EL UNIVERSAL y sus valores

Editorial EL UNIVERSAL

El ejercicio del periodismo libre e independiente es, por definición, un ariete contra la corrupción, los abusos del poder y la ineficiencia en la administración pública. En EL UNIVERSAL nos sentimos orgullosos de ser una institución que, con más de 100 años de historia, ha llegado a ser emblema de esos valores.

La inclusión de voces plurales en sus páginas —desde los tiempos en los que el escenario político estaba dominado por un solo partido— es una de las características que han definido a esta casa editorial. Bajo la batuta del Licenciado Juan Francisco Ealy Ortiz, Presidente Ejecutivo y del Consejo de Administración de EL UNIVERSAL, la instrucción hacia el equipo editorial ha sido siempre la elaboración de trabajos periodísticos rigurosos, receptivos a todas las voces, y sin prejuicios como filtro.

Esas son las bases que han permitido a El Gran Diario de México alcanzar credibilidad y liderazgo.

Juan Francisco Ealy Lanz Duret, Director General de este periódico, lo dejó claro ayer durante su discurso de bienvenida a una nueva etapa en la dirección editorial del diario: “Quiero enfatizar que EL UNIVERSAL, su Presidente y su Director General, apuestan a la conformación de un Sistema Nacional Anticorrupción que sirva a los intereses de todos los mexicanos, que permita combatir de manera eficaz este mal que impide el pleno desarrollo del país, y la llegada del México al que todos aspiramos”.

Este medio de comunicación está convencido de que acabar con los males de México —corrupción, pobreza, debilidad de las instituciones— no pasa por un simple ejercicio de voluntarismo. Se necesitan herramientas de supervisión sobre los detentores del poder público. Una de esas herramientas, sin duda, es el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), el cual no reside únicamente en la instancia ciudadana que funge como articulador con la sociedad civil. Reside en una fiscalía cuyo titular sigue sin ser nombrado por el Senado; en los magistrados del Tribunal Federal de Justicia Administrativa (sobre los cuales no hay explicaciones del por qué de los perfiles seleccionados por el Ejecutivo); en los sistemas estatales que no operan aún.

¿Por qué el retraso y la opacidad en destrabar los brazos faltantes del SNA? Es hora de que México asuma como tarea la culminación del sistema anticorrupción. EL UNIVERSAL estará siempre en favor de esa causa y de todos los instrumentos institucionales que ayuden a consolidar la vida democrática en construcción.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios