Restauradores acusan que los bienes muebles afectados por los sismos están en el olvido

06/06/2020
|
16:58
|
Alida Piñón
Acusan que los bienes muebles afectados por sismos están en el olvido
Foto: INAH

Restauradores acusan que los bienes muebles afectados por los sismos están en el olvido

06/06/2020
16:58
Alida Piñón
México
-A +A
Los especialistas advierten que hay un lento avance en la restauración de este patrimonio, desorganización administrativa, falta de pago a empresas e "intervenciones fallidas" por parte de los pobladores "ante la aparente ausencia de atención por parte del Instituto"

Restauradores agremiados al Sindicato Nacional de Restauradores del INAH enviaron ayer una carta al director general del Instituto, Diego Prieto, para solicitar que se atiendan en calidad de urgente los rezagos que existen en la restauración de los bienes muebles que fueron daños tras los sismos de 2017 y 2018; además, advierten que debido a la lentitud en los trabajos las propias comunidades en los estados han realizado "intervenciones fallidas" en este patrimonio y han mostrado un gran descontento hacia los trabajadores del Instituto; también aseguran que las empresas de restauradores contratistas, enfrentan deudas y pagos pendientes de meses atrás, y que existe un caos administrativo.

"Vemos con enorme preocupación y enojo que la atención al patrimonio cultural mueble afectado por los sismos del año 2017 y 2018 se ha dejado en un segundo término, a pesar de significar una parte sustantiva de las actividades que el INAH tiene encomendadas por Ley", explican en la carta, cuya copia está en poder de EL UNIVERSAL, y señalan que a lo largo de más de dos años han enfrentado una serie de impedimentos para poder avanzar en la atención al Patrimonio Cultural Histórico Mueble y Mueble Asociado al Inmueble.

"Una y otra vez hemos reportado esta situación a usted por medio de escritos, así como en reuniones, pero desafortunadamente nos ubicamos en el mismo lugar sin experimentar viso alguno de avance", atajan.

Los restauradores acusaron que los trámites administrativos y legales al interior del INAH caminan de manera "extremadamente lenta", lo que afecta a los proyectos que atienden los daños en bienes muebles, a pesar de que desde el inicio se priorizó cumplir con la normatividad institucional (proyectos, licencias, supervisiones, etc.), a diferencia de lo que ha ocurrido con los Monumentos Históricos.

"Lo anterior ha generado avances en los trabajos del Patrimonio Edificado, poniendo en riesgo en muchos de los casos a los bienes muebles y muebles asociados, o hasta incentivando intervenciones fallidas de conservación de los bienes muebles por parte de las comunidades ante la aparente ausencia de atención por parte del Instituto en este sentido", sostienen.

También lee: Investigadores piden a AMLO exentar al INAH de recorte presupuestal

Asimismo, señalan que han carecido de procedimientos y formatos establecidos y validados por todas las áreas del Instituto que deben autorizarlos, para que sean incluidos en el programa Fonden y que los representantes de las áreas por las que deben ser revisados los expedientes  han hecho cambios constantes en dichos procedimientos y formatos, por lo que no han podido contar formatos establecidos y claros para realizar los expedientes de trabajo; además, dicen, no hay seguimiento claros para dar continuidad a los expedientes y todas estas labores administrativas ha restado tiempo para la atención a las comunidades, zonas arqueológicas, museos, así como las demás actividades cotidianas que generalmente realizan.

Los restauradores señalan que existen comunidades que se muestran descontentas con los resultados finales de las obras de restauración de los bienes inmuebles, y que incluso hay casos de trabajos que han provocado daños sobre los bienes muebles y muebles asociados. "La Institución tendría que hacer una revisión crítica sobre la eficacia y eficiencia de las intervenciones del patrimonio cultural mueble e inmueble", zanjan.

En la carta advierten que se han suspendido los pagos por parte del seguro a trabajos de restauración que incluso ya fueron finalizados. "A los restauradores que los tramitamos nos toca darles la cara a las empresas de restauradores contratistas, que enfrentan deudas y pagos pendientes de meses atrás".

También lee: Reducen a INAH 750 millones de su presupuesto autorizado

Y acusan que inmediatamente después del sismo las autoridades del INAH han insistido en mantener la errónea e ilegal política de únicamente dar instrucciones verbales. "Si bien el no dejar evidencia sobre las indicaciones los puede llegar a liberar de “compromisos” es cierto que la omisión es también una falta que se sanciona por ley".

"Nos negamos rotundamente a que el Patrimonio Cultural Mueble afectado por los sismos de 2017 sea dejado en el olvido, resulta inadmisible que a dos años y medio de los terremotos que han afectado el patrimonio cultural histórico, no se ha comprendido que el rescate de bienes muebles e inmuebles es integral. Es así que exigimos que el INAH, acorde a su compromiso social encomendado por Ley, reconsidere la importancia que este patrimonio tiene para la sociedad y a la brevedad implemente un mecanismo de financiamiento para su atención. Los especialistas dedicados a este tipo de trabajos seguiremos insistiendo y pronunciándonos al respecto en los diferentes niveles de gobierno y foros sociales que sean necesarios", finalizan en la carta.

Los inmuebles afectados por los sismos de septiembre de 2017 fueron 2 mil 340 en once estados, hasta ahora se han restaurado cerca de mil. Mientras que el  patrimonio cultural mueble (esculturas, pinturas de caballete, etc.) y mueble asociado a inmuebles (retablos, yesería, pintura mural, etc.), fueron dañados alrededor de 15 mil. Según el último reporte del Instituto, hasta septiembre del año pasado se habían intervenido alrededor de mil 600.

También lee: Paco Ignacio Taibo II, en silencio ante corrupción en el FCE Colombia

En septiembre del año pasado las autoridades del INAH reconocieron que la restauración de los bienes muebles ha sido un gran reto porque, en su mayoría, fueron resguardados por las comunidades y, en muchos casos, el registro no está completo. Además, hasta ese momento, tenían al menos un registro del robo de una pintura de la Virgen de Guadalupe, pero temían que haya más conforme fueran avanzando en la catalogación.  También aceptaron que se habían encontrado con que existen muy pocos restauradores con empresa y esto hacía muy complejo que puedan acceder a todo el procedimiento administrativo que exige el Fonden.

fjb

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios