El Gil hace tambalear la “verdad histórica”

Héctor De Mauleón

Desde septiembre de 2015 la PGR tiene indicios de que no todos los estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, fueron conducidos al basurero de Cocula

La Procuraduría General de la República tiene indicios desde septiembre de 2015 de que no todos los estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, desaparecidos un año antes, fueron conducidos al basurero de Cocula, en donde, según la “verdad histórica” del ex procurador Jesús Murillo Karam, se les asesinó y calcinó.

El jefe de plaza de los Guerreros Unidos en Iguala, Gildardo López Astudillo, El Gil o El cabo Gil, entregó a las autoridades otra versión. Que un número de estudiantes fue llevado, en efecto, a Lomas del Coyote, en donde los recibió el jefe de célula Felipe Rodríguez Salgado, alias El Cepillo --quien los habría conducido al basurero donde un grupo de halcones y sicarios los asesinó a tiros y a golpes.

Otro grupo, según El Gil, fue trasladado a la localidad de Tijeritas, “rumbo a Taxco”, en donde se encontraba el rancho de otro jefe de célula, Víctor Hugo Benítez Palacios, alias El Tilo.

A quienes formaban parte de este grupo —según se lee en la declaración que rindió López Astudillo—, El Tilo los habría disuelto en ácido.

Gildardo López Astudillo, El Gil, fue detenido once meses después de los sucesos de Iguala. Había cambiado tres veces de lugar de residencia. Finalmente fue acorralado en un departamento de la colonia Lomas de Taxco.

Decenas de detenidos por el caso Iguala (actualmente hay 113) lo habían señalado como jefe operativo de los Guerreros Unidos en la región. Uno de ellos, Raúl Núñez Salgado, alias La Camperra, lo consideró “doblemente capitán”, dado que tenía mando sobre todos los “capitanes” o jefes de plaza de la zona.

En su declaración, El Gil endosó la masacre de Iguala a su compañero Benítez Palacios, El Tilo. “Lo que sí sé es que quien empezó todo el desmadre fue Víctor Hugo Benítez Palacios, alias El Tilo, ya que él era el encargado de todos los halcones, y él se encargó de darle seguimiento a los autobuses desde que entraron hasta donde los emboscaron… Esto lo sé porqué él mismo lo manifestó, y fue el que le dijo al Indio (El Indio Salgado, otro de los mandos de Guerreros Unidos) que (los alumnos) eran ‘contras’ y que estaban peleando la plaza, nunca le mencionó que eran estudiantes”.

Según la versión de López Astudillo, en el ataque a los normalistas participaron tres células criminales. “Los Tilos, El May con su gente, y El Cholo Palacios con su gente”: “En cuanto terminaron el ataque de los autobuses (en Periférico y Juan N. Álvarez), El Cholo Palacios se fue con su gente al crucero de Santa Teresa para esperar el regreso de los (otros) camiones y emboscarlos, y ahí fue cuando atacaron el autobús de los Avispones y creo que a unos taxis y vehículos particulares”.

De acuerdo con el expediente, al referirse al destino de los normalistas, El Gil señaló: “Una parte de ellos se los llevaron las patrullas de Iguala por instrucción de Francisco Salgado Valladares (subdirector de la policía de esa ciudad), otra parte las patrullas de Cocula, por instrucción de César Nava (subdirector en Cocula), y otro número se los llevaron gente de El Tilo”.

Prosigue la declaración: “Los estudiantes que se llevaron las patrullas tanto de Iguala y de Cocula, efectivamente se los entregaron a Felipe Rodríguez Salgado, alias El Terco (o El Cepillo), en el punto conocido como Lomas del Coyote, y los que se llevó Víctor Hugo Benítez Palacios, con la ayuda de El Chino, de Protección Civil (David Cruz Hernández) y una camioneta de tres y media toneladas de su propiedad, se los llevaron rumbo al poblado de Tijeritas”.

En Tijeritas, señala la declaración, “es donde tiene un rancho El Tilo, lugar en el que este mismo me ha dicho que a él le gusta hacer las cosas bien, que a la gente que agarra los ‘cocina’ y que se hacen agua”.

El Gil reveló que desde hacía tiempo El Tilo solía llevar a víctimas de secuestros y “levantones” al ejido Tijeritas, “en donde los privan de la vida”. Apenas en diciembre pasado fueron hallados once cuerpos en ese sitio: ocho de ellos vestían uniformes de la policía preventiva. El Tilo no ha sido detenido. Tampoco ninguno de los miembros de su célula.

De ser cierta la declaración de El Gil, no todos los alumnos tuvieron el mismo destino. El grupo fue partido. La “verdad histórica” no era tan histórica.

@hdemauleon

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios