS