Optimismo fundado

Pedro Salazar Ugarte

Sean quienes sean los elegidos para integrarlo, el comité ciudadano del SNA tendrá el temple para sortear el desafío

Supongo que, estando las cosas como están y viendo cómo pinta el panorama, el título de este artículo podría poner en duda mi salud mental. Basta con recorrer las páginas de este periódico, en este mismo día, para que la sensatez nos conduzca por la senda del pesimismo y del desánimo. Todos los frentes están abiertos y, para colmo, enloqueció el vecino poderoso que decidió aislarse de nosotros. No abundo en esta ruta temática que —justamente y con razón— ha ocupado y lo seguirá haciendo la mente y la pluma de muchos analistas avezados.

Lo que me propongo es remar contracorriente —aunque sea por un día— y compartir con los lectores las razones de mi ánimo esperanzado. Todo se explica por la experiencia vivida —al menos hasta ahora— como integrante de la Comisión de Selección del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA). Justo en estos días en los que según la encuesta de Transparencia Internacional, México ha caído 28 lugares en el índice de percepción de la corrupción y que ese flagelo indigna como nunca a los mexicanos, nueve ciudadanos entrevistamos a otros quince para seleccionar a quienes serán los primeros cinco integrantes de ese Comité. Las entrevistas fueron públicas y están siendo transmitidas, al menos, por el Canal del Congreso. De hecho —habrá que anotarlo y recordarlo—, la cobertura mediática e institucional ha estado muy por debajo de lo que el tema merece.

Al cabo de los dos largos días de entrevistas me invadió el optimismo fundado que quedó plasmado en la cabeza de este texto. La razón es simple pero muy relevante: las tres candidatas y los doce candidatos que entrevistamos resultaron ser personas honestas, con trayectorias profesionales sólidas, conocedoras de las normas de operación y de los retos que enfrentará el SNA cuando se ponga en marcha y, sobre todo, comprometidas con su país y con su futuro. Tres quintetas de personas admirables.

En cada entrevista los aspirantes explicaron, entre otras cosas, tres cuestiones cruciales: a) porqué una persona con una carrera sólida y consolidada decide dar un paso adelante e involucrarse en un proceso tan azaroso para participar en un proyecto institucional tan incierto; b) cuáles son los desafíos más relevantes que enfrentará el Comité de Participación Ciudadana al interior del SNA y; c) cuáles son los atributos de su propia personalidad que los hacen idóneos para lidiar con esos menesteres. Escucharlos resultó, simplemente, alentador: estas personas no buscan trabajo ni reconocimiento porque ya tienen ambas cosas.

Juristas, economistas, actuarios, politólogos, sociólogos —destacadísimos en sus ámbitos de trabajo— fueron hilvanando sus hojas de vida con los retos de un andamiaje normativo que, de ser designados, deberán traducir en políticas públicas. Ello para abatir a uno de los peores flagelos que azotan al presente mexicano. Estos mexicanos ofrecen al país lo que son y lo que han hecho para inyectar legitimidad y poner en movimiento a la apuesta institucional más ambiciosa que se haya aprobado en décadas. Digo esto no sólo por la temática que combatirá el SNA, sino porque su origen fue, precisamente, la primera iniciativa ciudadana presentada en el país.

Después de escucharlos me quedó claro que el trabajo del Comité de Participación Ciudadana será difícil, que tendrán que remontar resistencias y soportar presiones y que deberán articular saberes complejos, pero también supe que —sean quienes sean los seleccionados— tendrá el temple para sortear el desafío. Tocará a nosotros —academia y sociedad— respaldarlos y cobijarlos. No podemos dejarlos solos porque, si algo podemos suponer, es que los grandes poderes e intereses —públicos y privados— les (o, para ser precisos, nos) darán la espalda. Y que quede claro: este hecho no merma mi ánimo optimista —a pesar de los pesares— porque no debe sorprendernos lo que ya sabemos.

Director del IIJ-UNAM

Guardando favorito...

Comentarios