Acelerar transformación de México

César Camacho Quiroz

Los electores decidieron que no se detenga la transformación de México y se privilegie la política y la colaboración

Enrique Peña Nieto es el primer presidente, en lo que va del siglo, que gana las elecciones de medio término y que contará con mayoría en la Cámara de Diputados para la segunda mitad de su sexenio. En esta elección, además, el PRI refrendó su condición de único partido efectivamente nacional; cobró mayor representatividad en el Congreso de la Unión para la causa de los priístas, incluyendo a entidades que no la tenían, y afianzó posiciones en estados y municipios. Pero lo más importante fue que los electores decidieron que en medio de la pluralidad, no se detenga la transformación de México, y se privilegie la política, la colaboración y el diálogo en un ambiente de transparencia creciente.

Ganó la mayoría de los distritos electorales federales obtenidos, subrayadamente en cuatro entidades en las que no tenía ningún diputado (Distrito Federal, Guerrero, Morelos y Tabasco) e incrementó el número en otros 10 que tendrán más que antes: Guanajuato, Nuevo León, Sonora, Coahuila, Oaxaca, Tamaulipas, Veracruz, Tlaxcala, y Zacatecas. Sin dejar de mencionar ocho estados en los que ganó todos los distritos: Coahuila, Chiapas, Durango, Hidalgo, Nayarit, Quintana Roo, Tamaulipas y Tlaxcala.

En el ámbito local, el PRI ganó en 165 distritos, con los que se constituirán los grupos parlamentarios mayoritarios en los Congresos de: Campeche, Estado de México, Jalisco, Michoacán, Yucatán, San Luis Potosí, Sonora y Guerrero. Y aumentó sus diputados locales en el Distrito Federal de cero a tres, en Guanajuato de cero a uno, en Guerrero de seis a 18, en Sonora de 10 a 17, en Tabasco de tres a ocho, y en Yucatán de 11 a 13. Cifras que, al igual que las de la elección federal, crecerán al asignarse los diputados de representación proporcional.

El PRI ganó siete capitales de los estados; conservando Campeche, Colima, Guanajuato, Toluca y Chilpancingo; y recuperando Monterrey y Hermosillo. Mención aparte merece el DF, donde además de conservar la delegación Cuajimalpa, ganó Magdalena Contreras y Milpa Alta. Destacan también, triunfos en algunas de las ciudades más grandes del país como Ecatepec, Tlalnepantla, Cuautitlán Izcalli y Chalco en el Estado de México; Acapulco e Iguala, en Guerrero; Jiutepec, en Morelos; Guadalupe, Apodaca, General Escobedo y Santiago, en Nuevo León; y Cajeme y Nogales, en Sonora. Y como es sobradamente sabido, el PRI ganó cinco de las nueve gubernaturas.

Evidentemente, hay un renovado panorama político en el país y una nueva realidad a la que adaptarnos, que precede a un intenso trabajo por venir, en el que se deben crear numerosos y nuevos empleos con mejores salarios; educación de calidad para niños y jóvenes, pues es lo único que nos garantiza un mejor futuro; y seguridad, que construya condiciones para la justicia y la paz, en la que se acelere la transformación de México, que acarree prosperidad para todos. Tal es el compromiso del PRI en el proyecto de nación que encabeza Enrique Peña Nieto.

Presidente nacional del PRI
@CCQ_PRI

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios