Se encuentra usted aquí

De emergentes a emergentes…

Hemos considerado como “emergentes” a mercados que no contaban con condiciones suficientes para asegurar un desarrollo sostenido
14/10/2015
01:58
-A +A

A pesar del gran optimismo de hace unos años respecto a las economías emergentes, en los últimos meses hemos visto un detrimento significativo de dichos mercados. Parte de su deterioro se relaciona con el clima de aversión al riesgo ante la posibilidad de un alza de tasas por parte de la Fed, lo que ha provocado debilidad cambiaria y una disminución de sus reservas internacionales.

No obstante, la desaceleración de China y la reciente baja en la calificación crediticia de Brasil evidencian que, en muchos casos, la fragilidad observada podría ir más allá de un episodio de volatilidad financiera.

El riesgo país, medido por sus Credit Default Swap, ha aumentado significativamente en economías como Brasil, Rusia, Turquía y Malasia. Aunque en menor medida, también se han deteriorado los niveles de riesgo en economías con fundamentales más sólidos, como Chile y México. Además, la pérdida en el valor de sus divisas frente al dólar no ha favorecido en la mayoría de los casos un ajuste comercial.

¿A qué se debe que unas economías emergentes sean más defensivas que otras?

Posiblemente hemos considerado como “emergentes” a mercados que no contaban con condiciones suficientes para asegurar un desarrollo sostenido. Es decir, el crecimiento de algunos de estos países estuvo soportado en cuestiones coyunturales, tales como el “boom” de los commodities, el cual a su vez fue impulsado por un crecimiento posiblemente no sostenible en China y por políticas monetarias ultra expansivas. Las expectativas optimistas sobre dichas economías ignoraron en muchos casos los niveles insostenibles de deuda pública y privada, la falta de un marco regulatorio sólido, así como la carencia de reformas para promover la productividad de los factores.

En contraste, el éxito de países como Hong Kong, Taiwán y Corea del Sur para superar el subdesarrollo se ha basado en la implementación de políticas industriales a largo plazo y en la eficiencia de sus mercados internos. Si bien ello no los hace inmunes ante la volatilidad actual, principalmente dada su estrecha relación comercial con China, les da mayores oportunidades para recuperarse ante un escenario de inestabilidad global. ¿En qué grupo se ubica México?

En términos de estabilidad financiera, México ha mostrado un mejor desempeño que otros países como Brasil, Turquía, Sudáfrica e incluso Colombia al asegurar la prudencia fiscal y la aprobación de reformas estructurales. No obstante, si bien su crecimiento no depende de China, ni de los commodities como la mayoría de las latinoamericanas, aún tiene una alta dependencia fiscal en los energéticos.

Para enfrentar los riesgos globales que se vislumbran, México requerirá no sólo de prudencia fiscal sino que también es indispensable, fortalecer el Estado de Derecho, mejorar el esquema fiscal, transparentar y garantizar el buen uso de los recursos públicos, incrementar la productividad de la fuerza laboral, propiciar la formación de industrias de alto valor agregado y de clústeres estratégicos, fortalecer los derechos de propiedad intelectual y fomentar las asociaciones entre sectores público, privado y académico.

El escenario que se percibe hacia futuro para las economías emergentes es de mayores riesgos, pues enfrentarán no sólo una menor demanda externa y presiones cambiarias, sino también un mayor costo de su deuda y menores precios de commodities. De largo plazo, lo anterior podría acentuar los desequilibrios fiscales y externos de las economías más frágiles y beneficiar a las más sólidas, dando como resultado un nuevo orden entre las “emergentes”.

De no tomar acciones que permitan una mayor diferenciación y un sólido mercado interno, México podría arriesgar la recepción de flujos de inversión y de comercio.

Esto es particularmente relevante ante la reciente firma del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) que si bien puede representar oportunidades, también podría ser el mayor reto para nuestra economía desde la entrada de China a la Organización Mundial de Comercio.

*Analista de economía de Grupo Financiero Monex

Economista de la U. Anáhuac con Maestría en Análisis Económico por la U.

TEMAS