Golpea volatilidad a trabajadores

Alberto Barranco

En sentido contrario al optimismo de las autoridades hacendarias, el vaivén de los mercados está golpeando severamente el ahorro para el retiro de los trabajadores. Durante febrero pasado la masa acumulada de recursos sufrió una baja, que en el argot se califica de minusvalía, de 14 mil 917 millones de pesos

Durante el año pasado los estragos de la volatilidad acumularon una merma de 56 mil 388 millones, en un escenario de altibajos que permitió recuperaciones a medias.

Lo grave del caso es que el escenario del país está propiciando otro tipo de riesgos ajenos al mercado. Así, la presencia de instrumentos bursátiles para aprovechar los recursos acumulados no ha resultado eficaz.

De pronto, por ejemplo, aparecen en escena los Certificados de Capital de Desarrollo, conocidos como CKD, en cuyo marco la firma Axis Capital Managment recabó 5 mil millones de pesos, de los que al menos la tercera parte proviene de fondos de ahorro para el retiro.

La firma, asociada a la empresa Oro Negro creada en la coyuntura de la reforma energética, utilizó los recursos para financiar parte de una colosal inversión en plataformas petroleras.

Como usted sabe, la compañía encabezada por Gonzalo Gil White, hijo del exsecretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz, está en la antesala de la bancarrota.

De acuerdo a las reglas de operación del instrumento, los operadores-administradores de las emisoras de los papeles de deuda cobran una comisión conocida en el argot como managment fee, cuyo monto es proporcional a los fondos levantados.

Además de Axis está en problemas otra entidad similar: Navix.

El escenario se vuelve critico si se considera que la primera generación de usuarios del sistema privado de pensiones creado hace 19 años empezará a jubilarse a partir de 2022. Sin embargo, quienes ingresaron a éste con 10 años de cotización previos en el Instituto Mexicano del Seguro Social están en la antesala.

De acuerdo con la ley, un trabajador que hubiera cotizado mil 250 semanas alcanzaría un mínimo de pensión mensual de 2 mil 918 pesos con 41 centavos, que naturalmente se incrementa en función del ahorro acumulado.

El caso es que éste, por más que llegue a dos billones 550 mil 480 millones de pesos, no solo ha sufrido minusvalías o riesgos no calculados, sino mermas por retiro de ahorros por desempleo. En 2014, por ejemplo, se contabilizaron un millón 203 mil 756 operaciones, por un monto de 9 mil 863 millones.

En la posibilidad de un fiasco se han jugado alternativas que oscilan desde campañas para promover el ahorro voluntario que se volvieron empalagosas, hasta meter en cintura a las intermediarias en materia de comisiones.

En la lista, con pocas esperanzas de aplicación, dado el costo político que representaría, está aumentar el porcentaje de aportación de los trabajadores del 6.5% del salario-base de cotización al 11.5, lo que implica homológarla con la del ISSSTE.

De pasadita, se había planteado extender la edad mínima de retiro ubicada hoy en 60 años, presumiblemente a 65.

La intención, además, es flexibilizar el régimen de inversiones de los recursos acumulados ampliando, por ejemplo, las apuestas en valores extranjeros y en renta variable, es decir compra de acciones bursátiles.

Hasta hoy, en el caso de México, la posibilidad habla de adquirir paquetes indexados a las empresas que integran el índice de precios y cotizaciones… con la novedad de que no todas han mostrado solidez en los últimos meses.

Pensiones bajo marco privado en un volado.

Balance general. Por si le faltara un ingrediente al coctel explosivo de caída del ingreso petrolero, sobrendeudamiento del gobierno, mora en el pago de facturas públicas y demás, en Estados Unidos soplan vientos de recesión.

Hasta hoy son cuatro los estados de la Unión Americana que han entrado en fase: Alaska, Dakota del Norte, Virginia del Oeste y Wyoming, colocándose en la antesala otros dos: Lousiana y Nuevo México.

El escenario lo avala la calificadora de deuda Moody’s.

Ahora que el sector manufacturero de Texas acumula 14 caídas consecutivas.

Si hasta hace unas semanas los analistas apostaban con un 10 por ciento de posibilidades a una recesión es decir dos trimestres de crecimiento negativo, ahora se llega al 20.

El alerta roja apuntaría hacia México, dada la ancestral dependencia del mercado del país del norte al que se destina el 85 por ciento de las ventas al exterior.

El país ha mantenido un saldo superavitario en la balanza comercial.

Sí a transgénicos. Finalmente, el Segundo Tribunal Unitario en Materia Civil y Administrativa del Primer Circuito ratificó la resolución de un juez que cancelaba la suspensión de los permisos otorgados por el gobierno para siembra experimental de maíz transgénico.

El argumento del magistrado ponente habla de que la liberación de los permisos para firmas experimentales, “no representa riesgo para la diversidad biológica ni para la salud humana”. Sin embargo, la resolución mantiene en el limbo la posibilidad de permisos para la explotación comercial de los productos cosechados. La suspensión, promovida por grupos de la sociedad civil, llevaba tres años.

De acuerdo con Agrobio, el país está importando 11 millones de toneladas de maíz al año, lo que le cuesta 40 mil millones de pesos.

ICA a doble pista. En la presión a sus acreedores para aceptar un proyecto de reestructura de su colosal deuda, el Grupo ICA planteó una solicitud de protección contra cobros que de autorizarse la colocaría en la antesala de su ingreso a un concurso mercantil.

Sin embargo, del otro lado de la moneda tiene lista ya su propuesta para mantener la operación sin lesionar a bancos, inversionistas de papeles de deuda, empresas satélites y proveedores. De hecho, ayer salió de la empresa el artífice del proyecto, Alfonso González Migoya, quien en la emergencia había sido nombrado director general adjunto.

Televisa tablas. De acuerdo a la calificadora de deuda Stantard & Poors, la reciente adquisición por parte de Televisa del total de las acciones de Televisión Internacional, conocida como Cablevisión Monterrey, de la que tenía 50%, no afecta su calidad crediticia, aunque se reconoce que le ayuda a reforzar su posición. La operación se pactó en 6 mil 750 millones de pesos, incluyendo la asunción de pasivos por 5 mil 496 millones. Los papeles se cotizaron en mil 258 millones.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios