18 | AGO | 2019
No es la voz de Frida sino la prisa por tener una buena noticia
Detalle de un retrato de la pintora Frida Kahlo. © Nickolas Murray

No es la voz de Frida sino la prisa por tener una buena noticia

17/06/2019
00:23
Periodistas Cultura
-A +A
Crimen y Castigo

No es la voz de Frida sino la prisa por tener una buena noticia

En noviembre del año pasado la Fonoteca Nacional anunció un importante hallazgo: la voz, hasta entonces desconocida, de Xavier Villaurrutia, uno de los poetas más notables del siglo XX, localizado en el acervo de “El Bachiller” Álvaro Gálvez y Fuentes. Su descubrimiento fue, sin duda, un trabajo serio de arqueología sonora. Siete meses después, la institución que tiene el objetivo de salvaguardar el patrimonio sonoro del país “con estándares internacionales”, anunció otro hallazgo: la presunta voz de Frida Kahlo, leyendo un texto que escribió en 1949 para describir a su esposo, el pintor Diego Rivera. La autenticidad se puso en duda inmediatamente. Pável Granados y Alejandra Frausto han dicho que la investigación no es concluyente, ¿por qué no esperar a que lo sea?, ¿por qué la prisa de dar un descubrimiento del que no existen certezas? Rina Lazo, asistente de Diego Rivera, ya negó que se trate de la creadora; el nieto de Guadalupe Rivera Marín, hija de Diego Rivera, también negó que su abuela haya asegurado que lo es. La familia Kahlo, a través de Twitter, escribió que al menos para ellos no existen registros de la voz. ¿Entonces? Una cosa es que cualquier usuario de Twitter considere que esa grabación fue hecha por una locutora o actriz de doblaje, que se hagan memes que contrasten el imaginario colectivo con la presunta realidad, como aquel que dice que había más probabilidades de que Frida sonara más como Chavela Vargas que como la Cenicienta de Disney, y otra muy distinta es que las autoridades culturales vulneren la credibilidad de una institución que está obligada a ser seria con un anuncio apresurado. ¿O no?

Más que lamentarse, hay que ocuparse de la apropiación indebida

Hace siete días la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto envió una carta dirigida a los diseñadores Carolina Herrera y Wes Gordon, para pedirles explicaciones sobre la apropiación indebida de elementos culturales de Oaxaca, Hidalgo y Coahuila, que tomaron para la colección Resort 2020. Al reclamo se han sumado instituciones como el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, diferentes secretarías estatales y fíjese usted nomás, hasta los senadores (Ricardo Monreal y Susana Harp). ¡Albricias! Todos coinciden en que está mal el uso del patrimonio mexicano, sin embargo más de uno espera que no sólo quede en los lamentos y que haya acciones concretas, porque la pregunta del millón es: ¿Sabrán cómo actuar o se quedará en una queja pública?

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios