El gran reto de la CEO de ICA

Mario Maldonado

Guadalupe Phillips llegó ayer al ITAM, su alma máter, enfundada en un vestido negro. Fue a dar una plática con motivo del Día Internacional de la Mujer. Vaya timing de la institución que preside Alberto Baillères, porque la CEO de ICA debe ser hoy por hoy la directiva mexicana con el mayor reto de frente: salvar de la extinción a la constructora más emblemática del país.

Mientras la CEO de ICA hablaba del empoderamiento de las mujeres en las empresas y en los Consejos de Administración, las acciones de la constructora se desplomaban por segundo día consecutivo en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) ante el temor de que los resultados del cuarto trimestre del 2016 —que aún no publica— sean peores que lo advertido por los analistas e inversionistas, y que las negociaciones con sus acreedores no lleguen a buen puerto.

Por supuesto que la situación actual de ICA no es culpa de la flamante directora general, quien tomó el cargo noviembre del año pasado. Al contrario, el nombramiento de Guadalupe Phillips busca que la reestructura de deuda de la constructora mexicana —que asciende a unos 65 mil millones de pesos— y el inminente concurso mercantil culminen de forma exitosa. Pero no será fácil.

La agencia Bloomberg publicó este lunes que ICA planea negociar una declaración de bancarrota preaprobada en abril, luego de que sus accionistas accedieran a retirar todos los impedimentos legales para llevar a cabo una reestructuración ordenada de bancarrota.

SI bien el camino del concurso mercantil era uno de los escenarios más previsibles para ICA, la incertidumbre sobre el tipo de acuerdo al que llegarán con los acreedores volvió a derrumbar sus acciones un total de 19% entre el lunes y el martes, sobre todo porque la inyección de liquidez que hizo el multimillonario regiomontano David Martínez, en junio del año pasado, dio visos de que podían hacer el turnaround de la compañía sin necesidad de acogerse a la ley de quiebras.

Fue en enero del 2016, tras dos incumplimientos de pago a sus tenedores de bonos, cuando la familia Quintana se vio obligada a entregar la reestructura de la empresa a Guadalupe Phillips, una experimentada abogada que antes había sido directora financiera de Cablevisión y vicepresidente de Finanzas y Riesgos de Grupo Televisa.

Luego, en junio, el inversionista David Martínez, también experto en reestructuras de empresas y gobiernos, le inyectó 215 millones de dólares a través de su fondo Fintech Advisory, con una condición: que no habría más capitalizaciones de su parte y que los acuerdos con acreedores estarían en línea con la capacidad de pago de la empresa, la cual debería enfocar todas sus baterías a obtener nuevos contratos de obra pública con los gobiernos federal y estatales.

En octubre pasado, un consorcio liderado ICA ganó una licitación para construir la losa de cimentación del edificio terminal del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, un proyecto de alrededor de 7 mil 556 millones de pesos. Sin embargo, dicho contrato significa apenas el inicio del renacimiento de la empresa, que ha construido algunas de las obras de infraestructura más importantes y emblemáticas del país.

No obstante, además de los nuevos contratos del NAICM y las obras a licitarse en estados donde hubo o habrá elecciones próximamente, la nueva jefa de ICA tiene dos cartas bajo el brazo. La primera es el desenlace de un viejo litigio con el gobierno de la Ciudad de México por el atraso en los pagos relacionados con la Línea 12 del Metro. Por esto, ICA podría recibir hasta 6 mil millones de pesos.

Y la segunda tiene que ver con su eventual bancarrota, pues con la nueva Ley de Concursos Mercantiles las empresas amparadas bajo dicho procedimiento son susceptibles de recibir condonaciones fiscales.

En su informe anual del 2015, enviado a la Securities Exchange Commission (SEC) de Estados Unidos, ICA reconoció un total de 19 mil 166 millones de pesos en impuestos con probabilidades de ser recuperados. Una buena parte de esa suma podría ser condonada por la Secretaría de Hacienda una vez que se declare en concurso mercantil.

Este fue el caso de la desarrolladora de vivienda GEO, la cual obtuvo una condonación de impuestos de 3 mil 62 millones de pesos por parte del Servicio de Administración Tributaria a través de la figura Condonación por Concurso Mercantil, que consiste en disminuir parcialmente los créditos fiscales relativos a contribuciones que debieron pagarse con anterioridad a la fecha en que se inicie un procedimiento de concurso mercantil.

Así que Guadalupe Phillips está apenas por demostrar de qué está hecha.

Posdata 1. Alonso Quintana Kawage, quien fue el CEO de ICA del 2012 a febrero del 2016, ahora se enfoca a negocios de ahorro de energía. Su papá, Bernardo Quintana, se mantiene al frente del Consejo de Administración. No obstante, se prevé que la familia Quintana, fundadora de ICA, salga de la reestructura con una participación de menos de 10%.Posdata 2. Y hablando del Día Internacional de la Mujer y el importante rol de las mujeres al frente de las empresas, ayer la artista Kristen Visbal le puso un toque femenino a Wall Street: colocó una estatua de bronce de una niña (Fearless Girl ) desafiando al emblemático charging bull. Poderoso mensaje.

Twitter: @MarioMal

Correo: [email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios