Se encuentra usted aquí

Revaluación del peso, ¿sueño o realidad?

La mayoría de los encuestados ha llegado a la conclusión de que la depreciación del peso frente al dólar llegó para quedarse al menos un año más
25/11/2016
01:57
-A +A

¿Acaso volveremos a comprar dólares a 17 pesos? La pregunta solía ser frecuente a mediados del año, pero la fuerza de la de-preciación de nuestra moneda en este segundo semestre, acentuada por la llegada de Trump a la Casa Blanca, la fue extinguiendo. Ya son muy escasos los que lo creen.

Peor aún. El pesimismo sobre el futuro de la economía y sobre el valor del peso se ha extendido de tal manera que solo se observan nubarrones hacia delante.

La gran mayoría de los expertos dicen que el peso seguirá debilitándose en las próximas semanas frente al dólar. De 23 grupos de análisis económico encuestados recientemente por Citibanamex —después de las elecciones presidenciales en EU— el más optimista cree que el tipo de cambio cerrará este año en 19.10 pesos por dólar. Pero es una excepción; una aguja en un pajar. Dos tercios de ellos piensan que el dólar estadounidense cerrará este año humillando aún más al peso con una paridad que va de 20.50 a 22.00 pesos.

Pero la cuestión se pone color de hormiga para el peso cuando se pide a estos economistas que proyecten el tipo de cambio al cierre de 2017.

El 68% de ellos afirma que el peso continuará depreciándose frente al dólar el próximo año y el 45% cree que el tipo de cambio se moverá en un rango de 22.00 a 24.00 pesos por dólar para finales de 2017.

Así que la mayoría de los encuestados, expertos del sector privado, ha llegado a la conclusión de que la depreciación del peso frente al dólar es una tendencia que llegó para quedarse por lo menos un año más. Claro que no se puede soslayar la alta incertidumbre que existe en todas estas previsiones respecto de las medidas que efectivamente tomará el gobierno de Donald Trump a partir del 20 de enero próximo. Pero el sentimiento del mercado en este momento es uno de mayor debilidad del peso.

Ahora bien. Quienes creen que puede darse una revaluación del peso frente al dólar a lo largo del próximo año representan el 27% de los encuestados. El 18% cree que la paridad a finales de 2017 se colocará en un rango de 19.00 a 19.50 pesos por dólar; es decir, un tipo de cambio menor al que se opera actualmente. Pero, claro, nadie entre los grupos de analistas encuestados cree que el peso podría revaluarse significativamente frente al dólar en los próximos meses, como para alcanzar paridades de 17 pesos por dólar, que se tuvieron hace poco menos de un año, durante la primera quincena de diciembre del año pasado.

Así que una revaluación relevante del peso frente al dólar no es un escenario creíble para los analistas privados y tampoco lo es para los funcionarios públicos.

El Presupuesto de Egresos de la Federación que aprobaron los diputados para 2017 —por cierto, tres días después de la elección estadounidense— plantea un tipo de cambio promedio de 18.60 pesos por dólar para el próximo año. Una paridad promedio que —en contraste con los pronósticos del sector privado— luce desfasada y poco realista.

Pero incluso el propio Banco de México no sugiere que se evalúe internamente como probable, un escenario de revaluación significativa del peso frente al dólar hacia niveles de 17 pesos. De hecho —hasta donde sabemos— no se tiene planeada la creación de una reserva en el banco central para enfrentar una potencial revaluación del peso de esta magnitud y que —de darse— provocaría pérdidas en su capital.

Así que la balanza de opiniones y de acciones de parte de los analistas y de las autoridades financieras, en las condiciones actuales de incertidumbre y de volatilidad financiera, se inclina hacia una paridad que oscilaría en un rango que va de 20 a 22 pesos por dólar para los próximo meses; manteniéndose la debilidad del peso.

En las condiciones actuales —dadas las consecuencias del ‘huracán’ Trump, como le llamó el gobernador Carstens, y las preocupaciones existentes sobre la salud de las finanzas públicas y el comportamiento esperado de nuestra economía— una revaluación significativa del peso es un sueño, por cierto, que luce cada vez más lejano.

El precio de la incertidumbre. ¿Cuál es el costo de la incertidumbre generada por Trump para una economía como la mexicana altamente dependiente de Estados Unidos? Seguramente lo sabremos cuando tengamos las cifras de inversión, crecimiento e inflación al primer semestre de 2017. Por lo pronto, lo que sí se está viendo es la posposición de algunas inversiones y colocaciones en el mercado de valores hasta contar con más información.

La pospuesta colocación de hasta por mil millones de dólares de la tequilera José Cuervo es solo un caso, pero sabemos de otros más que ya estaban cocinándose y que decidieron esperar hasta nuevo aviso.

@SamuelGarciaCOM

[email protected]