Suscríbete

Inflación atrae la atención

Laura Iturbide Galindo

La inflación es el más regresivo de los “impuestos”, ya que hace más rico al rico y más pobre al pobre

Los datos sobre la evolución de la inflación durante este año han vuelto a poner los reflectores sobre ésta, por su ritmo acelerado, pero sobre todo por sus efectos distorsionadores de los precios relativos y sobre las decisiones de ahorro e inversión y por su impacto en el bienestar de la población.

La inflación es el más regresivo de los “impuestos”, ya que hace más rico al rico y más pobre al pobre.

El mandato del banco central en México es velar por la estabilidad de precios y desde julio de 2016 la inflación anual ha mantenido una tendencia continua al alza, por lo que con el objeto de evitar contagios de segundo orden en la formación de precios y mantener ancladas las expectativas inflacionarias de mediano y largo plazos, la autoridad monetaria ha decidido actuar consecuentemente.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) en la primera quincena de mayo, a pesar de mostrar una disminución de 0.34%, alcanzó una tasa anual de 6.17%, su mayor nivel desde la primera quincena de abril de 2009.

Los genéricos, cuyas cotizaciones de precios destacaron por su incidencia al alza en la inflación general, fueron: tarifas de colectivos urbanos, aguacate, automóviles, huevo, y restaurantes y similares.

En contraste, aquellos que destacaron por su incidencia a la baja fueron: electricidad, limón, gasolina de bajo octanaje, servicios turísticos en paquete, tarifas de servicio de telefonía móvil, y gas doméstico LP.

Por su parte, la inflación subyacente presentó un aumento quincenal de 0.15%, siendo que la tasa de crecimiento anual se ubicó en 4.75%.

Sin embargo, a nivel general se puede decir que dos factores han sido de particular importancia para el aumento de la inflación, el pass through, ya que la depreciación cambiaria ha impactado los precios relativos de las mercancías y la liberalización al precio de las gasolinas, que obedeció a tratar de disminuir la vulnerabilidad de las finanzas públicas y por el aumento a los precios internacionales de los combustibles.

En este ámbito de mayores presiones inflacionarias a las previstas, la respuesta de la Junta de Gobierno del Banco de México no se ha hecho esperar y la tasa de fondeo o tasa de interés interbancaria a un día, se volvió a incrementar en 25 puntos base el pasado 18 de mayo para ubicarse en 6.75%.

Con este movimiento se acumula un aumento de 375 puntos base desde que se inició el ciclo alcista en diciembre de 2015, mientras que la Reserva Federal lleva un alza en su tasa de referencia de sólo 75 puntos base en el mismo periodo.

Ante el inminente ajuste al alza en las expectativas de inflación para este año (esto es, por arriba de 6% y muy por encima de la cota superior del intervalo de variación fijado por el Banco de México, que es de 4%), así como para 2018 (muy cercana ya a 4%), el escenario previsto es de un aumento de 25 puntos base en junio y otro de igual magnitud en septiembre de este año.

Esto, siguiendo en línea con las alzas esperadas de la Reserva Federal en el resto del año, lo que no implica desmarcarse de esta institución, una vez más, para contrarrestar choques temporales. Si bien la normalización de tasas se espera llegue pronto a su fin, ante la desaceleración esperada de la economía, la reversión en la evolución del tipo de cambio, y la ampliación con respecto a la tasa de referencia estadounidense.

Esto obedece a que la autoridad monetaria está decidida a regresar al objetivo de estabilidad de precios y el logro de una inflación cercana a la meta, hacia finales de 2018 y que la trayectoria convergente inicie a finales de este año.

Así, la tasa de interés interbancaria podría terminar o estar cercana a 7.25% este año.

El adecuado manejo de la política monetaria requiere de pericia, pero también de credibilidad de la autoridad de quien está a cargo y esto está atado a total libertad para que pueda actuar.

No debemos olvidar que la estabilidad de precios es condición sine qua non para que “todo lo demás” funcione.

Directora del Instituto de Desarrollo Empresarial Anáhuac en la Universidad Anáhuac, México Norte
[email protected]

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios