Pacchiano, Eruviel, Mancera y el arte de hacer como que nada pasa

Ciro Gómez Leyva

Valga el lugar común, pero esta es la crónica de un desastre anunciado. Los gobiernos de Miguel Ángel Mancera, Eruviel Ávila y el presidente Peña Nieto balbucearon algunas cosas y cruzaron los dedos para que el Dios del viento fuera benevolente con un espacio urbano de 20 millones de personas.

Desde julio, la Suprema Corte de Justicia resolvió vía amparo que todos los propietarios de vehículos particulares del Valle de México podrían acceder a los hologramas 0 y 1. Era en los hechos la cancelación del programa Hoy no Circula que, desde 1989, ayudó a enfrentar la contaminación (por no hablar del tráfico). Cualquier auto que aprobara en los dudosos verificentros transitaría los siete días de la semana. Y de la noche a la mañana, más de medio millón de autos se sumaron diariamente al parque vehicular. ¿Qué esperaban que ocurriera?

La suerte se le acabó a las autoridades el fin de semana. Los niveles de contaminación subieron al punto en que era imposible seguirse haciendo de la vista gorda. Sin estrategia, la Comisión Ambiental de la Megalópolis reaccionó con alfilerazos. El martes, muy tarde, se informó que el miércoles saldrían de circulación todos los vehículos con placas terminadas en 3 y 4 (incluidos los que, se supone, contaminan muy poco). Sin embargo, en el curso del día se supo que no habría sanciones para quienes, desobedeciendo, sacaron sus coches. Sólo recibirían una amonestación verbal. Alfilerazos. Cotorreo.

Ayer también, el presidente Peña Nieto instruyó a su secretario de Medio Ambiente, Rafael Pacchiano, para que a la brevedad se establezca una Norma Emergente de Verificación.

—¡Norma de verificación! —le dije a Pacchiano—. Eso es dejar las cosas como están, es no querer solucionar el problema.

—No es así —respondió—. Nosotros coincidimos en que la medida de la Corte es correcta. No es un tema de qué tan viejo es el coche, sino de qué tanto contamina.

—¡Es lo mismo que tenemos!

—Pensamos que tomará seis meses esta norma para un nuevo sistema de verificación. Queremos imponer las mejores prácticas internacionales. No es mejorar lo que tenemos hoy, es reinventarlo.

Increíble escuchar esas palabras. Con voluntad, y antes de que se concrete esa “magnífica” norma, los gobiernos de la CDMX y el Estado de México podrían enviar a la Asamblea y el Congreso local iniciativas que la Corte estaría imposibilitada para invalidar vía el amparo. Ambos gobiernos tienen los instrumentos para encarar de inmediato el problema. ¿Qué fue del transporte escolar obligatorio, o de las medidas en pro del aire que firmaron en 2012?

Hace 27 años, una generación de políticos tomó riesgos y comenzó a cambiar la cultura ecológica y a cuidar la vida cotidiana de millones. Hoy, Eruviel, Mancera, Peña Nieto y Pacchiano juegan para la grada, no sea que pierdan puntos en las encuestas.

Gracias a Eruviel, Mancera, Peña Nieto y Pacchiano, el Valle de México es otra vez una de las cinco regiones más contaminadas del mundo. Pero no se vaya a enojar el ciudadano. El individualista, egoísta conductor del centro del país.

MENOS DE 140. Mucho rollo, pero se cumplen dos años y siguen sin disculparse editorialmente con Cuauhtémoc Gutiérrez. Una infamia.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios