Se encuentra usted aquí

Dos enemigos: la verdad y el sentido común

09/01/2017
02:17
-A +A

Mal arranca la semana al que ahorcan en lunes, dice el viejo refrán, y peor inicia el año a quien le aumentan el precio de la gasolina y le paralizan carreteras y abasto, le aterrorizan vía redes sociales y le saquean comercios en la cara. Así comienza nuestro 2017, y más vale irnos preparando para todo lo que podría seguir.

El 1 de enero entró en vigor la primera etapa de un proceso de liberalización de los precios de las gasolinas. Dicho en buen español, un fuerte aumento de precios de los combustibles.

El gobierno federal se preparó para este acontecimiento de la manera más lógica y sensata: yéndose de vacaciones. Sólo el secretario de Hacienda y el director de Pemex dieron la cara en los primeros días. Antes salió a pronunciarse el presidente Peña que muchos de sus colaboradores principales. Y como ni el mensaje ni el formato fueron precisamente los mejores, el resultado fue más indignación y molestia de la sociedad.

Pero sucedieron tres cosas que agravaron la situación: en primer lugar, serios problemas de desabasto de combustibles previos al aumento, señal de ineficiencias de Pemex y sobre todo de especulación de los operadores o dueños de estaciones de servicio. ¿La Profeco? Bien, gracias.

Tras eso, bloqueos que han desquiciado el tránsito en las principales autopistas y zonas urbanas del país, realizados por grupos más bien pequeños de manifestantes, o “protestantes”, como los señaló hilarante y tal vez religiosamente un diario capitalino. De nuevo, SCT tardó en aparecer y lo hizo con tibieza.

Mucho más grave, una oleada de actos de vandalismo y saqueos a comercios establecidos en muchos puntos del país. En casi todos los casos no se trató de hordas de manifestantes que se desviaron hacia el saqueo, sino grupos bien organizados, violentos y con dirección. Como es usual en estas situaciones, una vez hecho el daño por los provocadores, se suman ciudadanos comunes y corrientes que, en medio del desorden, deciden aprovecharse del caos y la ausencia de la autoridad para llevarse lo que les queda a la mano. Pero no hay que confundir: una cosa son las manifestaciones multitudinarias de Brasil o Corea del Sur o de la Primavera Árabe, otra muy distinta grupitos de 20, 50 o 200 que bloquean una autopista o saquean un centro comercial o una gasolinera. No le resto importancia o gravedad al asunto, simplemente trato de dar un poco de contexto.

Y finalmente, los rumores en redes sociales y mensajes por teléfono celular, que se expandieron literalmente como gasolina en fuego y que generaron un ambiente de pánico e incertidumbre.

Y a todo esto, las versiones e interpretaciones que cada quien hace sobre todo lo acontecido. El gasolinazo sólo es atribuible al gobierno federal, y su pobre explicación también. Yo estoy convencido de que un país como México no puede darse el lujo de subsidiar masivamente la gasolina, y creo que el error de origen de todo esto se da en el gobierno de Fox, cuando se desaprovecha groseramente el boom de los precios del petróleo, pero creo que pertenezco a una minoría MUY pequeña.

Los desmanes, saqueos y bloqueos se le atribuyen indistintamente a “provocadores” de Morena o del gobierno y/o el PRI. No me hace sentido: históricamente las manifestaciones morenistas no han sido violentas, y se diga lo que se diga de AMLO siempre ha sabido canalizar el descontento por vías pacíficas. Y por favor que alguien sensato me explique por qué el gobierno habría de beneficiarse de algo que hace añicos la imagen internacional del país, pone en zozobra a las clases medias y genera serias dudas acerca de su capacidad de garantizar siquiera la paz social, ya que no ha logrado darnos seguridad y Estado de derecho.

Pero así son las teorías de la conspiración, siempre habrá un ingenuo que las compre y las difunda en estos tiempos de información instantánea y reflexión retardada.

Por lo pronto, además de los muertos, heridos y saqueados, las otras víctimas son la verdad y el sentido común.

 

Analista político y comunicador
@gabrielguerrac
Facebook: Gabriel Guerra Castellanos

Es presidente y director general de Guerra Castellanos y Asociados, empresa líder en temas de comunicación estratégica.

Comentarios