Quisiera al mundo darle hogar y llenarlo de amor

Ciro Gómez Leyva

Se fue Coca-Cola. A finales de junio. De Iguala. Iguala se quedó además sin la histórica embotelladora del refresco Yoli. Poco antes cerraron sus puertas Volkswagen y Seat.

En mayo, Coca-Cola suspendió las actividades en el centro de distribución de Arcelia. FEMSA, propietaria de Coca-Cola en México, tiró la toalla en esa zona de Guerrero, donde a mediados de 2014 hombres armados y encapuchados le quemaron cuatro camiones repartidores. Derecho de piso no pagado por la empresa que en los setentas nos regalara aquel jingle de “quisiera al mundo darle hogar y llenarlo de amor…”

A mediados de año cerró también en Iguala Productos Mexicanos Cantera, otrora orgullosa exportadora y empleadora de 900 trabajadores. No aguantó las extorsiones. Cerró Promesa, Proveedora de Medicamentos. La Unión Nacional de Empresarios de Farmacias calcula que en Guerrero las farmacias independientes pagan de 15 a 25 mil pesos mensuales por derecho de piso y señalan que el infierno está en Chilapa.

La Canacintra calculaba en mil 300 las empresas que han cerrado por la inseguridad en Guerrero este 2015. Casi la mitad de esos cierres se registraron en la capital, Chilpancingo. Chilpancingo que se va quedando sin médicos. Al día de ayer se hablaba de tres que no aparecen. Les exigían unos 20 mil pesos mensuales para que pudieran seguir dando consultas. Los criminales. Ligados con las policías municipal y estatal. El infierno está en Chilpancingo. Aunque voces que no se atreven a dar su nombre juran que en Tierra Caliente están peor y ya no tiene médicos. Ni comerciantes.

No tiene caso continuar hasta Acapulco, otro corazón de las tinieblas.

Se cuenta, asimismo, que cada vez son menos los maestros que van a dar clases en Guerrero. Y la gente que siembra. Las constructoras están hechas pedazos. Y que hasta los perros comenzaron a pasar hambre y adelgazar.

Un año después del 26 de septiembre. La otra gran tragedia de Guerrero de la que, casi, nadie habla. Guerrero: entidad con metástasis. ¿Qué hizo el Estado mexicano estos 365 días?

“Hay tanta delincuencia, secuestros, extorsiones, amenazas, que ya ni siquiera la gente de las comunidades baja a comprar a la ciudad con la misma confianza”, me dice Zacarías Rodríguez, presidente de la Canaco de Iguala. “La gente de Santa Teresa, de Coacoyula, ya no compran aquí. Por el temor”.

—¿Alguna esperanza, Zacarías?

—Ojalá se haga el clúster minero, con
Goldcorp, la Media Luna, Grupo México. Serían proyectos de 40 a 50 años que detonarían la actividad en la región.

Guerrero 2015, más allá de Ayotzinapa. Ojalá, Zacarías.

MENOS DE 140. Ganaron 8 de 12 concursos relevantes recientes en que han participado, pero al final no les asignaron ninguno. ¿Línea en contra de ICA?

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios