Marihuana y salud

Mario Melgar-Adalid

El impacto en EU fue contundente. No todos los días México es noticia de primera plana, ni editorial del New York Times, ni el vocero del presidente de EU aclara temas mexicanos

Felicidades al rector Enrique Graue

Lo que se lee cada día sobre la marihuana toma más tiempo que el efecto de fumarla. Desde la decisión de la Suprema Corte en 1938, confirmando el laudo contra las compañías extranjeras que derivaría en la expropiación petrolera, ninguna otra resolución ha dejado mayor huella internacional que la emitida por la Primera Sala.

El impacto en EU fue contundente. No todos los días México es noticia de primera plana, ni editorial del New York Times, ni el vocero del presidente de EU aclara temas mexicanos.

Desde 2013, en entrevista al Financial Times, Peña Nieto declaró que México no legalizaría la marihuana, pero abriría un debate. El gobierno no abrió nada hasta ahora. Por aquellos días se publicó en Confabulario, de EL UNIVERSAL, un suplemento para la discusión. Participaron: Roberto Campa, Francisco Arroyo Vieyra, Manuel Granados, Jorge Castañeda, Fernando Gómez Mont, Héctor Aguilar Camín, Pedro Aspe, Hugo Vargas, Juan Carlos Ramírez Pimienta, Dení Álvarez Icaza González, Francisco Javier Mesa, Carlos Restrepo, Óscar Próspero, Juan Ramón de la Fuente y quien escribe esta columna.

Después de la publicación del suplemento, Juan Ramón de la Fuente coordinó un seminario, con duración de alrededor de dos años, en el que participamos un número amplio de alumnos: Dení Álvarez Icaza, Rodolfo Rodríguez Carranza, Luciana Ramos Lira, Óscar Próspero García, Francisco Mesa Ríos, Gady Zabicky Sirot, Mario Melgar Adalid. El seminario multidisciplinario concluyó con un informe convertido en libro, editado por el Fondo de Cultura Económica (a la venta). La publicación está auspiciada por la UNAM, a través del Seminario de Estudios de la Globalidad y de la Facultad de Medicina, así como de la Academia Nacional de Medicina.

Al tiempo que apareció el libro Marihuana y Salud, el ministro Arturo Zaldívar presentó un proyecto ante la Primera Sala para discutir un amparo. La resolución es relevante, como lo es también la opinión del ministro José Ramón Cossío, en tanto ambos ministros cuestionan la política prohibicionista del consumo de marihuana. Como dice la sentencia: son más efectivas las campañas de información y las estrategias públicas que conciben a la farmacodependencia como problema de salud pública que las políticas autoritarias de la prohibición. Ésta no ha reducido el número de consumidores, ni ha disminuido los daños a la salud asociados al consumo. Lo más notable fue la capacidad de Zaldívar para obtener los votos necesarios de una Corte que, salvo excepciones como la de confirmar la constitucionalidad de las leyes que admiten la interrupción del embarazo en el DF, ha mostrado apego al status quo y al conservadurismo.

La resolución de la Suprema Corte propició que tanto el Senado como el presidente abrieran debates oficiales. Este hecho no ocurre aislado en el mundo, sino que forma parte de una tendencia de las sociedades modernas de revisar si la prohibición de la planta resulta benéfica a la sociedad o si se ha incurrido, como parece ser, en el absurdo de que la prohibición cause más perjuicios que su consumo.

Para el renuente gobierno mexicano la resolución es apenas un simple amparo otorgado a cuatro personas. No obstante, en el mundo la sentencia ha mostrado que México es un país moderno en que puede darse un debate de altura, con o sin el gobierno.

En el mundo que nos rodea el nuevo primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, declaró que hará todo lo posible para legalizar la utilización recreativa de la marihuana. Uno de los aspirantes a la presidencia de Estados Unidos, el senador Bernie Sanders, presentó una iniciativa de ley a fin de que los estados que legalicen la marihuana no violen las leyes federales. (Problema similar que se presentaría en México si algunos estados o el Distrito Federal deciden legalizar). California, el principal comprador de marihuana mexicana, definirá si legalizan el uso recreativo en 2016. Ese mismo año en la ONU se discutirá el tema.

La resolución de la Primera Sala tendrá una repercusión mayor que el efecto de relatividad que confiere la sentencia de amparo a cuatro personas. Por lo pronto la Suprema Corte abrió una puerta que el gobierno no podrá cerrar. El debate está ahora oficialmente en marcha.

Miembro del SNI.

@DrMarioMelgarA

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios