De Andy, los departamentos de la discordia en Copilco

Elecciones 2018 27/04/2018 03:07 Francisco Reséndiz y Tania Gómez Actualizada 10:50
Guardando favorito...

Inmuebles que Meade denunció y no reportó AMLO , en barrio universitario; actualmente los habita Andrés López Beltrán , uno de sus cuatro hijos

[email protected]

Andrés Manuel López Obrador hizo gran parte de su vida en la Ciudad de México en Odontología 57, colonia Copilco Universidad, en el domicilio denunciado por José Antonio Meade como un bien que el tabasqueño ocultó a los mexicanos. Hoy ahí vive Andrés López Beltrán, uno de sus cuatro hijos.

La vida pública de López Obrador está relacionada con el departamento 301 de la torre “B”. De allí salió en el año 2000 para ser jefe de Gobierno, ahí mismo vio morir a su esposa Rocío frente a sus tres hijos —como lo consignó EL UNIVERSAL en su edición del día siguiente—; ahí también enfrentó el desafuero y de ahí salió la primera vez en busca de ser Presidente de la República.

El número 57 de Odontología alberga dos torres de siete niveles cada una. Es un edificio viejo de fachada blanca, ventanales plateados con marcos dorados y un gran portón en su parte baja. Ahí viven familias, profesionistas y estudiantes que tienen Ciudad Universitaria a 100 metros de distancia.

Hoy, los departamentos 301 y 302 —denunciados por Meade Kuribreña como bienes no reportados por el abanderado de Morena en su declaración patrimonial— se han fusionado en uno solo.

El imnueble se ubica en uno de los barrios universitarios más tradicionales del país, donde el andar apresurado de estudiantes que corren desde el metro Copilco hasta la Rectoría, las facultades de Filosofía, Derecho, Economía, Odontología, Química, a la Unidad de Posgrado o a Arquitectura es parte de la cotidianidad.

En la calle de Odontología hay pequeñas tiendas de barrio, algunas con más de 40 años. Para entrar a CU se tiene que pasar por puestos de comida donde una torta cuesta 25 pesos y una hamburguesa con papas 30; los tacos son de a 12 y con queso a 18; el refresco y el agua se cobran aparte... Le dicen “pasillo de la salmonela”.

Al entrar al edificio hay un pequeño vestíbulo desde donde se ve un viejo elevador y a unos pasos unas escaleras. El portón que da a la calle es la entrada a un estacionamiento desde donde Mario Tapia, un anciano de cabello cano, alto y delgado, atiende a los vecinos desde hace 26 años.

Más adelante hay un pequeño patio que separa a las dos torres. Al subir al tercer piso de la torre “B” sólo hay una puerta. Mario dice que el hijo de López Obrador sale a trabajar todos los días y regresa por la tarde, “pero ahora casi no lo vemos”, comenta.

Mario y algunos vecinos confirmaron a EL UNIVERSAL que los departamentos 301 y 302 se fusionaron y ocupan toda una planta de la torre dos, la que tiene la vista hacia el Paseo de las Facultades de Ciudad Universitaria. En la entrada al complejo sólo aparece el timbre del 301, donde atiende la familia del tabasqueño.

El departamento tiene una escritura con fecha del 24 de abril de 2002 en la que consta que fue vendido por Marco Antonio Vallejo Arrieta, representado por Patricia del Carmen González Mendoza, a Andrés Manuel López Obrador y Rocío Beltrán Medina.

César Yáñez, vocero del candidato presidencial de Morena, recuerda que durante el proceso de desafuero López Obrador daba conferencias a los reporteros que esperaban durante horas a las afueras del número 57 sentados en las banquetas, en un pequeño parque que se encuentra a 50 metros y que da a la calle de Copilco.

López Obrador vivió ahí con sus hijos José Ramón, Andrés Manuel y Gonzálo hasta que se casó con Beatriz Gutierrez Müller. Dejó ese inmueble, donde hoy vive uno de sus hijos.

A los vecinos les incomodan los reporteros. Pese a contar con autorización de un vecino y el portero para ingresar al edificio, otra vecina pidió a este diario que se respetara la privacidad de las familias y estudiantes que habitan los departamentos y que salieran del condominio.

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios